La mayor revolución es el cambio de rol de las mujeres en la sociedad”:Alcaldesa

Plan de cambio y rescate social El Plan de Cambio y Rescate social beneficiará a niños, jóvenes, mujeres y personas en condición de vulnerabilidad. Foto: Alcaldía Mayor de Bogotá
Publicado:
27
Mayo
2021
Escucha la noticia

Este martes 25 de mayo la alcaldesa de Bogotá Claudia López anunció el Plan de Cambio y Rescate Social para Bogotá con el fin de solventar las necesidades de educación, empleo y renta básica de los niños, niñas, jóvenes, mujeres y personas en condición de vulnerabilidad, quienes se han visto más afectados a lo largo de la pandemia por COVID-19.

A continuación puedes leer el discurso entregado por la alcaldesa Claudia López:

Hoy queremos presentarles nuestra propuesta de Plan de Cambio y Rescate Social para Bogotá, el Plan de Desarrollo de Bogotá, un nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del Siglo XXI, y el presupuesto que el Concejo de Bogotá nos había aprobado desde el año pasado ya incluía una inversión social y de reactivación económica por 6.8 billones de pesos que estamos ejecutando este año. Lo que queremos anunciar hoy es un paquete adicional de 1.7 billones de pesos, y esa plata adicional no viene de nuevos recaudos, al contrario, por la difícil situación económica no estamos teniendo el recaudo que esperamos, ese 1.7 billones de pesos adicional viene de cambiar las prioridades, de quitar algunas financiaciones a obras temporales, fundamentalmente obras de infraestructura vial y de transporte público, para pasarlas a inversión en empleo y educación para los jóvenes y las mujeres de Bogotá que han sido los más afectados por esta crisis social y económica para pasarlas a inversión social que rescate a las personas que hoy están en pobreza extrema, que le asegure con o sin recursos adicionales del Gobierno Nacional, ojalá con, una renta básica a las familias que cayeron en pobreza extrema en Bogotá, que nos asegure más recursos, ya habíamos hecho una recomposición de las prioridades de nuestra Secretaría de Integración Social trasladamos 37 mil millones de pesos de unos programas de infraestructura también que estaban previstos para pasarlos a ayuda humanitaria de emergencia, personas que han caído en indigencia, que están viviendo en la calle, personas que no tienen donde vivir ni qué comer, colombianos y venezolanos que viven en nuestra ciudad y no podemos permitir que queden en la indigencia y en el hambre.

Aquí hacemos una inversión adicional para ese mismo propósito porque la necesitamos, que nadie se quede atrás, pero lo menos que Bogotá debe asegurar es que ningún niño de 0 a 5 años, no importa dónde haya nacido mientras esté en Bogotá tiene que tener su nutrición perfecta, tiene que tener acceso a educación de primera infancia, porque si en esa que es la edad crítica para su formación, la que va a determinar literalmente su futuro se queda sin vacunación, sin nutrición adecuada, sin cuidados, sin amor, sin estimulación temprana, sin educación preescolar, cualquier inversión posterior va a ser muy tarde.

Aquí tenemos una inversión adicional para llevar a tope toda la capacidad de infraestructura social de Integración Social para atender a todos los niños de 0 a 5 años en sus derechos, estos no son favores ni servicios, son sus derechos de primera infancia consagrados por la Constitución, asegurados por ley de la república como política de Estado, por lo tanto tenemos que asegurarlos. Aquí hay una propuesta también para que con los 1.7 billones de pesos adicionales pasemos de la meta inicial que nos habíamos propuesto en el Plan de Desarrollo de tener 20 mil cupos de educación superior gratuita y pertinente para los jóvenes de nuestra ciudad a tener 50 mil cupos, a través de diferentes modalidades, convenios, programas, desde Reto a La U, el convenio con el Sena, la doble titulación, y jóvenes a la U, la formación completa.

Esto se suma insisto a los 6.8 billones de inversión que ya estamos haciendo y ejecutando y vamos a continuar ejecutando, con esos 6.8 billones estamos en la senda de cumplir nuestras metas de apoyar a cerca de mil empresas sobretodo pequeñas y medianas empresas de nuestra ciudad, para que no quiebren, para que salgan adelante, para que optimicen sus recursos y accedan a créditos, para que por lo menos 10 mil más se formalicen, la informalidad afecta a las empresas de muchas maneras pero sobretodo no las deja acceder, todos los programas de rescate de las microempresas que hay en Bogotá o en Colombia es estar registrado en la Cámara de Comercio, es un mínimo nivel de formalidad, la principal razón por la que queremos formalizar el tejido empresarial de Bogotá no es para que nos pague nada si no para que acceda a recursos, créditos, incentivos, apoyos, que les permita salir adelante. 

