Casas de Pensamiento Intercultural de Bogotá conservan tradiciones infantiles indígenas

Casa de Pensamiento Intercultural “Nietos del Trueno” - Foto: Prensa Alcaldía Mayor de Bogotá, Ana María Cuevas

Lee antes de compartir:
11•Mar•2016
Publicado por: cduarte
11•Mar•2016
Publicado por: cduarte

El amor por el agua, la naturaleza y lo que representan los frutos de la tierra son algunos de los aprendizajes que se dan en las Casas de Pensamiento Intercultural una modalidad de jardines infantiles del Distrito que reciben, entre muchos otros, a niños Misak, Muisca, Inga, Huitoto, Kichwa y Pijao que viven en Bogotá.

En la ciudad existen 10 casas de pensamiento donde se garantiza la atención a niños entre los 0 y los 5 años de edad. Están ubicadas en Engativá, Suba, Los Mártires, Bosa, San Cristóbal, Santa Fe, Fontibón, Usme y Kennedy. 

La Casa de Pensamiento Intercultural “Nietos del Trueno” está en Kennedy y cultiva las tradiciones ancestrales indígenas, pero además las afrodescendientes.

“Esta Casa de Pensamiento tuvo un proceso con el pueblo indígena Nasa que habita en Bogotá, pero la población del sector que hemos encontrado no ha sido solamente Nasa, entonces tenemos niños afrodescendientes, indígenas Pijao, Emberá; de esta manera tenemos muchos conocimientos para compartir”, explica Lupe Amaguaña Picuasi, coordinadora de la Casa de pensamiento e indígena Kichwas.

En este espacio, en el barrio El Amparo de Kennedy, las actividades pedagógicas realizadas con los niños se rigen por el ciclo agrícola del maíz. 

Es por esto, que los pequeños adelantan actividades con semillas y el alimento que da la tierra, para identificarlas, pero además para valorar sus frutos. “Conocí de esta casa de pensamiento por medio de una amiga y el progreso de mi hija ha sido excelente, ha tenido mayor relación con los otros niños, además un reconocimiento y apropiación del entorno muy importante”, indicó Nefris Berrio, mamá beneficiaria de la Casa de Pensamiento Nietos del Trueno.

Adicionalmente, en este jardín se cuenta con La Tulpa, un espacio especial para unir a la comunidad en torno al fuego y lo que este representa para ellos. “Les enséñanos el sentido de la tulpa, que es el lugar sagrado del fuego y a través de él se dialoga, se planean las cosas, se fortalece la tradición oral y la lengua. Se vincula a los niños a través de la palabra, a respetar el fuego y a ver que todo está vivió alrededor y todo tiene un sentido para nosotros”, expresó Lupe.

Twitter: @ServiCiudadano 
Facebook: Alcaldía Mayor de Bogotá