Queremos autonomía económica ninguna mujer espera que le regalen nada: Alcaldesa

Discurso de la alcaldesa, Claudia López en conmemoración del 8M 2023Foto: Alcaldía de Bogotá.
La alcaldesa, Claudia López, destacó el trabajo de las entidades del Distrito por el cuidado de las mujeres.
Publicado:
8
Mar
2023

Únete a nuestro canal de noticias en Whatsapp

Escucha la noticia

Feliz Día Internacional de la Mujer, para celebrar, para querer, para cuidar a las mujeres todos los días. Pero para conmemorar sus luchas por la igualdad, sus luchas por sus derechos está el 8 de marzo. Mil gracias a todas las mujeres que nos acompañan hoy, a todas las organizaciones de mujeres, al Consejo Consultivo de Mujeres de Bogotá que ha luchado año tras año, alcaldía tras alcaldía para que los derechos de las mujeres sean realidad, tengan servicios institucionales.

Gracias al Consejo Consultivo de Mujeres empezamos teniendo programa para la mujer, luego Consejería para la Mujer y ahora Secretaría para la Mujer y, además, Sistema Distrital del Cuidado para las mujeres de Bogotá. Mil gracias también, a ONU Mujeres, a Naciones Unidas, a la señora embajadora de Suecia y a tantos países que nos han apoyado con mucha generosidad, a todo el Sistema de Naciones Unidas a las diferentes embajadoras -aquí nos acompaña hoy la de Suecia-, y también a ONU Mujeres nuestro aplauso, nuestra gratitud y nuestro reconocimiento por lo que hacen, por todas las mujeres del mundo y por hacer realidad nuestros derechos.

Esta plaza de Bolívar, por primera vez, se llena de todos los servicios que tienen las mujeres de Bogotá para hacer realidad sus sueños, sus oportunidades, no es fácil contarle a Bogotá, sobre todos los servicios que, construyendo sobre lo construido, que, creciendo alcaldía tras alcaldía, hemos logrado ampliar para las mujeres de Bogotá. Construir sobre lo construido es importante en la vida y las mujeres lo sabemos. Las mujeres sabemos que es importante aprender a cuidar no a dañar, que destruir es muy fácil pero que construir es muy difícil y que permanecer en el tiempo y mejorar a lo largo del tiempo es fundamental.

El Sistema Distrital del Cuidado para las mujeres es sin duda, el mayor orgullo de Claudia López y de esta Alcaldía. Haber usado la extraordinaria infraestructura social que tiene Bogotá en jardines, en colegios, en centros felicidad (CEFE), en centros comunitarios, en equipamientos culturales que son extraordinarios pero que estaban dedicados fundamentalmente a los niños, niñas y jóvenes, y claro que todos queremos que los niños, niñas y jóvenes tengan lo mejor de la ciudad, pero eso que es lo mejor de la ciudad debe estar al servicio de las mujeres. Hoy, en esos colegios, en esos jardines, en esos centros de desarrollo comunitario de integración social, en los centros felicidad hay equipamientos culturales de nuestra Secretaría de Cultura, en las casas de justicia, en las casas de igualdad de oportunidades están los servicios gratuitos para las mujeres del Sistema Distrital del Cuidado, ¡vengan a conocer todos esos servicios!

No solamente creamos el Sistema, ya tenemos 16 Manzanas del Cuidado y cuando termine esta Alcaldía tendremos 20 Manzanas del cuidado para que en todas la localidades de Bogotá las mujeres sepan que hay una infraestructura para cuidarlas, que hay lavadoras públicas comunitarias y que pueden lavar la ropa no la espalda de las mujeres, no la recarga de las mujeres, que en esas Manzanas del Cuidado pueden lavar su ropa gratuitamente mientras ustedes descansan, terminan su bachillerato, se forman, se educan en el Sena o en una Universidad, consiguen un trabajo o inician un emprendimiento.

En Bogotá nos hemos encargado de que el Sistema Distrital del Cuidado abra oportunidades, rompa todos los techos para las mujeres. Hoy las mujeres de Bogotá conducen el transporte público de Bogotá con La Rolita, hoy las mujeres de Bogotá construyen vías y andenes con las que estamos transformado la ciudad, hoy las mujeres de Bogotá siembran y reverdecen a Bogotá, hoy las mujeres de Bogotá estamos en todos los temas, hoy las mujeres de Bogotá están en la Policía Metropolitana cuidando a otras mujeres en las patrullas púrpura, hoy las mujeres de Bogotá estamos liderando el sector social, el sector privado, el sector público.

