'Imaginando y Animando’, el proyecto que puso en movimiento la creatividad de niñas y niños

Lee antes de compartir:
10•Mar•2013
Publicado por: Javier Cortés
10•Mar•2013
Publicado por: Javier Cortés

Un grupo de 35 niñas y niños de la Escuela Rural Olarte de Usme aprendieron la técnica stop-motion, para dar vida a historias creadas a partir de muñecos de plastilina y papel.

La historia de una paleta de Usme que viaja al mar y al llegar se derrite, o la de una Iguana que come tantas moscas que logra levantar vuelo, no son los guiones que la gente acostumbra ver en la televisión, pero sí algunas de las historias que un grupo de niños y niñas de la Escuela Rural Olarte de Usme decidieron crear y animar para poner en la pantalla.

Se trata del grupo de estudiantes del proyecto ‘Imaginando y Animando’, una iniciativa que propuso nuevas alternativas para el uso del tiempo libre, mezclando las artes plásticas, la música, la oralidad y la escritura en productos audiovisuales pensados y creados por los ellos mismos.

Las historias, que plasman la cotidianidad o la imaginación de los niños y niñas, toman vida gracias a la técnica stop-motion la cual puede generar movimientos en video a partir de imágenes fijas (fotografías) dispuestas en escenarios o maquetas.

“Mi idea la hicimos con mi mamá, y yo quise con el helado que viaja a Santa Marta representar donde está mi papá, entonces creamos la historia tomando fotos y haciendo los muñecos en plastilina” (…) “Hicimos los planos, una profesora nos trajo el tren en el que el helado se iba para Santa Marta y fue muy lindo participar en esa película”, expresan Sara Toloza y Diana Vanegas, dos de las creadoras de ‘Sueño Helado’.

Al mejor estilo de las grandes producciones
Lo más importante para hacer parte de este proyecto es la idea que cada uno de los estudiantes lleva en su cabeza, a partir de ahí se inicia la creación de un guión, diseño de personajes en plastilina o papel, escenografías, y finalmente la animación,

“Nosotros queríamos que los niños pasaran de ser agentes pasivos, a ser creadores de sus propios proyectos, de sus propios muñecos y generar nuevos espacios para el aprovechamiento del tiempo libre”, explicó el profesor Jorge Garzón, uno de los pioneros de ‘Imaginando y Animando’.

Al mejor estilo de las grandes producciones, cada historia contó con un director, un encargado de fotografía, un diseñador de escenografía y un coordinador de animación, lo que dio un rol vital a cada uno de los 35 niños y niñas que hacen parte del proyecto.

“Primero comenzamos con papeles, con hojas y luego dijimos que hiciéramos una película, luego empezamos a hacer el cuerpo de los muñecos, el guión, a tomar las fotografías y a revisar cómo iban las historias”, expresó Deisy Palacios, directora de ‘Angelitas’.

Según la docente Luisa Fernanda Rueda, a través de este proyecto se está fortaleciendo la criticidad de los estudiantes al ver productos audiovisuales, su capacidad de análisis y la opinión que ellos pueden tener sobre los dibujos animados.

El proyecto ‘Imaginando y Animando’ ha tenido tal éxito que muchos de estos pequeños/as “nuevos cineastas” están proponiendo desde ya la creación de novelas y películas más largas y con contenidos más complejos.