El mejor Metro para Bogotá

Metro de Bogotá - Foto: Render Empresa Metro Metro de Bogotá - Foto: Render Empresa Metro
Publicado:
14
Oct
2019

La construcción de un metro elevado en Bogotá es una de las opciones más convenientes en el corto plazo. Hacer un tren bajo tierra no solo tardaría tres veces más sino que además los riesgos que no se pueden controlar son innumerables, pues Bogotá no cuenta con mapas subterráneos de fibra óptica, gas, acueducto, entre otros.

¿Cuál es el mejor Metro para Bogotá?

El Metro elevado. Una de las razones más importantes está relacionada con el suelo de Bogotá, que es de baja compacidad y consistencia por el alto nivel de agua que existe en el subsuelo. Al hacer excavaciones profundas se generaría un permanente riesgo de colapso de las obras debido a la variedad de los suelos y a la inestabilidad que pueden presentar por el agua subterránea.

En gran parte de Bogotá, el suelo tiene una combinación de roca dura, lodo denso y suelo blando. Expertos en ingeniería geotécnica han coincidido que si en la capital se llegara a construir un metro bajo tierra se podría presentar un fenómeno conocido como la subsidencia, que se trata del hundimiento de grandes extensiones de suelos, lo que ocasionaría daños en las edificaciones y vías de la superficie por donde pasaría la obra.

En la construcción de un sistema elevado el uso del suelo es mínimo, a diferencia de uno subterráneo, en el que se requieren túneles, excavaciones y remoción de grandes volúmenes de material. Con un metro elevado también se ahorran recursos energéticos porque durante el día tiene iluminación y ventilación natural las 24 horas.

El mejor Metro para Bogotá debe ser aquel que permita apreciar la ciudad a través de una ventana y no en medio de toneladas de concreto. Quienes usan el transporte público para movilizarse a sus trabajos o sus hogares pasan siete millones de horas al año dentro de un bus. ¿Se imaginan que esto suceda cada día a 30 metros de profundidad? Sería como vivir en una cárcel de rieles.

A pesar de que un gran porcentaje de ciudades del mundo cuenta con metros bajo tierra, expertos en urbanismo y movilidad coinciden en los perjuicios que estos medios subterráneos hacen en las personas, que al no contar con opciones diferentes deben pasar el mayor tiempo del día entre muros de cemento.

¿Cuánto tarda la construcción de un Metro?

La obra de un Metro elevado tarda entre cinco y seis años. Uno bajo tierra se demoraría 10 años o más, esto sin contar el tiempo de más que se llevaría la construcción por cuenta de imprevistos que se puedan presentar en la marcha por redes de servicios públicos y demandas que se enfrentarían por daños colaterales.

¿Cuál sería el mayor inconveniente de una excavación de 30 metros?

De acuerdo con el IDU, el proyecto de metro bajo tierra planteaba la necesidad de desplazar cerca de 19 millones de metros cúbicos de las tierras producto de la excavación de los túneles y estaciones y su disposición en lotes de relleno o escombreras. Esto significaría el tránsito permanente de volquetas, para ser más precisos, se necesitarían 3.166 para movilizar ese número de escombros durante los años que tomen las obras hacia los lotes de relleno ubicados en los extremos de la ciudad.

Si para la obra del deprimido de la calle 94 se hicieron excavaciones entre los 14 y 18 metros de profundidad para construir un espacio de 29 mil metros cuadrados, y la construcción supera los cinco años, ¿cuánto tiempo se tardaría construir 27 kilómetros de metro bajo tierra a una profundidad de 30 metros?

¿Cuáles son las ventajas de un Metro elevado?

Primero, la construcción del Metro elevado es más económica y rápida. Prueba de ello es lo que pasó recientemente con la construcción de una línea de metro subterráneo en Río de Janeiro, la cual fue calificada como una “calamidad pública”, pues la obra costó 21 veces más de lo previsto. Si en Bogotá se tomara la decisión de hacer un metro bajo tierra, la obra, proyectada en $15 billones, terminaría costando $315 billones si se presentara un sobrecosto del 2.100% como sucedió en Río.

Segundo, sería de gran aporte para la renovación urbana, pues se adaptaría a las condiciones de la ciudad y modernizaría corredores viales como la avenida Las Américas y la Caracas, por ejemplo. El sistema generaría riqueza a la ciudad y beneficia a los propietarios por donde cruza la línea porque valoriza sus inmuebles y los vuelve más atractivos para la renta o nuevos negocios.

Tercero, los trenes son silenciosos, seguros y estéticos. Cuarto, en materia ambiental tiene grandes ventajas como la posibilidad de adoptar tecnologías solares con paneles recolectores y transformadores de esta energía renovable. Con la obra se respetarían los acuíferos y las aguas subterráneas. Quinto, el modelo elevado es menos vulnerable a situaciones de inseguridad ciudadana.

Twitter: @ServiCiudadano 
Facebook: Alcaldía Mayor de Bogotá