Hay aquí en este 1.7 billones de pesos adicional en sectores que generan mucho empleo en nuestra ciudad, estamos destinándole recursos a más construcción y acceso a vivienda popular, gran necesidad social pero que además genera mucho empleo en nuestra ciudad, a más construcción de vías locales, la plata que uno le meta a vías locales es poca porque el atraso de nuestra malla vial es enorme, a parques que no solo generan empleo sino felicidad, encuentro, salud mental, a subsidios diseñados para que empresas privadas del sector de telecomunicaciones, tecnología, programación, marketing digital, que también son sectores muy importantes de nuestra ciudad que además emplean muchos jóvenes, vinculen esperamos que vinculen a 50 mil jóvenes adicionales a los que teníamos previstos, no solamente con trabajo sino con formación que les permita prepararse mejor para ingresar y permanecer en esos sectores laborales y económicos.

Ese es de manera resumida, pero lo vamos a explicar componente por componente, el plan que queremos presentar hoy a nuestra ciudad, ponerlo desde ya en discusión y que radicaremos formalmente el 11 de junio en el Concejo de Bogotá.

Quiero empezar con decir que no nos enfrasquemos en tecnicismos ni discusiones, en estricto sentido técnico lo que ha estado dando el Distrito es un ingreso mínimo garantizado que es el primer peldaño para construir una renta básica en el sentido estricto del término como se considera en las ciencias económicas y sociales, pero la discusión no es por el nombre si no por la pertinencia y la necesidad. Con un esfuerzo enorme quiero recordar donde estábamos el año pasado cuando nos topamos con la pandemia y la gente no pudo salir a trabajar y les estábamos pidiendo que se quedaran en casa pero el 60% del empleo en nuestra ciudad es informal, y de ese más de la mitad es literalmente en calle y en rebusque, quien no pueda salir literalmente no puede comer, este ingreso mínimo garantizado, el primer peldaño de nuestra renta básica de la ciudad requiere idealmente de que tengamos focalizada e identificada a las familias en pobreza extrema, en esto hay que ser rigurosos porque son recursos públicos y escasos.

Lo primero que hemos hecho con el Gobierno Nacional es actualizar el Sisbén porque mucha gente nueva, muchas familias que no estaban en pobreza antes de la pandemia han caído en pobreza precisamente por la pandemia, entonces hemos tenido que hacer un esfuerzo constante de actualización e identificación de quienes son las personas y familias que están en pobreza y en qué nivel de pobreza si pobreza extrema, monetaria, o vulnerabilidad es decir por encima de la línea de pobreza pero muy cerquita.

Quiero reconocer el esfuerzo enorme al Departamento de Planeación Nacional por actualizar el Sisbén, enorme y extraordinario, que de la mano de nuestra Secretaría de Planeación que hace un gran esfuerzo todo el tiempo, y quiero decirle a todas las familias que no tengan temor de la actualización del Sisbén no es que por pasar de sisbén 3 a 4 vamos a dejar de atender a alguien que esté en pobreza, los vamos a atender a todos, no tengan temor por eso, actualicen su encuesta e información, tal vez cambiaron su residencia o teléfono, no saben lo urgente que es que tengamos actualizado su teléfono, si no tenemos actualizado su teléfono no podemos contactarlo, no podemos incorporarlo a la base maestra, no podemos bancarizarlo que es mucho más rápido y práctico para hacerle llegar esa platica mensual que necesita, sin embargo la realidad es que aunque hemos hecho un esfuerzo de bancarización como nunca en la historia de Bogotá, yo me posesioné en una ciudad a la que la Alcaldía Mayor de Bogotá tenía bancarizadas a 20 mil personas, le hacía transferencias a 20 mil personas en enero del año 2020, en un año identificamos, incorporamos a la base maestra y bancarizamos a más de 600 mil en un esfuerzo titánico, pero aún así siempre puede pasar que algunas personas están en pobreza, en el Sisbén, pero no están bancarizadas, por eso este programa va a incluir a toda persona que esté en pobreza extrema y en pobreza, es decir, en sisbén 4 a y b hasta el nivel C5, que incluye vulnerabilidad, no estrictamente pobreza pero muy cerquita, los va a incluir a todos.

