¿Por qué en Bogotá ‘se puede ser´?

¿Por qué en Bogotá ‘se puede ser´? Crédito: Alcaldía de Bogotá
Publicado:
5
Dic
2018

1. ¿En qué consiste la política pública LGBTI de Bogotá?

La Política Pública para la garantía plena de derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero e intersexuales - LGBTI y sobre otras orientaciones sexuales e identidades de género en el Distrito Capital, es la respuesta que la Administración Distrital ha adoptado para generar en Bogotá una cultura de respeto y libre de Discriminación hacia las personas LGBTI. 

Tiene como objetivo principal “Garantizar el ejercicio pleno de derechos a las personas de los sectores LGBT como parte de la producción, gestión social y bienestar colectivo de la ciudad”.

La ejecución de esta Política Pública se encuentra a cargo de todos los sectores de la Administración Distrital y su coordinación es liderada por la Dirección de Diversidad de la Secretaría Distrital de Planeación.

2. ¿Cuáles acciones en específico se han tomado para hacer de Bogotá una ciudad más incluyente con la población LGBTI?

Se ha trabajado desde distintos frentes: Fortalecimiento institucional, Corresponsabilidad en el ejercicio de los derechos, cambio cultural y producción de conocimientos y saberes. En cada una de estas líneas de trabajo se han realizado acciones que impactan en la vida cotidiana de las personas LGBTI y la ciudadanía en general, entre muchas otras, se pueden resaltar:

  • Puesta en marcha de dos centros para la Diversidad Sexual: En Bogotá existen dos centros para la diversidad sexual, uno ubicado en la localidad de Teusaquillo y otro en Los Mártires. En estos centros se prestan servicios de asesoría psicosocial a personas de los sectores LGBTI y sus redes de apoyo. También, sirven como espacio de esparcimiento y fortalecimiento a organizaciones sociales. En el centro de Los Mártires, se ofrecen servicios especiales que tienen por objetivo aumentar las capacidades de personas LGBTI a través del fortalecimiento de unidades productivas.
  • Centro Casa Nutrir Diversidad: Es un comedor ubicado en el Centro de Atención a la Diversidad Sexual y de Géneros en la localidad de Los Mártires, ofrece comida caliente a mujeres trangénero en ejercicio de la prostitución o trabajo sexual.
  • Operación de la Casa Refugio: Es una casa que busca dar alojamiento a personas LGBTI víctimas de violencia intrafamiliar y que no cuentan con una red de apoyo que les ofrezca una vivienda. Esta medida es temporal y busca generar capacidades para gestionar sus necesidades
  • Semana por la Igualdad: Se han realizado siete versiones de la semana por la igualdad, en la que a través de actividades académicas, culturales y deportivas, enviamos un mensaje de respeto y no discriminación a la ciudadanía en general para eliminar prejuicios sobre las personas LGBTI.
  • Investigaciones: Se han realizado investigaciones que buscan caracterizar la situación de derechos de personas LGBTI que permitan orientar las decisiones de Política Pública LGBTI, entre otras: Línea de base de la Política Pública, Caracterización de personas LGBTI víctimas del conflicto armado, Caracterización de personas Intersexuales, Diagnóstico de situación de derechos de niños y niñas con orientaciones sexuales e identidades de género no hegemónicas.
  • Implementación de canales de denuncia: se han diseñado tres canales para que personas LGBTI puedan denunciar cualquier acto de vulneración de derechos: Línea arcoíris, módulo de denuncias y SDQS del Distrito.
  • Unidad Contra la Discriminación: en una alianza con la Fiscalía General de la Nación se dispuso de un equipo que realiza seguimiento a casos de discriminación de personas LGBTI.
  • Implementación de un tablero de control de acciones Trans: Conscientes de la alta vulnerabilidad de las personas transgénero, se ha generado un instrumento de seguimiento a más de ochenta acciones afirmativas que pone especial énfasis a personas transgénero.

3. ¿Cómo se puede involucrar la ciudadanía activamente con estas acciones?

La PPLGBT es una política que involucra de manera directa a la ciudadanía, se enfoca en la corresponsabilidad de la ciudadanía para que la garantía de derechos se haga realidad y en la importancia del fortalecimiento a los líderes, lideresas y organizaciones sociales LGBTI en la ciudad.

Esta política nace como resultado de la movilización social y la Política Pública hace evidente que la participación de la ciudadanía en la garantía de los derechos es fundamental. Desde su inicio hace diez años hablábamos de 20 a 30 organizaciones sociales en la ciudad, hoy podemos hablar de más de 100 espacios de participación, organizaciones, redes, grupos de apoyo y expresiones ciudadanas.

