A toda marcha: Bogotá ha vacunado a 60.874 personas contra el COVID-19

Persona con un vial en sus manos. Con rigor y compromiso, Bogotá se alistó para la vacunación contra el Coronavirus COVID-19. Foto: Secretaría Distrital de Salud.
Publicado:
6
Mar
2021
Escucha la noticia

Con rigor y compromiso, Bogotá se alistó para la vacunación contra el coronavirus COVID-19. Iniciando el 2021 la alcaldesa Claudia López convocó a todos los sectores involucrados para sacar adelante la preparación de la vacunación, pasando por reuniones de coordinación, simulacros y capacitaciones con el personal de salud y otras entidades vinculadas.

El 13 de enero se realizó la primera reunión del año que involucraba a las IPS, quienes apenas superando el segundo pico de la pandemia, debían empezar la preparación para la vacunación en sus instalaciones.

La Alcaldesa por su parte, asumió desde el primer momento la responsabilidad de comunicar a la ciudadanía los avances. La compra de insumos ante la posibilidad de escasez se convirtió en una prioridad y por eso desde el distrito se realizaron las compras necesarias como soporte de lo que sería uno de los despliegues de salud pública más importantes de las últimas décadas.

El 25 de enero hospitales y clínicas ya se encontraban ultimando detalles de su proceso de preparación y protocolos logísticos, entonces Bogotá se lanzó al simulacro distrital de vacunación, una actividad que convocó a todos los hospitales y clínicas que realizarían la vacunación en sus instalaciones. Oficialmente la ciudad estaba lista. 

El 11 de febrero el Gobierno Nacional le anunció a Bogotá que 7.673 vacunas de la farmacéutica Pfizer se destinarían a la ciudad para vacunar al personal de salud de primera línea. La alcaldesa Claudia López explicó que este proceso empezaría el 20 de febrero. Al tiempo, la mandataria se reunió con EPS e IPS del Distrito en la Mesa Distrital de Coordinación Territorial Permanente para la vacunación, donde se gestó el plan que se emplearía a partir de la llegada de las dosis.

El 13 de febrero se confirmó que la ciudad recibiría un adicional de biológicos por el gran esfuerzo al adelantar una preparación rápida y eficaz de la vacunación. El trabajo de unidad entre públicos y privados para garantizar la vacunación en la ciudad tuvo excelentes resultados.

Con una estrategia coordinada se iniciaría la aplicación de 12.562 dosis destinadas al personal de salud de primera línea. 

Los días que siguieron fueron de mucho trabajo con EPS e IPS. El personal de salud en primera línea, que perdió a decenas de sus trabajadores, pronto empezó a ver la luz al final del túnel. En el escenario de batalla contra la pandemia esta vez los vientos soplaban a su favor.

El 17 de febrero se anunciaron las nueve IPS que recibirían las primeras vacunas para inmunizar al personal de primera línea. Todo estaba listo y las vacunas ya estaban en Colombia. Una vez superada la logística de recibimiento por parte de la Secretaría de Salud, se empezaría el proceso de distribución entre los puntos de vacunación. El momento esperado había llegado.

A las 4:00 p.m. del mismo día llegaron las vacunas a manos del Distrito. En un procedimiento riguroso se realizó el conteo y la conservación de los biológicos en los ultracongeladores de la ciudad. El almacenamiento duraría apenas unas horas mientras se empezaba la entrega a los diferentes hospitales y clínicas que empezarían la primera fase de la vacunación en Bogotá.

El 18 de febrero desde muy temprano empezó la distribución del biológico. A las 3:00 a.m. funcionarios del sector salud ya se encontraban trabajando en la repartición de las dosis entre un grupo de vehículos especiales. Estos eran despachados desde un punto en el occidente de Bogotá hacia los diferentes sitios donde se suministrarían. A las 7:00 a.m. empezarían a inocular a las personas agendadas en todos los puntos establecidos.

El protocolo consistía en llegar con anticipación para realizar el registro en la base de datos establecida por el Gobierno Nacional. Una vez el paciente era vacunado, este debía permanecer por media hora en observación médica para descartar reacciones adversas de las vacunas. Así se superó la primera jornada de vacunación con óptimos resultados.

Una enfermera y dos médicos especialistas en medicina interna recibieron las primeras vacunas entre los bogotanos. La ciudad había empezado por fin a librar la batalla con un arma adicional a la prevención y el autocuidado. El camino aún es largo, pero el personal de salud está haciendo su parte de manera responsable y eficiente.

La llegada de nuevas dosis de vacunas abrieron la posibilidad de abarcar una población especial: los mayores de 80 años. La ciudad está aplicando aún las últimas dosis de la vacuna Sinovac, de 12.026 que fueron entregadas por el Gobierno Nacional.

El 5 de marzo Bogotá cerró la segunda semana de vacunación con 60.874 vacunas aplicadas entre el personal de salud de primera línea y personas mayores de 80 años. El logro aún es pequeño para el gran reto de inmunizar el 70% de la población, la ciudad solo ha alcanzado el 1,05% y depende en gran parte de la disponibilidad de vacunas en el mercado internacional y de las que entregue el Gobierno Nacional a la ciudad.

El trabajo que está en manos de la Mesa Distrital de Vacunación se está haciendo responsablemente, a toda marcha y sin mayores contratiempos.