Eso implica incrementar entre 150 mil hogares adicionales con esta inversión adicional para llegar a 950 mil hogares y vamos a tener varias modalidades: o están en la base maestra y están bancarizados entonces les vamos a hacer una transferencia, o si no están bancarizados aunque no estén en la base maestra entonces vamos a comprar mercados o bonos o tarjetas monedero para poderles entregar el equivalente por el mismo modo de manera tal que si no está bancarizado no sea un obstáculo, si está bancarizado mucho mejor pero si no está porque no tiene teléfono o no quiere nos vamos a asegurar de que le llegue; y la segunda innovación gracias a un esfuerzo técnico maravilloso de nuestra Secretaría de Planeación y nuestra Secretaría de Hacienda es que vamos a empezar a tener un criterio de progresividad porque no es lo mismo ser una familia en pobreza extrema de 5 personas a ser una de 3 personas en pobreza o ser una de vulnerabilidad de 2 o 3 personas, evidentemente las familias numerosas y en mayor nivel de pobreza necesitan un poquito más de monto en el aporte que las que están en menor pobreza o son de un tamaño menor, así que no solo es una ampliación de cobertura si no que además vamos a tener dos montos diferenciales, va a ser toda una tabla de montos progresivos para darle más al que está más en pobreza y tiene mayor número de integrantes, más bocas que alimentar, e irlo graduando a un nivel que está en menos pobreza o que tiene menos bocas que alimentar. Ese es básicamente la innovación que vamos a hacer al programa de renta básica, a este programa le estamos destinando de los 1.7 billones de pesos 347 mil millones este año para poder elevar la cobertura a casi un millón de familias, a 950 familias, que como no lo dijeron las encuestas del DANE entraron adicionalmente en pobreza en la ciudad de Bogotá.

No creo que haya una felicidad superior a tener un hijo o una hija, es una gran felicidad, muchos niños y familias con niños menores de 5 años han llegado a nuestra ciudad porque por muy difícil que esté la situación en Bogotá hay otras ciudades en nuestro país o en países vecinos que están mucho peor y vienen aquí a buscar una oportunidad. Bogotá ha incorporado al sistema educativo a través de la Secretaría de Educación a cerca de 47 mil niños que han llegado de Colombia o Venezuela para que ninguno se quede sin colegio o sin estudiar, pero tenemos un déficit en menores de 5 años. Más chiquitos que vienen a ser nuevos bogotanos pero tenemos que asegurar que puedan recibir su paquete de primera infancia completo, que implica su prejardin, jardin, atención integral, estimulación, atención psicosocial, y por supuesto su nutrición. Hemos adaptado la infraestructura para sacarle a cada metro cuadrado el mayor jugo posible, necesitamos al menos 30 mil cupos adicionales, ya teníamos 70 mil y eso que habíamos incrementado para este año pero no alcanzan tenemos que subir a 100 mil cupos de primera infancia, para asegurar que los chiquitos que han llegado a vivir a Bogotá reciban su paquete de primera infancia completo.

En las condiciones de la pandemia a veces lo hemos hecho presencialmente, tenemos el mismo paquete completo solo que en casa, pero muy pronto gracias a que hoy mismo empezamos la vacunación de todos los maestros, maestras, psicopedagogas de nuestros jardines del sector público de la ciudad empezamos hoy, quiere decir que para junio todos estarán vacunados y podrán con tranquilidad, bioseguridad, volver plenamente a la presencialidad, entonces queremos que nos empaten las cosas tener los cupos, los recursos, y que no solamente tengamos materiales de bioseguridad como ya los tenemos sino vacunación. A este componente de primera infancia le estamos destinando 400 millones de pesos adicionales del 1.7 billones de pesos para poder llevar el tope al 100% la capacidad de infraestructura y capacidad que tenemos en primera infancia ya instalada, que no nos falte personal ni nada logístico para poderlo usar a tope, vamos a pasar a de 70 mil a 100 mil niños menores de 5 años cubiertos en sus programas de primera infancia.

