Quebradas de San Cristóbal serán más limpias gracias al trabajo del interceptor La Nutria

La Nutria - FOTO: Prensa Acueducto de Bogotá

La Nutria - FOTO: Prensa Acueducto de Bogotá

Lee antes de compartir:
visualizaciones
0 veces compartido
22 • Nov • 2017
Publicado por: Libian Barreto
22 • Nov • 2017
Publicado por: Libian Barreto
0 visualizaciones
0 veces compartido

Las quebradas que atraviesan San Cristóbal, como La Nutria, Verejones, Morales y Chiguaza, dejarán de recibir las aguas residuales y contaminadas que les vierte esta localidad, gracias a la construcción del interceptor La Nutria.

Ya la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogota (EAAB) puso en operación la primera fase de este proyecto que mejorará la calidad del agua de las quebradas, liberándolas de malos olores y de vectores.

Esta primera etapa comprende una red de alcantarillado de aproximadamente 4 kilómetros de largo, que con su reciente entrada en funcionamiento recoge cerca de 907 litros por segundo de aguas residuales que antes eran vertidas a sin ningún tipo de tratamiento a las quebradas de este popular sector del sur de la ciudad.

La obra beneficia a 60 mil habitantes de los barrios La Península, Canadá, Güaira, El Triunfo, Villabel, Nueva Roma, La Sierra, Santa Rita, Nueva Delhi, Los Libertadores, San Miguel, La Belleza, Pinar y Guacamayas. Y a futuro también a los habitantes de Santa Teresita El Recreo, proyecto que ejecuta la Caja de Vivienda Popular para más de 1.200 familias de escasos recursos..

La gerente de la EAAB, María Carolina Castillo, señaló  que  se trata de uno de los proyectos  que la alcaldía de Enrique Peñalosa adelanta para sanear  afluentes que van a dar al río Bogotá.

“Esta obra hace parte de los proyectos que adelanta la Alcaldía Mayor para la descontaminación de las quebradas, canales y humedales, contribuyendo así con el saneamiento del río Bogotá”, aseguró.

La EAAB invertirá 12 mil millones de pesos en las Fases I y II del Interceptor. La segunda etapa está en ejecución y contempla la construcción del interceptor para las quebradas Verejones y San Camilo, que se prevé esté operando en los primeros meses del 2019.