La red que mejora la calidad de vida de los cuidadores de personas en condición de discapacidad

La red que mejora la calidad de vida de los cuidadores de personas en condición de discapacidad

Integrantes de la Red T en producción - Foto: Alcaldía Local de Tunjuelito

Lee antes de compartir:
07•Jun•2016
Publicado por: dtorres
07•Jun•2016
Publicado por: dtorres

En Tunjuelito, madres de niños en situación de discapacidad, tienen la posibilidad de ocupar su tiempo libre y de mejorar su calidad de vida con ingresos extras gracias a la articulación dada entre la Alcaldía de esa localidad y la Corporación Unificada Nacional de Educación Superior (CUN), con la que se forma la Red T.

Según Maritza Gómez Aguirre, profesional de planeación del área poblacionales de la Alcaldía Local de Tunjuelito, en diálogo con Bogota.gov.co, aseguró que “la Red T es una organización de mujeres cuidadoras de niños en condición de discapacidad que se encuentran en un proceso de formación de corte, patronaje y confección, con el que producen productos para generar ingresos, los cuales permiten mejorar su calidad de vida y la de su familia”.

Este es un ejercicio en el que se encuentran vinculadas mujeres de los barrios de las Unidades de Planeamiento Zonal (UPZ) de Venecia y Tunjuelito. Es un proceso de formación desarrollado por un proyecto de la Alcaldía Local de Tunjuelito, que se inició en el año 2015, con la identificación de estas mujeres, posteriormente se desarrollaron sus perfiles ocupacionales y así se determinó la necesidad de generar esta iniciativa basados en la situación y necesidades de estas madres, ya que por ser cuidadoras de niños en situación de discapacidad no cuentan con los ingresos suficientes para sostenerlos y requieren otro tipo de inmersión en el mercado laboral, que por sus barreras de acceso es complejo, de ahí nace la idea de Red T.

Las mismas mujeres y los participantes de este escenario se pusieron de acuerdo inicialmente con el tipo de actividad productiva a desarrollar, teniendo en cuenta sus intereses y habilidades previas que permitirían garantizar la sostenibilidad del proyecto. A las otras personas que no tenían una habilidad correspondiente a la formación se les fue ubicando en otras tareas para que no quedaran por fuera del proceso, sino para que mejor cumplieran con otras acciones igualmente válidas e importantes.

Alrededor de 40 mujeres son las que actualmente están participando en la Red T. La mecánica es que las madres que llevan integrando esta red desde el inicio, las antiguas, son las que capacitan e instruyen a las personas nuevas.

“Es la primera vez que una iniciativa como esta se implementa en la localidad. De hecho, el proceso fue tan juicioso por parte de estas mujeres que se determinó continuar con una segunda fase en 2016, con otro tipo de características, también dirigido a cuidadores. Esperamos que con esta segunda fase completemos un grupo de aproximadamente 100 personas que quieran incursionar en la organización de este tipo de escenarios de la comunidad”, afirmó la funcionaria.

Durante este proceso y aprendizaje la red recibió unas máquinas de coser con las que ellas complementaron sus procesos de formación e implementaron sus procesos de producción. “Al iniciar este camino se identificaron varias mujeres que no conocían de manera tecnificada el proceso de corte y confección, por tal motivo, entramos a apoyar en conjunto con la CUN, y así, las mujeres desarrollaron una serie de competencias, capacidades y habilidades para adelantar no solamente el tema de corte y confección, sino también de diseño y patronaje de ciertas piezas, además de recibir la tecnificación y cualificación necesaria por parte de esta institución educativa”, informó Gómez Aguirre.

Los recursos para financiar esta iniciativa salieron del Fondo de Desarrollo Local de la Alcaldía Local de Tunjuelito y hacen parte de lo que está especificado en el plan de desarrollo y de ejercicios de anteriores encuentros ciudadanos. El rubro aproximado para Red T fue de $150 millones, correspondientes específicamente a entrega de máquinas, telas, proceso de formación, proceso de organización y todo lo demás necesario para desarrollar este proyecto y poder conformar la unidad de carácter productivo.

Este grupo está organizado a través de la Cámara de Comercio, entonces lo que se espera con ellas es la expansión de su negocio y de sus entradas económicas, el involucramiento de más mujeres y de hombres en la misma situación, que ejerzan el cuidado de niños en situación de discapacidad para que no solamente se queden en el tema formativo, que aunque es importante para tecnificar y movilizar otro tipo de habilidades de las personas, se requiere complementar con procesos de producción en masa, que permitan la sostenibilidad de este tipo de iniciativas. “Ellas tienen su junta directiva con una muy buena organización y a través de esa junta, están tomando las acciones correspondientes o las decisiones determinantes para el funcionamiento de su red en la localidad”, dijo la profesional Maritza.

“En el desarrollo e implementación de este proyecto se ha recibido la colaboración y orientación de la Secretaría de Integración Social, en cabeza del subdirector Homar Yesid Vargas, que a través de su equipo de discapacidad se encarga de hacer todo un ejercicio complementario en términos de talleres relacionados no solo con formación en artes y oficios, sino con el tema del cuidado que debe tener el cuidador frente al rol que ocupa con su familia. Este tema psicosocial es muy importante, no solamente los procesos se deben centrar en el ámbito productivo sino también en otros escenarios de autocuidado, en este caso, de los cuidadores, pues a veces se nos olvida que ellos también son importantes y que requieren de otro tipo de acciones que les permita nivelar las cargas.

El hospital de Tunjuelito también se ha hecho partícipe con otro tipo de acciones de seguimiento con las madres y sus familias para poder brindar la orientación y la atención correspondiente. La CUN se involucró en términos de ejercicios dinámicos que permiten la certificación en competencias relacionadas con los procesos de patronaje, confección y diseño. Con ellos vamos a continuar complementando sus procesos de formación en serigrafía y en administración, área necesaria para tener una cadena de producción muy favorable. La idea es trabajar con las entidades competentes para que la red pueda tener una sostenibilidad y pueda ampliarse, sueño que tenemos desde la administración local”.

Se pretende promover este tipo de procesos hacia otras comunidades vulnerables.

Escuche el mensaje de Maritza Gómez Aguirre, invitando a los habitantes de la localidad a interesarse por los proyectos y programas en beneficio de la comunidad.

Lina María Echeverry Cabeza
Redactora Bogota.gov.co – Alcaldía Mayor de Bogotá

Infórmese sobre lo que pasa en las localidades de Bogotá.

Twitter: @ServiCiudadano 
Facebook: Alcaldía Mayor de Bogotá