4. ¿Qué resultados ha tenido hasta ahora?

La Política Pública LGBTI siempre se ha trazado como metas la disminución de la percepción de la discriminación y la reducción de representaciones sociales negativas hacia personas LGBTI. Al pasar los años, hemos logrado que esta percepción de discriminación pase del 98% a cerca del 70%, porcentaje que sigue siendo alto pero que con la ejecución de esta política estamos seguros seguirá disminuyendo.

Por otro lado, se ha logrado reducir el porcentaje de personas que ven a las personas LGBTI como un riesgo para la comunidad pasando de un 19% al 14% en el año 2014.

El acceso a servicios diferenciales a personas LGBTI, la capacitación a funcionarios públicos para que ejecuten la política, la realización de la semana por la igualdad, la investigación de necesidades de estos sectores sociales y la territorialización de la Política Pública, ha permitido que la ciudadanía vea transformada su realidad trazando un camino de igualdad e inclusión social.

5.  ¿Diría usted que Bogotá es una ciudad abierta a la diversidad sexual? ¿Por qué?

Bogotá es una ciudad que se está abriendo a la diversidad, lleva diez años liderando un proceso en los territorios y al interior de la administración distrital que busca garantizar los derechos de las y los ciudadanos con orientaciones sexuales e identidades de género diversas.

Sin duda nos falta mucho por avanzar, pero una muestra de que es una ciudad abierta a la diversidad es que muchas personas de otras regiones vienen aquí a vivir sus afectos, y su identidad de manera más tranquila, somos un centro de llegada de personas trans, lesbianas, gays de muchas partes del país y cada vez nos preparamos más para acoger en su diversidad a propios y extraños.

6.      ¿Cómo ha cambiado el imaginario sobre las poblaciones LGBTI en Bogotá desde que existe esta política?

Bogotá no es la misma ciudad hoy que hace diez años. Sin duda la ciudad ha cambiado imaginarios a favor de la diversidad. Hoy encontramos una Bogotá que dedica presupuestos a las personas de los sectores sociales LGBTI, algo que hace años era impensable, encontramos también una infraestructura alrededor de este tema con un distrito que tiene profesionales exclusivamente para este tema en las diferentes secretarias e institutos. Tenemos también una semana por la igualdad que durante varios días al año lleva a cada rincón de la ciudad un mensaje de respeto a la diversidad desde los lugares más icónicos: Torre Colpatria, Alcaldía Mayor, hasta las localidades más lejanas. Con relación a la población cada vez son más las personas que buscan apoyo para poder entender la diversidad sexual y se generan cada vez más espacios de dialogo, grupos de apoyo, agrupaciones y expresiones artísticas alrededor de este tema. Hoy es más fácil hablar de estos temas pero todavía nos falta mucho pues en la medida que vamos creciendo en aceptación y respeto, quienes temen a la diversidad también se organizan y buscan derribar nuestros esfuerzos, es por esto que aún nos queda mucho por hacer.

7.      ¿Qué nos falta por aprender al respecto? ¿Qué deudas tiene pendientes la ciudad? 

Nos falta por aprender que las personas de los sectores sociales LGBTI construyen ciudad, es decir, que su diversidad es un elemento fundamental para crear una ciudad realmente democrática y para trascender de la tolerancia hacia el respeto e incorporarla a nuestra idea de ciudad.

Nos falta llegar todavía a más territorios, pensar la diversidad como un fenómeno no solo urbano sino que también en nuestra Bogotá rural existe y requiere de protección y garantías.

Nos falta llegar al 100 % de las instituciones y que todos los funcionarios públicos entiendan que los derechos son los mismos para toda la ciudadanía sin importan su orientación sexual o su identidad de género.

La ciudad tiene aún una deuda histórica con las personas LGBTI, deuda que tiene que ver con el dolor del abandono, con un sistema que durante años los desescolarizó, los limitó a empleos poco dignos y les negó el derecho a una familia. Esta deuda que es difícilmente pagable, se convierte en un compromiso para que estos hechos no se repitan con las nuevas generaciones y en crear memoria histórica de las vivencias de estas personas que con sus vidas abrieron camino para que muchos hoy puedan ser en esta ciudad.

Otro reto para nuestra ciudad es acoger de manera integral a hombres transgénero y mujeres transgénero, acoger sus tránsitos proporcionando todas las condiciones para que sean seguros, sanos y acompañados y brindar apoyo y asesoría a sus familias. Una ciudad que realmente garantice los derechos a las personas transgénero en Bogotá.