La Alcaldía Peñalosa le apuesta a un Código de Policía para la convivencia

Código de Policía - FOTO: Prensa Foros Semana

Código de Policía - FOTO: Prensa Foros Semana

Lee antes de compartir:
25 • May • 2017
Publicado por: Libian Barreto
25 • May • 2017
Publicado por: Libian Barreto

Con seis meses de aplicación de comparendos pedagógicos avanza en Bogotá la implementación del Código de Policía.

Los principales obstáculos son el costo logístico y la capacidad institucional.

Una de las metas para este año es capacitar a 100 inspectores de policía, vigilancia y control.

En el marco de un foro sobre el tema, realizado por la revista Semana el secretario de Gobierno, Miguel Uribe Turbay aseguró que hasta el momento el Código de Policía se implementa como una herramienta pedagógica y preventiva.

“Nuestra apuesta, un código para la convivencia. El reto es coordinar las alcaldías locales con las secretarías para implementación del código”, aseguró Uribe Turbay.

La Secretaría de Gobierno tiene el gran desafío de fortalecer la capacidad institucional en corto tiempo. 

Entre enero y marzo de este año, la Secretaría de Gobierno aumentó el número de inspectores de 45 a 63, que son los encargados de la implementación del Código.

“Garantizar la convivencia pacífica es un ejercicio que contempla proteger derechos y promover deberes en toda la ciudad por eso nuestra prioridad ha sido fortalecer la capacidad institucional”, explicó el Secretario.

A estos inspectores, por ejemplo, se les capacitó para mejorar sus habilidades y competencias. Se fortaleció su dotación tecnológica y se trabajó para que aumentaran su capacidad de respuesta.

Desde hace más de 50 años no se hacía una modificación al Código de Policía.


Hoy la Secretaría de Gobierno y Secretaría de Seguridad trabajan para ampliar la capacidad institucional, aumentar los operativos de control con las alcaldías locales y garantizar que la implementación se de acorde con los derechos civiles.

Según Daniel Mejía, secretario de Seguridad el Código de Policía no es represivo sino “una herramienta pedagógica incluyente que va a permitir a todas las autoridades de Policía y del Distrito velar por una sana convivencia con muchas más herramientas”.