Quiero agradecerle a Angie que no solo nos acompaña en el video sino presencialmente por haber confiado en esta iniciativa y haberla aprovechado, está cursando tres cursos en la Universidad Nacional de Colombia, la mejor universidad de nuestro país. Angie y miles de jóvenes en nuestra ciudad terminan el bachillerato y tienen muchas dificultades, no solo económicas, para ingresar a la educación superior. Quiero decirles una cosa y seguramente es el secreto mejor guardado de Bogotá en este año y medio es la transformación profunda de la educación superior en Bogotá, quiero agradecerle profundamente a nuestra extraordinaria secretaria de Educación, Edna Bonilla, que ha superado todas las pruebas, desde el COVID, todas las pruebas, para liderar con una gran sapiencia, escucha y rigor, esa transformación, necesitamos que la educación desde la cuna y nunca para sea un ciclo de educación continua para la vida, que nos haga felices, buenos seres humanos, buenos ciudadanos, y que nos dé por supuesto todas las herramientas emocionales, sociales, intelectuales, para desarrollar nuestro máximo potencial.

 

En estos días de COVID uno tiene tiempo, leí un libro de 800 páginas, es extraordinario, de Hernando Gómez Buendía, de 200 años de historia, de la historia de Colombia desde la independencia hasta la pandemia, y Hernando hace una reflexión que me parece extraordinaria y es que el principal crimen social de Colombia es el increíble desperdicio de talento, cada vez que un ser humano no puede tener la nutrición para desarrollar plenamente su cerebro, la educación oportuna como la consagra la ley general de educación con sus tres grados de educación preescolar, jornada única, acceso a bilingüismo, a tecnología, a innovación pedagógica, o cuando no pueden acceder a educación superior para desarrollar lo que los hace felices y los emociona, o en este siglo XXI para cambiar de rumbo profesional, ingresar a nuevos campos, cada vez que un ser humano no puede hacer eso estamos desperdiciando una vida, y es a ese desperdicio social que debemos lograr cerrar todas las brechas en educación.

Estamos asignando aquí cerca de 100 mil millones de pesos adicionales al sector educación, este es el sector social que más inversión social recibe en Bogotá como debe ser, para que podamos llegar hasta 134 mil beneficiarios en diferentes programas de educación superior, desde programa de doble titulación y quiero agradecerle una vez más al mejor aliado que ha encontrado la Alcaldía Mayor de Bogotá en esta transformación de la educación que es al SENA y al director del SENA, que es un aliado enorme que no ha dicho que no a nada, que compremos nuevas máquinas, que tengamos más cupos, que abramos más cursos y a todo nos ha dicho que si cofinanciando con el Gobierno Nacional, pero también a las universidades públicas y privadas de nuestra ciudad que son las mejores del país y a las que al principio les dijimos algo que sonaba muy difícil de hacer y es tenemos que lograr que toda la educación en Bogotá sea más barata, más cortica, y más pertinente, de qué sirve gastarle tres o cinco años de la vida a algo en lo que no van a encontrar trabajo más adelante, es como una condena a la deuda y la frustración, y la revolución que están haciendo, literalmente si hay algo que está ocurriendo en Bogotá es una revolución educativa, porque todas las universidades que participan en Reto a la U, que nos ofrecen su calidad educativa, su mejor calidad educativa para nuestros jóvenes, están transformando sus programas para hacerlos más cortos, más económicos, más pertinentes, para que vayan conectados a formación laboral y en emprendimiento. De lejos la revolución social más importante de este cuatrienio es esa, y va a fructificar no solo para esta generación sino para las siguientes, y le va a dar a Bogotá la mejor calidad humana y profesional que necesita para la economía del siglo XXI y la ciudadanía del siglo XXI. A este propósito le estamos destinando entonces 100 mil millones de pesos adicionales para generar este año 30 mil cupos adicionales y llegar en total a 134 mil cupos adicionales a los diferentes mecanismos y ofertas de educación superior.

Así como la mayor revolución social silenciosa que está pasando en Bogotá es la de la educación, la mayor revolución social de la humanidad que está pasando desde hace algunos años es el cambio de rol de las mujeres en la sociedad, es su voz, empoderamiento, representación, la innovación que en todos los campos están trayendo las mujeres a la vida social, económica y política del mundo, es que alfin como lo estamos haciendo por primera en la historia de Bogotá la institucionalización de un sistema estatal de cuidado va a reemplazar a la carga de cuidado no remunerado que han tenido las mujeres sobre sus hombros, como la seguridad social de los pobres, a expensas de la pobreza de las mujeres para que de verdad las mujeres se releven de esa carga, se puedan formar, puedan trabajar y acceder a oportunidades. 

