Andrés Castro Franco es el nuevo contralor de Bogotá 2020 - 2022

Imagen de perfil del nuevo contralor de Bogotá. Andrés Castro Franco. Imagen. Cortesía.
Publicado:
18
Nov
2020
Escucha la noticia

El Concejo de Bogotá nombró como nuevo jefe de la Contraloría de Bogotá 2020 al politólogo y abogado, Andrés Castro Franco.

El nuevo jefe del ente de control fiscal logró ganar con un total de 26 votos a favor y reemplazará en el cargo a Juan Carlos Granados.

Dentro los retos de su nuevo cargo está la transformación de la entidad para hacerla eficiente, deberá vigilar la inversión que se ejecute en Bogotá en proyectos como las nuevas troncales de TransMilenio, el metro, corredor verde de la séptima, construcción de colegios, hospitales, entre otros, y cumplir con sus proyectos propuestos en un tiempo de 14 meses, puesto que su paso por la Contraloría de Bogotá será hasta el 28 de febrero de 2022.

Castro es abogado de la Universidad Nacional de Colombia, y Politólogo de la Universidad Javeriana. Se especializó en instituciones jurídico-procesales y cursó una maestría en derecho procesal penal y otra en derecho disciplinario.

Es oriundo del municipio de Pereira, Risaralda, y desde hace 17 años se desempeña como docente universitario, particularmente en áreas relacionadas con el derecho constitucional, ética y sostenibilidad.

Cuenta con cerca de 20 años de experiencia laboral en la que ha destacado por sus cargos de gestión administrativa, vigilancia y control a la gestión fiscal, protección de derechos fundamentales de la ciudadanía y la veeduría de políticas públicas sociales.

Fue contralor auxiliar de Bogotá, asesor del despacho del ministro de Justicia y personero delegado en la Personería de Bogotá.

La propuesta técnica del nuevo contralor de Bogotá se denomina ‘Control fiscal para una nueva agenda urbana’, que contempla ocho propuestas estratégicas, las cuales son:

✔️ Control fiscal para la pos pandemia y la recuperación económica. Se requiere control fiscal inmediato de estricta vigilancia del Plan Marshall y del cupo de endeudamiento.

✔️ Control fiscal para una ciudad sostenible. Será prioritario el control de gastos de inversión en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la implementación de la metodología de la valoración del daño ambiental.

✔️ Control fiscal en sintonía con las nuevas tecnologías de la información. Será prioritario fortalecer los tres procesos misionales de la entidad a través de tecnologías como el Big Data, la georreferenciación y la inteligencia artificial que permitan avanzar en el cumplimiento de las funciones.

✔️ Un control fiscal para fortalecer la gestión del conocimiento y la vigilancia en el gasto público. Se requiere adelantar estudios de calidad en relación con la efectividad en el gasto; generar una cultura de trazabilidad entre los instrumentos macro y micro que permitan hacer un seguimiento detallado y fortalecer la sinergia entre los procesos misionales de la entidad; establecer mecanismos de rendición de cuentas permanentes; e incluir nuevas perspectivas para el control social y fiscal.

✔️ Un control fiscal que fortalece la participación ciudadana y el control social. Fortalecimiento de veedurías ciudadanas, programa de ciudadanos auditores y alianzas estratégicas con la academia y organizaciones internacionales.

✔️ Control fiscal para combatir la corrupción y las malas prácticas administrativas. Promoción de buenas prácticas de gobernanza y buen gobierno, asistencia técnica a los sujetos de control para la eficacia y transparencia, establecimiento de estrategias para garantizar el resarcimiento del daño y celeridad de los procesos de responsabilidad fiscal.

✔️ Un control fiscal enfocado a resultados y la rendición de cuentas. Control fiscal más efectivo y eficiente, optimización de instrumentos metodológicos para el control ajustados a la nueva Guía de Auditoría Territorial, mejoramiento de desempeño del recurso humano y participación en auditorías coordinadas con organismos internacionales como la OLACEFS.

✔️ Control fiscal transparente al servicio del ciudadano y las finanzas de la ciudad. Fiscalización y transparencia en decisiones públicas, actualización de procesos y lineamientos y fortalecimiento de canales de comunicación al servicio del ciudadano.