Tunjuelito es referente educativo para todos por medio del arte y la recreación

Estudiantes foro educativo - Foto: Secretaría Distrital de Educación

Estudiantes foro educativo - Foto: Secretaría Distrital de Educación

Lee antes de compartir:
15 • Aug • 2018
Publicado por: Kevin Sebastián Melo
15 • Aug • 2018
Publicado por: Kevin Sebastián Melo

Más de 300 personas; entre estudiantes, padres de familia, docentes, rectores y vecinos del barrio Condado de Santa Lucía, participaron en el Foro Educativo Local Huellas de la inclusión y la ruralidad en Tunjuelito. Experiencias educativas que marcan la diferencia’ que se desarrolló en el colegio Ciudad de Bogotá.

Durante el encuentro, se evidenció el trabajo que ha emprendido la localidad sexta del Distrito en torno a enfoques diferenciales y proyectos que propenden por una educación más inclusiva para niños, niñas, jóvenes y adultos.

Así lo destacó la directora local de Educación, Janeth Cristina García, quien destacó que actualmente en Tunjuelito hay matriculados 607 estudiantes con discapacidad, 202 afrodescendientes e indígenas, 2.777 víctimas del conflicto armado, 482 extranjeros, 27 mil mujeres, 420 estudiantes en extra-edad y 1.120 adultos formándose en la jornada nocturna.

“Con todos ellos adelantamos ejercicios de talentos excepciones, procesos de interculturalidad para poblaciones de especial atención y planes relaciones con equidad de género y diversidad sexual. Además, contamos con aulas hospitalarias para que los niños que permanecen en el hospital El Tunal no frenen su aprendizaje”, explicó la funcionaria, quien agradeció la dedicación y esfuerzo de las maestras que hacen parte de la Red Local de Discapacidad, de la cual hacen parte a la fecha seis instituciones educativas.

Este foro local fue el escenario ideal para el intercambio de experiencias y saberes. Además de un panel central, en el que cinco expertos compartieron y debatieron con el público; los participantes pudieron conocer, a través de un recorrido interactivo, algunos de los procesos educativos de cultura, arte y deporte que desarrollan los planteles educativos de la localidad en torno a la inclusión y ruralidad en la escuela.

Fue el caso del colegio San Carlos, que expuso su experiencia 'El lugar donde todos participan y aprenden'. A través de videos, pancartas en las que el público pudo plasmar cómo vive la inclusión, e incluso un performance sobre el lenguaje de señas, docentes y estudiantes explicaron cómo se brinda educación inclusiva y de calidad a la población en condición de discapacidad auditiva de Tunjuelito.

“Nuestros niños con discapacidad auditiva aprenden lengua de señas desde los primeros grados. En ese momento, a los cinco o seis años, también incentivamos en ellos el arte, la cultura y el deporte. Cuando están en grados superiores, pueden acceder a los énfasis de mercadeo y publicidad o robótica. La idea es que se profesionalicen en estos campos”, comentó la docente Gloria González.

Brandon López, un estudiante de octavo grado, señaló que es un apasionado por los deportes que le ofrece el colegio San Carlos. Hoy, su discapacidad auditiva no es una barrera para disfrutar del atletismo y soñar con convertirse en uno de los mejores en esa disciplina. “He ganado tres medallas de oro y eso es algo que quiero compartir con otros compañeros. También me gusta la electrónica y el diseño que me dictan en el colegio”, cuenta.

El colegio Ciudad de Bogotá también mostró sus experiencias en multiculturalidad. Con un montaje que incluyó juguetes, fotografías, cuentos y dibujos, la docente Stefany García Deluque presentó ‘Almafro, cuerpos en movimiento’, su proyecto basado en la Cátedra Afrocolombiana. Este, según manifestó, busca vincular a la comunidad educativa del colegio Marco Fidel Suárez del Barrio El Carmen.
“La idea es pensar cómo se reconoce la afrocolombianidad en las aulas. Por eso con los niños trabajamos alrededor de lenguajes expresivos como la música, la danza, el arte e incluso la gastronomía. Por ejemplo, podemos invitar a un papá ‘afro’ que sea chef y hacemos cocina multicultural. La cátedra ha sido muy bien acogida por los niños, que han podido probar, conocer y danzar”, aseguró García.