“No venimos a un entierro, venimos a una siembra”, Alcalde Mayor

Publicado:
8
Mar
2013

Únete a nuestro canal de noticias en Whatsapp

Escucha la noticia

En entrevista concedida a la cadena de televisión Telesur, desde Caracas, Venezuela, el alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, contó anécdotas sobre su primer encuentro con el fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez Frías.

“Creo que quienes hemos vivido estas décadas hemos experimentado días estremecedores.  Si uno mira la prensa mundial uno sabe que algo profundo pasó aquí, no simplemente el hecho trágico de la muerte de una persona, en este caso su presidente”, dijo Petro Urrego.

El alcalde de los capitalinos agregó que para muchos ciudadanos del  común Chávez pudo haber sido un personaje folclórico, “pero no entendían lo que pasaba en Venezuela, la realidad y la intensidad de la transformación pacífica de la historia que se estaba viviendo no solamente aquí, sino en la historia latinoamericana, historia que se comenzó a reescribir”.

El mandatario señaló que conoció a Chávez hace 19 años. “Él quería conocer que había pasado con la Constitución colombiana.  En 1994 decidí invitarlo y nos vimos en la carrera Séptima.  Yo quería ver como un militar, en su momento, el coronel Chávez, se podía sentar al lado de alguien que había sido de la guerrilla del M-19 y ambos hablaban el mismo lenguaje sobre Bolívar y sobre las posibilidades de la justicia social que en ese momento eran sueños”.

Petro destacó que en el Puente de Boyacá juntó a Chávez juró una integración bolivariana para América Latina.  “Nos comprometimos a luchar por eso.  Ni él sabía que iba a ser presidente de Venezuela ni yo alcalde de Bogotá. Yo hago parte de la transformación pacífica de Latinoamérica que se vivió en Venezuela, yo fui elegido mandatario de los bogotanos por elección popular”.

Finalmente el burgomaestre indicó “la transformación pacífica es un mensaje que las Farc debe y tiene que recibir, no podemos seguir usando algo que fue necesario allá en la década de los Setenta, las armas, la insurgencia, la violencia, la guerra, el odio.  Aquí se inició una época que no tiene reversa, es una época pacífica de transformaciones.  Colombia está un tanto aislada de lo que pasa en América Latina, la manera para que se articule es que cese la guerra.  Aquí no vinimos a un entierro, vinimos a una siembra".