Más de 2.000 rutas escolares inspeccionadas para garantizar la seguridad de los niños y niñas en Bogotá

Foto:Secretaría de Movilidad

Foto:Secretaría de Movilidad

Lee antes de compartir:
27•Mayo•2019
Publicado por: Maira Giraldo
27•Mayo•2019
Publicado por: Maira Giraldo

Los controles a rutas escolares se realizan a diario para garantizar la seguridad vial y minimizar los riesgos de la población infantil en Bogotá. Y para cumplir con este propósito, la Secretaría Distrital de Movilidad realiza acciones de vigilancia y control en el marco del programa Ruta Pila, que en lo corrido del año ha revisado 2.501 rutas escolares.

Así mismo, y de la mano de la Policía Metropolitana de Tránsito, se han impuesto 436 órdenes de comparendo y se han ordenado 174 inmovilizaciones.

El programa Ruta Pila está encaminado a verificar las condiciones de seguridad y cumplimiento de las disposiciones legales a nivel de tránsito y transporte de forma exclusiva a las rutas escolares en Bogotá. Los puestos de control están ubicados en colegios tanto públicos como privados, en corredores viales y en empresas de transporte dentro de las 20 localidades. Desde el 1 de enero hasta el 17 de mayo de 2019 se han realizado 59 operativos de control, liderados por un equipo especializado de la entidad. En cada operativo se revisan entre 60 y 70 vehículos blancos y la duración promedio por inspección es de unos 15 minutos por cada uno.  

“Las autoridades de tránsito, los colegios y los padres de familia debemos ser aliados para que estos vehículos cumplan a cabalidad las normas de tránsito y no pongan en riesgo la vida de nuestros niños y niñas. Por eso, debemos denunciar cualquier irregularidad y no permitir el incumplimiento de la ley en materia de tránsito y transporte”, aseguró Juan Pablo Bocarejo, Secretario Distrital de Movilidad.

Entre las acciones que se desarrollan están los controles preventivos y correctivos a las rutas escolares, la revisión del estado técnico-mecánico de los vehículos, la revisión de documentación, las pruebas de embriaguez, la implementación de dispositivos de radares de velocidad y las visitas administrativas para sensibilizar y socializar a los actores que participan en actividades de transporte escolar, minimizando los riesgos y la accidentalidad vial.

Durante la Administración de Enrique Peñalosa (desde 2016 a 2018), Ruta Pila ha revisado 21.867 rutas escolares, se han impuesto 2. 971 comparendos y se han inmovilizado 970 vehículos. Solo en el 2018 se realizaron 162 operativos de control que dejaron como resultado 1.043 infractores, 288 inmovilizaciones y 8.570 rutas escolares revisadas.

Las autoridades de tránsito han identificado que las sanciones más comunes a las rutas escolares se deben a fallas técnico-mecánicas como llantas en regular estado o fugas de líquidos; documentación incompleta; inexistencia del Formato Único de Extracto de Contrato (FUEC) o mal diligenciamiento del mismo, pólizas vencidas del SOAT y distintivos escolares en mal estado o inexistentes.

  “Ruta Pila” garantiza niños y niñas seguros en las vías

 Las rutas escolares deben cumplir con las siguientes características contenidas en el Código Nacional de Tránsito y en los decretos 1079 y 348 de 2015 y 431 de 2017:

 

    • Estar en óptimas condiciones mecánicas y de seguridad.

 

    • Tener las pólizas de seguros vigentes: SOAT, contractual y extracontractual.

 

    • Contar con la revisión técnico-mecánica y de emisiones contaminantes vigente.

 

    • Los vehículos de transporte especial en modalidad escolar, así como los particulares que presten sus servicios a población escolar, deben cumplir con los distintivos establecidos según las normas vigentes, tales como son las franjas en la parte posterior de la carrocería y emblema: leyenda escolar en la parte delantera y posterior de la ruta.

 

    • Contar con la presencia del adulto acompañante con conocimientos en primeros auxilios y conocimientos básicos en funcionamiento de los mecanismos de seguridad del vehículo.

 

    • El adulto acompañante debe garantizar ser guía de la población escolar y de alta vulnerabilidad desde el ascenso, durante el recorrido y hasta el descenso de los niños, niñas y adolescentes.

 

    • El conductor debe portar los documentos correspondientes a la ruta escolar, al conductor, al adulto acompañante y el Formato Único de Extracto del Contrato (FUEC).

 

    • Portar en lugares visibles y en perfecto estado la calcomanía “Cómo Conduzco”.

 

    • Portar elementos preventivos y de seguridad tales como botiquín, extintor y equipo de carretera.

 

    • Contar con salidas de emergencia en buen estado, acompañadas de ganchos expulsores y martillo.

 

    • Contar con dispositivo sonoro y de velocidad.

 

    • Las sillas deben contar con cinturones de seguridad.

 

Todos contribuimos con la seguridad vial de los niños y niñas

 Si los padres de familia o las instituciones educativas requieren solicitar operativos de control, talleres de sensibilización sobre transporte escolar o están interesados en el programa Ruta Pila, pueden hacerlo de manera presencial o través de medios electrónicos ante la SDM. Además, deben anexar los siguientes documentos:

 

• Original y fotocopia del Oficio en el cual describan la situación por la incorrecta prestación de servicios por parte de rutas escolares (falencias en los vehículos, irregularidades en el cumplimiento de las normas de tránsito y transporte, condiciones técnico-mecánicas). 

• El documento debe dirigirse a la Secretaría Distrital de Movilidad – Programa “Ruta Pila”, especificando el tipo de solicitud.

Una vez reunidos los documentos, se debe radicar la solicitud a través de los siguientes medios:

 - Por Internet. Sistema Distrital de Quejas y Soluciones, a través del siguiente hipervínculo http://www.bogota.gov.co/sdqs

- De forma presencial. Acudiendo al SuperCADE Movilidad ubicado en la calle 13 # 37-35 o en la Sede administrativa de la Secretaría Distrital de Movilidad en Paloquemao, ubicada en la Carrera 28 A # 17 A 20.

Ruta Pila se implementa por el Acuerdo 281 de 2007, expedido por el Concejo de Bogotá, que reglamenta la existencia de operativos especiales sobre vehículos de servicio público especial bajo contrato de transporte escolar.