Bogotá alerta ante la grave crisis del sistema de salud

Lee antes de compartir:
23•Jul•2015
Publicado por: Javier Cortés
23•Jul•2015
Publicado por: Javier Cortés

La red pública hospitalaria del Distrito Capital realiza anualmente un promedio de 30 millones de atenciones, principalmente a población vulnerable, beneficio que hoy ve amenazada su continuidad por la falta de pago de las deudas de las EPS, que ascienden a $876 mil millones (cifras con corte a marzo 31 de 2015). De esta suma, el 52% corresponde a cartera mayor a 360 días que por su naturaleza es de difícil recaudo, y el 20% corresponde a deudas de EPS liquidadas.

La principal EPS del estado nacional, CAPRECOM, es la mayor deudora. Esta entidad se niega reiteradamente a suscribir contratos, conciliar y a pagar las cuentas pendientes con la red pública hospitalaria que ascienden a $150 mil millones.  Lo anterior, a pesar de la continua gestión que se adelanta en las mesas de conciliación de cartera realizadas por la Secretaría de Salud, los hospitales y organismos de control,  como la Superintendencia Nacional de Salud y la Procuraduría General de la Nación.

La gestión adelantada conjuntamente con los gerentes de los 22 hospitales adscritos a la Secretaría Distrital de Salud ha permitido mantener, hasta el momento, la prestación ininterrumpida de los servicios y el equilibrio fiscal y financiero, gracias a las estrategias implementadas desde el año 2012 en ejecución del Plan de Desarrollo de Bogotá Humana.

No obstante el resultado obtenido al cierre de la vigencia 2014 de un superávit consolidado de $3.086 millones, hoy existen dificultades en el flujo de recursos que, de continuar por este camino, conducirían a alteraciones en el normal funcionamiento de los hospitales, al punto de la suspensión de servicios y el incumplimiento de las obligaciones con trabajadores y proveedores. 

Esto también es consecuencia del incumplimiento del pacto suscrito entre los hospitales del Distrito y las EPS del Régimen Subsidiado, mediante el cual las EPS se comprometieron a girar a los hospitales el 80% de la facturación por evento, en el marco de los Programas de Saneamiento Fiscal y Financiero; actualmente el giro no alcanza ni siquiera el 50%.

Ante este panorama, la administración Distrital y los equipos directivos de los hospitales continuarán dedicando todos los esfuerzos para salvaguardar el disfrute del derecho a la salud de los bogotanos. Así mismo, seguirán exigiendo a las EPS el pago de las deudas pendientes, incluyendo la instauración de acciones jurídicas como el cobro coactivo.  

En coherencia con los ejes del gobierno de Bogotá Humana, la prioridad seguirá siendo garantizar el derecho fundamental a la salud de la ciudadanía, el continuo mejoramiento de los indicadores de salud pública, y el control y prevención de hechos de corrupción, en defensa de los recursos y las instituciones públicas. 

El sector salud debe afrontar la crisis hospitalaria de manera conjunta para llegar a las verdaderas causas del problema, cuyas raíces no se encuentran en los entes territoriales ni en los hospitales.  Las causas son sistémicas y deben ser atendidas de manera integral  por parte del Gobierno Nacional para encontrar una solución definitiva.  Se requiere emprender un diálogo franco con los entes territoriales para, conjuntamente, encontrar soluciones de fondo, teniendo en cuenta que el actual modelo de Salud ha llegado a un nivel de incompetencia inmanejable. 

Esta situación se agrava ante el mandato legal que impone a los hospitales formular su presupuesto a partir del recaudo efectivo por la prestación de los servicios y no por su nivel de facturación.  Preocupa adicionalmente el impacto que pueda tener el recorte anunciado de un billón de pesos en el presupuesto 2016, aprobado por el CONPES la semana anterior.

Las medidas que adoptará el Gobierno Nacional (anunciadas ayer), si bien pueden representar un alivio para el mejoramiento del flujo de recursos, es necesario que las decisiones del Alto Gobierno contemplen igualmente la compensación del detrimento patrimonial de los hospitales, generado por el no pago de las EPS activas y la cartera irrecuperable que dejaron las EPS liquidadas.  

La Secretaría Distrital de Salud ratifica la necesidad de trabajar en una reforma profunda y estructural al Sistema de Salud, de tal manera que se garantice efectivamente el Derecho fundamental a la salud establecido en la Ley Estatutaria.

Twitter: @ServiCiudadano
Facebook: Servicio al Ciudadano – Bogotá