Jóvenes de la localidad Rafael Uribe cuentan con una nueva sala de lectura

Lee antes de compartir:
25•Ago•2013
Publicado por: ljimenez
25•Ago•2013
Publicado por: ljimenez

Con la presencia de la escritora Piedad Bonnett, se inauguró la primera sala de lectura del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud -IDIPRON-, ubicada en la Unidad de Protección Integral Santa Lucía, de la localidad Rafael Uribe Uribe.

La sala de lectura, que lleva el mismo nombre de la antioqueña, rinde homenaje a la reconocida escritora de poesía, novela y teatro, y cuenta con destacadas obras de la literatura clásica, poesía universal y revistas culturales, entre otras colecciones.

Para el director del IDIPRON, José Miguel Sánchez, la inauguración “Es una ocasión feliz porque una sala de lectura en un país violento, es una oportunidad de dejarse acariciar por el viento que genera el paso de las páginas. Esa es una forma de encontrar cómo hacer que la vida sea un poco más dulce para todos”, afirmó.

Durante el acto inaugural, los jóvenes pertenecientes a los diferentes proyectos artísticos del IDIPRON en Santa Lucía presentaron un repertorio de actos musicales y artísticos, como muestra del trabajo institucional que se desarrolla con enfoque artístico y estético para los habitantes de las zonas vulneradas de la ciudad.

Por su parte, la literata les envió un mensaje de apoyo a los jóvenes asistentes, presentando su situación personal como ejemplo. “De niña tuve ciertas situaciones que me marcaron fuertemente, el maltrato de mi padre, reconocer que mi madre no me consideraba bella físicamente, eso fue algo muy impactante. Hace dos años perdí a mi hijo a causa de una enfermedad mental que lo llevó al suicidio y definitivamente la poesía es la forma de convertir el dolor y la dureza en belleza. Quiero invitarlos a leer y a escribir, en ustedes hay mucho talento, creatividad e historias fuertes. La poesía es una forma de curar y liberarse, así que esta es una buena oportunidad para potenciar sus capacidades.”, dijo.

Además, como aporte a la sala, Bonnett entregó una colección de libros entre los que se destaca parte de su colección personal, así como ejemplares de su autoría.