Bogotá, con una deuda más baja que Buenos Aires, Sao Paulo y México

Panorámica de Bogotá

Panorámica de Bogotá - Foto: Javier Cortés-Portal Bogotá

Lee antes de compartir:
31•Jul•2019
Publicado por: Javier Cortés
31•Jul•2019
Publicado por: Javier Cortés

Pese a todos los megaproyectos que están en ejecución como el Metro y la descontaminación del río Bogotá, entre otros, la capital del país sigue manteniendo una de las cuotas de endeudamiento más bajas de la región: 0,47 % del Producto Interno Bruto.

Mientras que ciudades como Buenos Aires, Sao Paulo y México mantienen tasas de 4,6 %, 3,8 % y 2,4 %, respectivamente.

Según cifras de la Secretaría de Hacienda, Bogotá tiene una deuda actual de 1,14 billones de pesos y un cupo de endeudamiento que asciende a  6,96 billones para respaldar financieramente los proyectos de la ciudad. De este cupo se ha comprometido aproximadamente la mitad.

Con las proyecciones de endeudamiento, al finalizar la Alcaldía de Enrique Peñalosa el saldo de la deuda podría alcanzar máximo 3,2 billones de pesos, que representan alrededor de 1,2 % del PIB, lo que sigue siendo un monto muy bajo

En el caso de las vigencias futuras, el monto inicial aprobado por el Concejo fue de 7,4 billones de pesos constantes de 2019, para ser ejecutados a partir de 2020. Con la aprobación de las vigencias futuras para el nuevo CAD ($1,1 billones) y para el Hospital de Bosa ($1,1 billones), el monto total llega a 9,6 billones de pesos.

Comparativos deuda de Bogotá con otras ciudades de la región

Cabe señalar que las vigencias futuras están amparadas en general en la proyección de recursos de destinación específica como son las del metro, las de salud y las de educación.

El 80 % del total de vigencias futuras corresponde a la primera línea del Metro de Bogotá, que está financiada con el 50 % de la sobretasa a la gasolina, cuya destinación es la construcción de la infraestructura de transporte público.

Es importante aclarar que las vigencias futuras aprobadas no comprometen la sostenibilidad de la deuda de la ciudad debido a que hay un tope que ya está presupuestado, dejando espacio para que las siguientes administraciones puedan recurrir a este instrumento de planeación y ejecución presupuestal, así como a mayor endeudamiento si así lo desean.

Con corte a junio de 2019 el valor del servicio de la deuda representa el 1,5% del presupuesto de gastos de la Administración Central. Para los próximos 10 años se proyecta que, en promedio, estará en el 1,7 %.

La siguiente administración podría aspirar a vigencias futuras por $35,4 billones de 2019, si consume todo lo presupuestado por el CONFIS Distrital.

Incluso, cuando la deuda de la ciudad alcance su mayor peso en el año 2022 (2,3 % del PIB), la administración tendrá un espacio amplio para endeudarse sin comprometer la sostenibilidad, porque tanto el indicador de solvencia (intereses/ahorro operacional), como el de sostenibilidad (deuda/ingresos corrientes) (10 % y 59 %) estarán lejos de los límites legales (40 % y 80 %).

¿Cómo aumentar los ingresos de la ciudad?

Los compromisos adquiridos por esta Administración están soportados en los ingresos que genera actualmente la ciudad. Es importante seguir trabajando en la formalización empresarial, legalización de predios y gestión de activos, así como en la recuperación de la cartera morosa que se tiene.

Pero también es muy importante señalar que la ejecución de los proyectos de inversión que ejecuta la actual Administración (con cargo al cupo de endeudamiento, enajenación de activos y los que se vienen ejecutando y ejecutarán utilizando el mecanismo de las vigencias futuras) permitirán generar ingresos adicionales para la ciudad, lo cual contribuirá a un aumento general del recaudo, en especial del Impuesto de Industria y Comercio y de los prediales.

Desempeño fiscal de Bogotá