Las calles de Tunjuelito son más seguras gracias a nuevas intervenciones viales

Foto:Secretaría de Movilidad

Foto:Secretaría de Movilidad

Lee antes de compartir:
13 • Dec • 2018
Publicado por: Maira Giraldo
13 • Dec • 2018
Publicado por: Maira Giraldo

El barrio Samoré de Tunjuelito cuenta hoy con vías más  seguras, gracias a los esfuerzos que adelantó la Secretaría de Movilidad en el marco del Programa de Gestión de Velocidad de la política de Visión Cero, adoptada por la Alcaldía de Enrique Peñalosa.

Según la entidad, debido a la alta existencia de zonas residenciales, establecimientos de salud, colegios y zonas comerciales; Tunjuelito es una localidad con tránsito permanente de usuarios vulnerables y, por ende, con necesidades especiales en lo referente al control de velocidad.

A pesar de la existencia de señales reglamentarias con límites de velocidad establecidos, los registros demostraron un desacato general de alrededor de 70% por parte de los conductores de vehículos. Era más que necesario intervenir la infraestructura vial, con elementos de canalización de flujos vehiculares y elementos reductores de velocidad.

Foto: Secretaría de Movilidad

Así, la Secretaría de Movilidad realizó una prueba piloto instalando medidas de tráfico calmado en el Barrio Samoré, con el fin de determinar el comportamiento de los diferentes actores viales frente a nuevas características físicas en las calzadas vehiculares.

Durante las pruebas se generaron reducciones de los anchos de los carriles vehiculares, ampliaciones de las zonas de tránsito peatonal, canalizaciones de flujos para generar maniobras adicionales a los conductores reduciendo velocidades (chicanas) y se incluyó señalización complementaria (reductores de velocidad remontables, señales verticales y pintura en el pavimento) para visibilizar una zona de prioridad peatonal.

También se incluyeron pasos “UNO A UNO”, que reducen el ancho de calzadas de doble sentido, de manera que los conductores deban negociar el paso en un punto determinado dentro de un tramo vial.

Este proceso de “negociación” hace que los conductores deban ceder el paso al vehículo que transita en sentido contrario o incluso establece un orden de transito dependiendo del número de vehículos que confluyen en el punto.

 

Las medidas de tráfico calmado han permitido reducir la siniestralidad en el barrio Samoré. Es una zona que cuenta con una Vel. Max. de 30 km/h y completa señalización vertical y horizontal que ha beneficiado a estudiantes de dos colegios y un jardín .#VisiónCeroBOG pic.twitter.com/UePQS5OW2d

— Movilidad Bogotá (@SectorMovilidad) 11 de diciembre de 2018

Resultado de la prueba piloto

Durante la realización de la prueba se tomaron registros de velocidad que mostraron un cumplimiento del límite de velocidad establecido en la zona (30 km/h) por parte de un 86% de los conductores que transitaron por el sector. Se privilegió el tránsito de los residentes y más de 1600 niños, niñas y adolescentes de las instituciones educativas del Barrio,

Con el fin de conocer la opinión de la comunidad, la Secretaría de Movilidad organizó talleres y encuestas a los usuarios permanentes de las vías de la zona. Más del 90% de los adultos encuestados manifestaron sentirse más seguros en sus desplazamientos con la existencia de las medidas propuestas, y 86% para los menores encuestados.

Implementación

Basados en los resultados obtenidos con la prueba piloto, la entidad implementó de manera definitiva las medidas que hoy garantizan el tránsito de vehículos motorizados a velocidades seguras y así una zona protegida para los usuarios vulnerables.

Medidas de gestión implementadas:

Paso “uno a uno”. Estrechamiento de calzada en donde los actores viales motorizados deben acordar el paso vehicular. Solo puede pasar uno por uno.

Señalización complementaria. Señales que acompañan las medidas de pacificación para mantener informados a todos los actores viales sobre la nueva configuración.

Chicanas. Son carriles curvos artificiales creados para desacelerar el tránsito. El ancho de la calzada se reduce, a un lado o en ambos lados, siguiendo un patrón escalonado que no permite a los conductores manejar en línea recta con lo que se reduce la velocidad del tránsito en calles de uno o dos carriles.

Estrechamiento de calzada.  Los estrechamientos de calzada recortan el ancho de una calle al ampliar las aceras o colocar tramos con vegetación, lo cual crea un punto de restricción a lo largo de la calle.

Foto: Secretaría de Movilidad

Reducción de radios de giro. Estrechamiento de la calzada vehicular en las esquinas que obliga los vehículos a girar en una menor velocidad.

Refugios peatonales. Son espacios en calzada que se segregan para proporcionar espacios más seguros a los peatones en los cruces.

Pasos peatonales.  Son intersecciones multimodales tienen tránsito de peatones, bicicletas, automóviles, autobuses, camiones y, en algunos casos, trenes. Los diversos usos de las intersecciones implican mucha actividad y espacio compartido.