Todas las madres como lo decía hace un momento tienen la mayor felicidad de tener un hijo, y posiblemente su segunda mayor felicidad sea conseguir una casa propia, cerca del 60% de los hogares de nuestra ciudad y Colombia son de jefatura femenina y nuestro Plan de Rescate Social lo que hace es incrementar la inversión en 91 mil millones de pesos para que puedan más mujeres, no exclusivamente, pero sí fundamentalmente acceder a subsidios de vivienda nueva o de arrendamiento, si alguien necesita un buen lobista que recomiendo a nuestra secretaria del Hábitat, Nadya Rangel, cada minuto de reunión con Nadya le puede costar 10 mil millones de pesos porque lo convence de la increíble confianza y necesidad de su sector, de aporte que hace la construcción a la generación de empleo, del empeño en el que nos hemos propuesto y le quiero agradecer a Camacol y a todo el gremio de la construcción de nuestra ciudad, nos propusimos una meta increíble pero lo vamos a lograr y es duplicar el número de mujeres que trabajan en el sector de la construcción, este sector es maravilloso porque genera mucho empleo pero es empleo muy mascunilizado y las más afectadas por el desempleo son las mujeres entonces necesitamos que los sectores mejoren su capacidad de incorporar mujeres, de manera que esta es una plata para que mujeres accedan a arrendamiento, no estén en pagadiarios, es para sacarlas de pagadiarios o casas refugio mujeres que han sido agredidas, violentadas, que las llevamos como dice su nombre a casas refugio pero que un día necesitan un empleo, retomar su vida, necesitan apoyo psicosocial y al menos una opción de arrendamiento mientras pueden comprar, para eso es este programa, entonces es mucho más que adquirir una casa es adquirir dignidad, respeto, salir de la violencia contra las mujeres, adquirir autonomía económica, claro también es tener un techo para una familia y además generar empleo para nuestra ciudad.

Mujeres
Conla iniciativa<strong> ‘Mujeres que reverdecen’,</strong>un programa empleode emergencia para mujeres,se beneficiarán a más de <strong>5.000 mujeres</strong> con programas de capacitación, empleo y remuneración.Foto:Alcaldía Mayor de Bogotá.

 

Cuando necesiten a alguien que haga posible lo que parecía virtualmente posible llamen a Diana Rodríguez, nuestra secretaria de la Mujer, y si algún día amanecen tristes o sienten que la vida es difícil u oscura, llamen a nuestra secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, o a la directora del Jardín Botánico, Martha Perdomo, esas tres mujeres extraordinarias de nuestro equipo van a liderar este componente de nuestro Plan de Cambio y Rescate Social para Bogotá que tiene varias cosas en conjunto, tiene para mujeres y para jóvenes empleos de emergencia, la mayor máquina de inclusión social, inclusión productiva y generación de empleo de la ciudad no es la Alcaldía Mayor es el tejido empresarial bogotano, que es capaz de producir el 30% de la riqueza de Colombia, así de ese potencial es, teniendo el 15% de la población produce el doble de la riqueza, el tejido empresarial bogotano es una máquina de generación de oportunidades y empleo por eso necesitamos ponerlo con todos los cuidados porque la pandemia no se ha acabado a su máximo potencial, eso lo vamos a explicar el jueves, pero la situación es tan crítica, la situación de desempleo y de falta de oportunidades de mujeres y jóvenes es tan difícil en este momento que a la par que vamos reactivando a este sector que ha sido tan golpeado tenemos que hacer empleo de emergencia público a través de varios canales, aquí hemos mencionado en el video varios, tal vez el más bello es el de mujeres sembradoras, mujeres que se van a formar y aprender en jardinería, en siembra de árboles, en mantenimiento de zonas verdes, en siembra y mantenimiento de huertas urbanas, en planeamiento y siembra de bosques urbanos que es lo que más nos ha pedido nuestra concejal Mafe Rojas y muchos otros, en todas esas actividades, pero también en otras labores que se van a certificar para poder tener empleo de emergencia. Le quiero agradecer en este caso no solo a nuestras tres extraordinarias mujeres del gabinete de Bogotá y al programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo que creyó en este programa y nos está haciendo un aporte, una cofinanciación, para poder ampliar de mil mujeres sembradoras que teníamos inicialmente a cinco mil mujeres este año, como una de las opciones de empleo de emergencia público para mujeres en Bogotá, con una inversión de 19 mil millones de pesos adicionales para un total de 33 mil millones de pesos en todas las iniciativas de formación para mujeres.

