El joven bogotano que se salvó de ir a la cárcel gracias a otro tipo de justicia

Justicia -  Foto: Oficina de Prensa Consejo Superior de la Judicatura

Justicia - Foto: Oficina de Prensa Consejo Superior de la Judicatura

Lee antes de compartir:
19•Jul•2016
Publicado por: Ana María Cuevas
19•Jul•2016
Publicado por: Ana María Cuevas

El caso de un joven bogotano de 16 años, que fue acusado de hurto, se convirtió en el primer suceso en Colombia en donde se estableció un tipo de justicia diferencial al tener la posibilidad de una sanción distinta a la que comúnmente se aplica que es la de pagar años de cárcel.

Este modelo del que hizo parte este joven de 16 años se llama justicia restaurativa, en la cual se permite que agresor, víctima y juez busquen un castigo apropiado para que el acusado se readapte a la sociedad y repare a la persona ofendida.

El joven en mención, que no puede ser identificado por ser menor de edad, iba a ser enviado a la cárcel, sin embargo su defensor pidió a la Juez Cuarta de Control de Garantías, buscar otra alternativa de justicia donde resarcir su falta y no volviera a reincidir en el delito.

La juez consideró que si bien la conducta del adolescente implicaba una acción reprochable que debía tener consecuencias, más que de un periodo de encierro lejos de su núcleo familiar y comunitario, requería de unas estrategias pedagógicas y un acompañamiento psicosocial.

De esta manera decidió suspender la medida penal con la que se iba a castigar al adolescente y le dio la oportunidad de buscar una manera en la que pagara el hecho sin ir a la cárcel, comprometiéndose con superarse académicamente y buscar soluciones para superar su adicción a las drogas.

Según Iván Torres, coordinador de Responsabilidad Penal para Adolescentes de la Secretaría de Gobierno, el Programa Distrital de Justicia Juvenil Restaurativa realizará una valoración para determinar el tipo de acompañamiento que requieren la víctima y el adolescente ofensor, para que el Plan de Reparación que se le presentó a la juez llegue a buen término.

“El adolescente deberá entender que el delito rompe los vínculos sociales y genera daños en la confianza de las personas, y ello deberá comprometerlo a persistir en el proceso y a cumplir con los objetivos trazados en el Plan de Reparación que concertó con su víctima”, aseguró.

“Si no hay una víctima dispuesta, un adolescente ofensor dispuesto, y un Plan de Reparación aceptado por las partes, no hay Justicia Restaurativa posible”, enfatizó.

El Programa Distrital de Justicia Juvenil Restaurativa de la Secretaría de Gobierno de Bogotá plantea una nueva posibilidad para el abordaje del delito juvenil y adolescente y se espera que en un futuro próximo contribuya a reducir el número de infractores que ingresan al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes.

“Este tipo de justicia tiene efectos importantes en la disminución de la reiteración y la reincidencia en el delito por parte de los adolescentes y mayor confianza en la justicia por parte de las víctimas”, aseguró Torres

Esta área del Distrito hará seguimiento al proceso del joven y entregará un reporte mensual al Fiscal del caso. Al cumplirse en su totalidad el proceso pedagógico y restaurativo y una vez que la víctima manifieste sentirse reparada por el trabajo realizado por el adolescente, la autoridad judicial podrá renunciar a la persecución penal, y con ello, se dará por terminado el proceso.

Twitter: @ServiCiudadano
Facebook: Alcaldía Mayor de Bogotá