Piloto de rumba extendida no causó mayores estragos en el ruido ambiental de Bogotá

Lee antes de compartir:
16•Jul•2014
Publicado por: Javier Cortés
16•Jul•2014
Publicado por: Javier Cortés

La Secretaría Distrital de Ambiente-SDA realizó mediciones antes y después de las 3:00 de la mañana, con el fin de establecer si entrada la rumba extendida se disparaban los decibeles. El resultado fue totalmente opuesto, ya que de las 10 zonas monitoreadas, sólo en uno de los sectores de Suba se incrementó el ruido.

Durante toda la jornada, entre las 10:00 p.m. del viernes y las 5:00 a.m. del sábado, la Secretaría Distrital de Ambiente realizó monitoreos de ruido ambiental, es decir afuera de los 250 establecimientos comerciales ubicados en estas zonas, que incluye el ruido de los vehículos y de los transeúntes.

El lunar de la jornada fue el tercer sector de Suba (carrera 107 con calle 143 y avenida Suba). Mientras antes de las 3:00 a.m. los decibeles oscilaron entre 73,4 y 80,7, con la rumba extendida estuvieron entre 74,8 y 80,9.

Según la SDA, este incremento se debe a que la mayoría de establecimientos permanecieron abiertos hasta la madrugada, y al aumento de la afluencia de personas en las aceras y a la cantidad de vehículos.

Del total de 205 establecimientos identificados por la SDA en estas 10 zonas, la gran mayoría están en Chapinero (67), Teusaquillo (33) y Kennedy (33).

Durante esta jornada, al conmutador de la Secretaría de Ambiente llegaron 25 quejas por ruido, pero sólo 2 pertenecientes a las zonas piloto y la afectación se dio en el horario de rumba normal.

“Las mediciones de ruido ambiental se encuentran muy por encima de las emisiones permitidas por la normatividad colombiana, que para horario nocturno en zonas comerciales es de 55 decibeles y en zonas residenciales de 50. Es importante aclarar que el ruido ambiental es la sumatoria de las fuentes del punto de medición, lo que implica que se encuentra incluido el ruido de diversas fuentes como el vehicular y el aporte de los transeúntes”, apuntó Susana Muhamad, Secretaria Distrital de Ambiente.

Además, Muhamad aseguró que se están estableciendo las condiciones que deben cumplir los establecimientos presentes en estas zonas para que sean beneficiados con la medida de extensión de horario. Estos criterios obedecen al buen uso del espacio público, eliminación de terrazas y/o espacios abiertos, insonorización, con el fin de darle cumplimiento a la normatividad ambiental vigente.

Ruido ambiente estable por zonas
La zona 1 de Chapinero (calles 92 y 94 y carreras 11 y 15), reportó entre 61,1 y 70,8 decibeles antes de la rumba extendida. Debido a que los establecimientos en las carreras 14 y 11 y calles 94 y 94A cerraron después de las 3:00 a.m., la SDA solo monitoreó en el punto de la carrera 13 con calle 93, donde se registraron 59,8 decibeles, cifra inferior a los 70,8 registrados en la noche en este punto.

En el segundo sector de Chapinero (calles 92 y 84 con carreras 11 y 14), los decibeles antes de las 3:00 a.m. oscilaron entre 63,3 y 75,9; después de esta hora el pico fue de 75,6 decibeles. Según la SDA, esta zona se ve afectada por el ruido de los taxis y de los transeúntes del sector.

En el tercer sector de Chapinero (calles 57 y 61 entre carrera 7 y Avenida Caracas), el ruido antes de las 3:00 a.m. estuvo entre 69,4 y 78,5 decibeles, y luego entre 67,8 y 78,6. Después de las 4:00 de la mañana, cuando disminuyó la cantidad de taxis y vehículos, el ruido cayó en un 6,2 por ciento.

En Kennedy (Avenida 1 de Mayo – costado norte – con carrera 69 y Avenida Boyacá), el ruido antes de la rumba extendida estuvo entre 63,5 y 76,5, y después de las 3:00 a.m. entre 62,1 y 64,1. Esto se debe al cierre de muchos establecimientos comerciales, que contrastó con la presencia de 355 vehículos livianos, 27 pesados y 18 motos.

En el primer sector de Suba (carrera 91 con calle 147 y Avenida Suba, calle 147 hasta la Avenida Suba con calle 92, incluyendo calles 146A y 93), los decibeles antes de las 3:00 a.m. oscilaron entre 51,1 y 69,8; luego el pico fue de 66,2 decibeles.

En el segundo sector de Suba (Avenida Ciudad de Cali entre calles 153 y 139), el ruido “pre rumba extendida” estuvo entre 64,6 y 71,8 decibeles; después de las 3:00 a.m. osciló entre 54,9 y 69,4.

La localidad de Teusaquillo (calle 53 con carreras 24 y 28, y carrera 27 con calles 52 y 53), reportó antes de la medida entre 61,8 y 81,3 decibeles, y 58,9 y 78,3 después de las 3:00 de la mañana; la presencia de taxis es la principal fuente de ruido en la madrugada.

En Antonio Nariño (calle 18 sur con carreras 16 y 17, y carrera 16 con calles 17 y 16A sur), los decibeles antes de las 3:00 a.m. fueron entre 70,2 y 77,5, y después entre 63,8 y 73,7.

Finalmente, en Ciudad Bolívar (calles 58B y 61 sur con carrera 22F), el ruido antes de la medida osciló entre 55,9 y 64,9 decibeles. Por el cierre de bares después de las 3:00 a.m., la SDA solo monitoreó en el punto de la carrera 22 G con 59A sur, que arrojó 64,5 decibeles, frente a los 64,9 en horas de la noche.