Yo tengo el honor de ser la primera mujer Alcaldesa, pero no tengan la menor duda que no seré la última, que muchas mujeres superarán más barreras, llegarán a nuevos espacios, abrirán nuevas puertas. Y las mujeres sabemos que independientemente de las diferencias, de los pensamientos, de las ideas, cada vez que una mujer rompe esa barrera, abre esa puerta para las demás. Por eso es tan importante abrir esas puertas, por eso aquí están las mujeres campesinas en los mercados campesinos vendiendo directamente sus productos, por eso aquí están, de las 26.000 ideas de emprendimiento que hemos vuelto un negocio rentable, productivo, que vende; 2 de cada 3 de esos 26.000 emprendimientos son liderados por las mujeres de Bogotá. 2 de cada 3 beneficiarios de las becas de educación superior son mujeres, mujeres jóvenes que se están educando, desde ingenierías hasta matemáticas, en todos los campos del saber y del conocimiento, para generar nuevas oportunidades.

Las mujeres de Bogotá salvaron a Bogotá durante la pandemia, nos cuidaron, nos atendieron en las clínicas y hospitales, nos vacunaron. Para todos los hombres y mujeres del sistema de salud de Bogotá, 3 años después de la pandemia, nuestro aplauso, nuestra gratitud, ustedes nos salvaron la vida. Gracias a eso hoy tenemos vida para haber recuperado un millón de empleos que habíamos perdido, para haber salvado a 70.000 microempresarios y microempresarias de Bogotá, que sacaron sus negocios adelante y están generando empleo, para construir los 35 colegios que estamos construyendo, los 6 hospitales, los 20 centros de salud, las 20 Manzanas del Cuidado; todo eso lo hemos hecho porque la palabra clave es juntas, juntas rompemos cualquier barrera, juntas superamos cualquier obstáculo, juntas cuidándonos, construyendo, aprendiendo las unas de las otras, empujando a la que logra romper una barrera, porque con esa barrera superada las demás vamos a entrar por esa misma puerta, a todas las mujeres de Bogotá, en todos los barrios, los más populares, desde Bosa hasta Usme, desde Usme hasta el Codito, desde el Codito hasta Suba, desde Suba hasta Kennedy y Engativá.

A todas las mujeres del centro, a las mujeres rurales, a las mujeres urbanas, a todas las mujeres de Bogotá y Colombia nuestra gratitud y nuestro amor infinito. Gracias por todas sus luchas, por perseverar, por no rendirse, por defender sobre todo su derecho no solamente a estudiar, a trabajar, a tener ingreso y autonomía, sino también a tener una vida libre de violencias.

¡Ni una más, ni una más, ni una más, ni una más, ni una más, ni una más! Ni una más víctima de violencia, ni una más asesinada en un feminicidio infame, ni una más en impunidad. 

Cuidar a las mujeres es cuidar el transporte público, 2 de cada 3 usuarias de transporte público, ¿quiénes cogemos Sitp? Las mujeres, ¿quiénes cogemos TransMilenio? Las mujeres, ¿quiénes necesitamos el Metro? Las mujeres. Las mujeres somos las que más caminamos, las mujeres somos las que usamos más transporte público, las mujeres estamos aprendiendo a montar en bicicleta para usar también los bicicarriles, el sistema público de bicicletas de Bogotá. Cuidar el espacio público, tenerlo iluminado, seguro, vigilado. Cuidar el transporte público es, sobre todo, cuidar a las mujeres de Bogotá y de Colombia, que son quienes más los usan.

Todo nuestro gabinete, que está aquí, nuestros 16 secretarios y secretarias trabajan por las mujeres de Bogotá todos los días. La Secretaría de Planeación ha concertado con las mujeres de Bogotá el Plan de Ordenamiento Territorial que, por primera vez, incluye el cuidado como determinante del ordenamiento territorial de Bogotá.

Nuestra secretaria de Ambiente que ha hecho que las mujeres reverdezcan en su vida y reverdezcan en Bogotá, que están sembrando los jardines, los 800 mil árboles que estamos sembrando en Bogotá, que están cuidando los humedales, la estructura ecológica principal, junto con los jóvenes, que están sembrando huertas, juntos con el Jardín Botánico. 

