Refuerce cuidados para evitar infecciones respiratorias por variaciones extremas del clima en Bogotá

Atención especial con los menores de un año. Foto: Secretaría de Salud

Atención especial con los menores de un año. Foto: Secretaría de Salud

Lee antes de compartir:
11•Abr•2019
Publicado por: Jenny Carolina Suache
11•Abr•2019
Publicado por: Jenny Carolina Suache

Debido a que las extremas variaciones del clima que se presentan en Bogotá, generadas por el inicio de la temporada invernal, pueden propiciar la transmisión de infecciones respiratorias, la Secretaría Distrital de Salud (SDS) recomienda a los bogotanos reforzar las medidas de prevención y cuidado.

Como medidas básicas es importante el frecuente y correcto lavado de manos con agua y jabón, cubrirse nariz y boca al toser o estornudar, usar tapabocas si se tiene gripa, tener al día las vacunas de los menores de 5 años y la lactancia materna exclusiva en los bebés hasta los seis meses.

De acuerdo con el reporte de circulación viral en la ciudad, desde el 24 de febrero hasta el 30 de marzo de 2019 no se detectó la presencia de H1N1. Como medida preventiva, se recomienda no enviar los niños que tienen gripa a jardines o colegios. En Bogotá no se ha producido ningún cierre o suspensión de clases por causa de casos de infecciones respiratorias.

Durante este año, por causa de infecciones respiratorias se han realizado más de 404.000 consultas médicas en Bogotá, 9,8% más que en el mismo periodo del año anterior. Históricamente, el pico epidemiológico en la ciudad se extiende entre abril y junio por causa del fenómeno climático.

Las personas más vulnerables a las infecciones respiratorias son los menores de 5 años y los adultos mayores de 60. En el caso de los bebés menores de un año, en especial aquellos con antecedentes de prematurez, bajo peso al nacer, oxígeno permanente o desnutrición, los cuidados deben incrementarse.

Los principales síntomas de una infección respiratoria son fiebre, malestar general, congestión, secreción nasal, tos, dolor de garganta, expectoración y dificultad para respirar.

Atención especial con los menores de un año. Foto: Secretaría de Salud

Las recomendaciones para prevenir la transmisión de infecciones respiratorias son:

•        Brindar lactancia materna exclusiva en los menores de 6 meses.

•        Garantizar el esquema completo de vacunación especialmente en menores de un año y adultos mayores de 60 años.

•        Lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día, especialmente antes de preparar o comer alimentos y después de usar el baño, tocar mascotas, toser, estornudar o sonarse.

•        Usar tapabocas y pañuelos desechables si se tiene tos o gripa.

•        Cubrir la boca con el antebrazo al toser o estornudar.

•        Consultar oportunamente el médico si se identifican signos de alarma.

•        Limpiar y desinfectar los utensilios y juguetes de los niños.

•        Consumir alimentos sanos y en cantidades suficientes.

•        Evitar el consumo de cigarrillo y el contacto con personas fumadoras.

Cuidados especiales para los menores de 5 años:

•        Bañarlos en lugares cerrados, sin corrientes de aire.

•        Aumentar el consumo de líquidos y alimentos con mayor frecuencia.

•        Vigilar la temperatura corporal.

•        Evitar enviarlos al jardín o al colegio cuando tienen gripa.

•        Evitar el uso de vaporizaciones con hierbas o esencias; pueden generar mayor congestión nasal, tos o dificultades para respirar.

•        Evitar el uso de calentadores. Los cambios bruscos de temperatura pueden empeorar las condiciones de salud.

•        Cubrir boca y nariz en caso de salir en la noche.

Consulte inmediatamente al médico si un menor de 5 años presenta:

•        Decaimiento a pesar de no tener fiebre. Permanece somnoliento o irritable.

•        Respira rápidamente, le “silba el pecho” o se le hunden las costillas.

•        Tiene fiebre persistente durante más de tres días o es difícil de controlar.

•        No come nada o vomita todo.

•        Tiene ataques o convulsiones.

•        Tiene tos persistente, que le provoca vómito o que se ponga rojo.

•        Hay cambios de coloración en los labios y la piel.