¿Ya probaste Sabores Colombia? Así es la muestra gastronómica de Filbo 2019

Detalle de platos.

Dos platos de la feria: pirarucú de Amazonas y Fish balls de San Andrés.

Lee antes de compartir:
03 • May • 2019
Publicado por: Daniella Hernández Abello
03 • May • 2019
Publicado por: Daniella Hernández Abello

El señor Iván Álvarez es de Santander, pero, como muchos otros paisanos suyos, hace más de 30 años echó raíces en Bogotá. Aprovechó la tarde templada de viernes para ir a la Feria del Libro con su hija Sandra. Ambos habían escuchado sobre Sabores Colombia, un espacio de Ministerio de Comercio, Fontur y Acodrés, entre otros. La cuña en la radio fue suficiente para que se animaran a probar.

Un bocado de cada región

Muy cumplidos llegaron, sobre las 3:50 p.m., para poder acceder a su reserva, programada a las 4:00 p.m. Se sentaron en el agradable comedor e inspeccionaron la carta con curiosidad. Don Iván no tuvo que mirar demasiado para escoge su plato, un Cabrito Chicamocha del restaurante Maíz Pelao.

Como este restaurante de Bucaramanga, hay establecimientos de Santa Marta, Leticia y San Andrés, entre otros lugares del país, todos seleccionados por Leonor Espinosa, curadora de la muestra.

El objetivo es que los comensales bogotanos, y todos aquellos que pasen por la Feria del Libro, tengan oportunidad de probar comida auténtica de cada región. Es un gesto con el que la Feria del Libro celebra el Bicentenario de la Independencia de Colombia y, de paso, nuestra gran diversidad culinaria y cultural.

Carne oreada, trucha o pirarucú

Pocos minutos después, don Iván recibe su esperado cabrito y lo disfruta. Se nota porque describe emocionado la calidad del plato, lo comenta con su hija y hasta con una vecina de mesa. "Hay que traer a su mamá mañana", le dice a Sandra, mientras acaba con los pocos bocados que le quedan.

Sabores Colombia funciona como una plaza de comidas pero con unas diferencias. No se elige entre hamburguesas, pizza o pasta sino entre regiones colombianas. Otro detalle que hace distinta la experiencia es la atención a la mesa. El mesero ofrece una carta y se puede armar un menú con una especialidad de cada lugar.

Ese es mi caso, que luego de revisar las opciones y precios (los platos van de $7.000 hasta $35.000), me inclino por lo que es nuevo para mí. Pirarucú de Amazonas, Fish balls (bolas de pescado) de San Andrés y una entrada de alcachofas con hummus de arveja.

Este último plato le pertenece la chef Jennifer Rodríguez, reconocida por su restaurante Mestizo y su hotel Mulato en Mesitas del Colegio, Cundinamarca.

Ella apuesta por la gran despensa de alimentos del centro del país y ese es su sello en la carta que llevó a la Feria del Libro. Me explica que se arriesgó con un ceviche de atún.

"Es un plato que me gusta mucho porque habla de lo que yo soy, un poco de aquí y un poco de allá. Tengo un amigo que me trae el atún albacora del Pacífico y le pongo el toque del centro del país con el chunchullo crocante", asegura.

A los comensales de Corferias también les trajo un clásico de su carta en Mesitas, el rabo de toro (o guiso de cola) en cerveza negra.

Pero Cundinamarca, Santander y Amazonas no son las únicas regiones representadas. Sabores Colombia nos lleva a lugares lejanos como Nuquí, en Chocó, sin tener que pagar un tiquete aéreo. O a la Laguna de la Cocha, en Nariño, a la cocina de Naturalia, del chef Aníbal Criollo. Y así con los demás restaurantes invitados.