Nuestro secretario de Hacienda que bancarizó a un millón de hogares para que recibieran renta básica, para que nadie en Bogotá pase hambre. Nuestro secretario de Salud que con tantas mujeres nos vacunó, nos cuidó, nos sacó adelante durante la pandemia. Nuestra secretaria de Cultura, que nos está enseñando a través del arte, del deporte, que a cuidar se aprende, que podemos transformar los roles que supuestamente son de las mujeres, para todos. Hombres de este mundo, a cuidar se aprende, bienvenidos a las Manzanas del Cuidado. ¿No saben lavar? Vengan que aquí les enseñamos, ¿No saben planchar? Vengan que a eso también se aprende, ¿No sabe tender la cama, cuidar la casa y lavar la ropa? Venga que eso no es tarea de las mujeres eso es tarea de todos en la casa, y por eso, está la Escuela de Hombres al Cuidado que lidera nuestra Subsecretaría de Cultura ciudadana de la Secretaría de Cultura.

Las mujeres literalmente movemos a Bogotá, las mujeres hoy no solamente trabajamos en las oficinas de la Secretaría de Movilidad con nuestra secretaria Deyanira, las mujeres estamos conduciendo esos buses verdes, eléctricos y limpios de La Rolita en Bogotá, somos con orgullo la primera operadora pública, limpia, con buses 100 % eléctricos y manejada por mujeres del mundo, no existe un operador público como La Rolita en el resto de Colombia, ni en el resto de países.

Nuestra secretaria General que trabaja con la Consejería de Víctimas, para construir paz, para construir no violencia contra las mujeres, tenemos aquí hoy en la plaza de Bolívar una exposición maravillosa de esas madres de Soacha valientes que nunca se han rendido por la justicia para sus hijos, para los hijos de Colombia que no queremos que vayan a la guerra y mucho menos a los falsos positivos, que honremos su memoria siempre, que acabemos todas las violencias y que podamos tener paz, pero paz con justicia, si alguien necesita justicia somos las mujeres, por eso nuestra gratitud también para nuestro Secretario de Seguridad, a la Fiscalía General de la Nación, por sus esfuerzos día a día para cuidarnos en las calles, en los buses, para combatir el crimen, para judicializar a quienes nos abusan, nos transgreden, nos violentan.

Pero si algo previene las violencias contra las mujeres, es la educación, la educación está en primer lugar en Bogotá, para todos, para todas, pero la educación es mucho más que ir al colegio, es mucho más que terminar un buen bachillerato, la educación también es podernos formar a lo largo de toda la vida, ese mundo en el que estudiábamos una cosa, nos graduábamos de esa cosa y trabajábamos en eso toda la vida, ese mundo se acabó hace mucho rato, necesitamos que el sistema educativo nos reciba periódicamente para formar nuevas habilidades, eso es lo que hace la Secretaría de Educación con las mujeres que terminan su bachillerato, que saben que nunca es tarde para estudiar, que van a Jóvenes a la U, a Todos a la U, y que luego, claro ¡todas queremos aprender!, pero también ¡queremos trabajar! y tener autonomía económica, ninguna mujeres está esperando que le regalen nada, con el hombre o la persona que compartan su vida porque las ama, no porque lo necesiten, queremos mujeres con autonomía económica que dependan de ellas mismas, de sus habilidades, de sus emprendimientos, de sus negocios, eso es lo que hace nuestra Secretaría de Desarrollo Económico por las mujeres.

Pero además de educación, de autonomía económica, queremos poder, queremos voz, queremos representación y para tener representación está también la Secretaría de Gobierno y todo el sistema de participación del Distrito para que las mujeres estemos, no solamente, en el Consejo Consultivo de las Mujeres, estemos también en el Consejo de Sabios y Sabias, estemos también en los Consejos de Juventud, estemos en los consejos de Cultura, en los más de 35 espacios de representación que tenemos en Bogotá.

Pero si algo anhela una mujer es una vivienda para ella, para sus hijos y para su familia, y por eso, queremos darle nuestra gracias también a la Secretaria del Hábitat, que todos los días abre más oportunidades para que las mujeres podamos educarnos financieramente, ahorrar, trabajar y poder comprar al fin nuestra casita propia, si algo he visto yo son las caras de felicidad de las familias que después de ahorrar, trabajar con esfuerzo, logran tener una vivienda, a veces primero arrendada, no había subsidios de arrendamiento, hoy los tenemos, no había programas de ahorro para las mujeres, hoy los tenemos y también, más programas para que accedan a una vivienda propia, pero también para que literalmente la construyan con sus manos. A todas las empresas de construcción de Bogotá nuestra gratitud, porque ya casi duplicamos el número de mujeres que trabajan en el sector de la construcción, nos decían que no las podían contratar porque no sabíamos pintar, porque no sabíamos hacer electromecánica, porque no sabíamos hacer mampostería, ¡pues aprendimos!, a las mujeres nada nos queda grande, ni manejar un bus, ni construir una casa, ni hacer una calle, es cuestión de que nos enseñen, nos den la oportunidad y con respeto crean en nosotras, pero así como de niños necesitamos educación, todos seremos mayores, llegaremos a sabios y sabias y por eso, tenemos la mayor gratitud con nuestra Secretaría de Integración Social que cuida a las personas mayores a las personas vulnerables que está ahí para atenderlos en los Centros Día, en los ejercicios de las Manzanas del Cuidado, en los comedores comunitarios. Cada vez más vamos a ser una ciudad que no tiene tantos niños, pero sí tiene muchas personas mayores; ese es el gran desafío de Colombia, seguir cuidando y amando y educando a los chiquitos, por supuesto, pero nunca dejar solos ni abandonados a los mayores, eso también lo hace nuestra Secretaría de Integración social. 