Voy a hablar primero de RETO y el otro que es empleo de emergencia para jóvenes, son dos cosas distintas. Ustedes saben que hemos honrado un propósito y es que a Bogotá se entre por talento y no por palanca y una parte muy importante de jóvenes, mujeres, personas LGBTI, personas de diferentes etnias, han entrado de manera meritocrática y competitiva a trabajar a contratos que el Distrito requiere en sus diferentes entidades, pero adicional a esto es tal el nivel de desempleo de nuestros jóvenes que vamos a tener dos iniciativas adicionales: una es retorno a las oportunidades, y es para jóvenes que no solo están en pobreza sino en altísimo riesgo y vulnerabilidad social, jóvenes que pueden caer en pobreza extrema, en pandillaje, en drogadicción y perder el rumbo y los mejores años de su vida, tienen una extrema vulnerabilidad, el programa RETO es para esos jóvenes fundamentalmente, para el joven que ha sido violentado o agredido, que no ve las oportunidades, que casi siempre ha desertado del sistema escolar, con este llevamos a un total de 15 mil beneficiarios adicionales que incluye atención psicosocial, atención en salud mental, o en superación de adicciones lo incluye, que incluye una transferencia condicionada a que se cuide y también una oferta de formación y de empleo temporal de emergencia, esperamos pasar hasta a 15 mil beneficiarios con una inversión adicional a la que tenía el programa que era de 3.500 cupos y ahora pasará a 15 mil beneficiarios con una inversión adicional de 36.264 millones de pesos.

Después de renta básica que tiene una destinación de 350 mil millones de pesos de estos 1.7 billones de pesos, este programa de generación de empleo con el sector privado, esa es la diferencia de RETO que es con generación de empleo público, esta es con el sector privado, es poner formación y subsidio al enganche y al empleo de jóvenes en el sector privado, este programa de empleo para mujeres y jóvenes es la segunda mayor asignación del programa de Cambio y Rescate Social que estamos proponiendo, son 205 mil millones de pesos para generar casi 60 mil empleos adicionales a los 100 mil que la inversión que ya teníamos prevista este año está en efecto produciendo, es ambicioso, y aquí tenemos un gran aliado, muchos aliados que nos ayudan a hacer esto posible, fácil, rápido y directo, además de las de las empresas que están aplicando para tener a jóvenes y mujeres en sus empresas las cajas de compensación de nuestra ciudad son grandes aliadas que nos ayudan a hacer la formación y a hacer la colocación de esos trabajos, un encuentro de oferta y demanda en nuestra ciudad. Ojalá el Gobierno Nacional logre hacer la financiación para el subsidio que anunció para la empleabilidad de jóvenes porque si sumamos este subsidio que va a dar el Distrito con el de la Nación, podemos cubrir hasta el 75% del subsidio del salario de enganche de un joven, eso es muy importante cierto sector de la economía y para asegurar la empleabilidad de personas jóvenes, o en su defecto para ampliar cobertura aún con un subsidio un poco menor, cada sector tiene sus especificidades. y también es una puesta extraordinaria para generar 24 mil nuevos empleos para mujeres, algunas de ellas mujeres jóvenes o de cualquier edad que podrán entrar a empresas a través de estos subsidios o también mujeres emprendedoras, son mujeres que tienen micronegocios, mujeres que venden empanadas, ensaladas de frutas, que hacen confecciones desde su casa, o que necesitan trabajar desde su casa. Esa es la transición porque hay mujeres que van a poder salir de sus casas a trabajar pero hay otras que aún no pueden, tienen que cuidar a alguien, necesitan formación, pero necesitan comer, apoyarlas con estos empleos que pueden hacer desde su casa. Serán 24 mil mujeres en total, el componente de mujeres tiene 44.500 millones de pesos, mientras el componente de jóvenes tiene 159 mil millones de pesos, cerca de 205 mil millones de pesos como el segundo mayor destino de inversión que tiene este Rescate Social y así debe ser. Lo primero es que nadie pase hambre porque la pobreza extrema no es un tecnisismo, es pasar hambre por eso subir en 350 mil hogares la renta básica es el primer mayor destino de inversión y el segundo es este de empleo para mujeres y jóvenes.