Distrito apoya la defensa de los derechos del oso Chucho

Desde el distrito crece el apoyo para la defensa de los derechos del oso Chucho. Defensa de los derechos del oso Chucho - FOTO: Prensa Cortesía Wii
Publicado:
14
Oct
2019

El Instituto Distrital para la Participación y Acción Comunal (IDPAC) también defiende y protege la vida de los animales. Por esta razón, en el marco de la discusión que se realiza en la Corte Constitucional con relación al caso del oso Chucho, la entidad envió al alto tribunal una carta en la que pide se tengan en cuenta la voz de la experiencia y el conocimiento de las organizaciones sociales de protección y el bienestar animal, en este caso en  particular.

El oso Chucho es el primer animal al que un magistrado de las altas cortes otorga un habeas corpus, una acción judicial que determina que los animales también son objeto de derechos que se deben defender. Por ello desde el IDPAC se espera que se tengan en cuenta elementos de juicio para tomar la decisión que tomará la Corte Constitucional.

Antonio Hernández Llamas, director del IDPAC, manifestó que es importante que se tengan en cuenta estos conceptos para proteger al oso Chucho.

“En los últimos días hemos visto la discusión que se ha dado en torno a la discusión del oso Chucho. Y para este caso en particular, hemos recogido una serie de conceptos y opiniones técnicas que haremos llegar a la Corte para que tenga, justamente, más elementos de juicio para tomar la decisión que se aproxima”, señaló Hernández.

Igualmente, destacó que desde el IDPAC se sigue trabajando en pro de la defensa y el bienestar de los animales en Bogotá.

“Hemos acompañado proyectos de ley en contra de las corridas de toros. Apoyamos en su momento la posibilidad de que se diera la consulta antitaurina en Bogotá, pero sobre todo hemos trabajado para fortalecer la agenda animalista de la ciudad y para fortalecer a esas organizaciones sociales que en temas como capital animal y en otras series de eventos de ciudad, están diciendo que Bogotá se la juega por la defensa y la protección de los animales”, señaló.

Documento enviado a la Corte Constitucional AQUÏ

La historia del oso Chucho

La referente distrital para las organizaciones del sector de Protección y Bienestar Animal, de la Subdirección de Fortalecimiento de la Organización Social del IDPAC, Angie Chaparro, cuenta que cuando murió la hermana del oso Chucho la reserva del Río Blanco, en Manizales, el animal se fundió en una honda depresión y fue llevado al zoológico de Barranquilla debido a su estado.

Según Chaparro, hay tres ejes que se deben tener en cuenta para que el oso esté en perfectas condiciones: la nutrición entorno y salud física. En el zoológico de Barranquilla le dan las garantías de cuidado y por ello devolverlo a la reserva del Río Blanco, en Manizales sería un peligro para su salud porque no tiene una dieta balanceada que va con su especie.

Así mismo el oso en el zoológico de Barranquilla cuenta con la atención de un médico veterinario, y tienen mejor  conocimiento de la especie de osos andinos.

“El oso andino es un sembrador natural, a medida que consumen frutos en su pelaje quedan semillas que dispersan en los lugares por donde se desplaza. El caso del oso Chucho es un caso insignia porque nos muestra lo que no se debe hacer  con un oso de esta especie ya que nació en cautiverio y no tuvo un adiestramiento por parte  de su madre osa  que es fundamental para el desarrollo de la especie en un hábitat natural por lo cual no se pudo reincorporar a su hábitat. La especie es fundamental para la vida humana porque de él dependen los bosques, la vida y el agua. El resultado de la acción jurídica debe ser que se actualice el plan de manejo sobre la preservación del oso andino, y se generen los protocolos para el tratamiento y liberación de los oseznos”, explicó.

El oso Chucho ya cuenta con 25 años de vida, en cautiverio un oso de anteojos puede vivir 30 años, mientras que en su área natural pude vivir hasta 50 años.