Todos los servicios, esas personas que trabajan día a día, que trabajan en servicios generales, que trabajan recibiéndonos a la entrada de las entidades, que trabajan ofreciéndonos un cafecito, haciendo una labor administrativa y logística, para todos ellos y ellas, también nuestro aplauso y nuestro reconocimiento. Para la Secretaría Jurídica del Distrito, que también nos ayuda a defender a las mujeres, a defender a los bogotanos, a luchar contra la corrupción cuando la encontramos, para que nadie se quede abusivamente con un peso de las mujeres.

Pero quien coordina a la Alcaldesa, a los 100.000 servidores públicos de Bogotá para que trabajemos para las mujeres, es nuestra extraordinaria secretaria de la Mujer, Diana Rodríguez y todo su equipo. A Diana y a todo el equipo de la Secretaría de la Mujer, nuestra gratitud infinita, porque sin ustedes no tendríamos Sistema del Cuidado, no tendríamos Línea Púrpura, no tendríamos Casas de Justicia con Ruta de Atención Integral para las mujeres, no tendríamos Línea Calma, para que llamen los hombres también, no sólo las mujeres, sino los hombres que reconocen que tienen problemas de machismo, que no saben manejar sus emociones de celos infundados que los tornan violentos. Sepan que también pueden llamar y reconocer que tienen un problema y pedir ayuda, para eso es la Línea Calma. Todo eso es posible, protección para la población con capacidades diferenciales, ninguna discapacidad, todas las niñas, niños, jóvenes, mujeres, personas que tienen una condición diferencial. En estos días que he estado en colegios, Edna, si algo me ha conmovido y le agradezco tanto a los maestros y maestras de Bogotá, son los proyectos de inclusión en el sistema educativo; nada que nos diga: a las personas con discapacidad déjenlas allá en ese rincón, en otro colegio, en otro sitio. ¡No!, lo que necesitan las personas entre más capacidades diferenciales tienen es inclusión, eso es lo que nos motiva, nos ayuda, nos estimula para poder estar todos juntos.

Todo esto que les he contado, los servicios que existían y hemos cuidado y mejorado, y los 30 nuevos servicios gratuitos para las mujeres, están hoy todos en la plaza de Bolívar, para que las mujeres los conozcan, para que los difundamos, para que los contemos. Inviten a sus amigas, a sus familiares, a sus vecinas, a sus comadres, a que vayan a estos servicios, a que los usen.

Agradecerles también a todos los ediles, edilesas, alcaldes locales, concejales y concejalas de nuestra ciudad, que en este momento, por ejemplo, no solamente nos han dado los recursos, sino que en este momento están a un debate de dejar institucionalizado para siempre el Sistema Distrital del Cuidado en Bogotá.

Usen estos servicios y conózcanlos porque son para ustedes. Sepan que hoy, mañana y siempre, Bogotá se la va a jugar por las mujeres, por sus derechos, y que cada día, no sólo el 8 de marzo, el 8 de marzo lo celebran internacionalmente, pero nosotros aquí trabajamos 24/7, los 365 días del año, para cuidar, empoderar y reconocer a las mujeres de Bogotá.

Mujeres de Bogotá, cuéntenles a sus amigas, vecinas, que de esto tan bueno sí dan tanto, que todos los servicios para las mujeres están abiertos todos los días, que todos son gratuitos, que no necesitan ni palanca, ni pago, ni nada distinto de su voluntad para acceder a esos servicios.

A todos los servidores públicos de Bogotá que hacen esto posible, a los países que nos han ayudado y a ONU Mujeres, nuestra gratitud por hacer posible todos estos programas para las mujeres. ¡Feliz Día Internacional de la Mujer!

A continuación, puedes escuchar el discurso de la alcaldesa, Claudia López, con ocasión de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, en la siguiente transmisión: