Conoce la historia de 'Casa Nido', una huerta comunitaria en Bogotá

La huerta 'Casa Nido' brinda espacios de bienestar que son vitales para el desarrollo humano integral. Foto: Archivo Personal. La huerta 'Casa Nido' brinda espacios de bienestar que son vitales para el desarrollo humano integral. Foto: Archivo Personal.
Publicado:
6
Jun
2021
Escucha la noticia

Chuli, Dani, Caracola, Aleja, Nico, Yiki, Andrés, Chito, Lau, Amelia, Simón, y Lua son algunos de los integrantes del equipo ‘Casa Nido’. Un proyecto que se convirtió en una huerta comunitaria hace dos años y medio en la localidad de Barrios Unidos.

Foto: Archivo personal
Integrantes del equipo ‘Casa Nido’. Foto: Archivo Personal.

“Somos un equipo que desde sus virtudes y cualidades está lleno de porvenir, de entusiasmo, espíritu creativo, solidario, cooperante, persistente y dispuesto a construir un mundo mejor desde el cuidado a las plantas, al otro, y a todos los seres vivos”, asegura Julian Ruiz, huertero.

Julián en entrevista con Portal Bogotá nos contó un poco de la historia de la huerta que tiene con sus amigos, como es el proceso para crearla y como ha sido su paso por la Red de Creadores de la Secretaría de Cultura.

Foto: Archivo personal
Huerta ‘Casa Nido’. Foto: Archivo Personal.

¿Cómo nació esta iniciativa de crear la huerta comunitaria 'Casa Nido'?

Nació como respuesta de varias preguntas, entre ellas…  ¿Qué vamos a hacer con todos nuestros residuos orgánicos de cada una de nuestras casas?, ¿De dónde viene todo lo que comemos?, ¿Cómo crece?, ¿Cómo es la semilla de la lechuga o del coliflor?, ¿Qué es un abono orgánico?, ¿Cómo incidir en los hábitos alimenticios de nuestras familias y nosotros Casa Nido?.

Cada pregunta se volvió entonces un punto en el mapa, y allí nació el lombricompostaje, los guacales para recibir el abono, el abono que contiene las semillas, las semillas que se convierten en cosecha y cosechas que vuelvan a sembrarse y así la huerta fue tomando forma y sentido. Asi mismo resaltamos que varios de los integrantes, tenían experiencias en agricultura urbana, agricultura familiar, bioconstrucción y procesos artísticos, los cuales fueron esenciales para la creación de la huerta Casa Nido. 

Foto: Archivo personal
Huerta comunitaria. Foto: Archivo Personal.

¿Por qué el nombre Casa Nido?

El nombre nació por las aves, ya que una de sus características es el nido. Lugar donde nacen, crecen, y se alimentan. Desde pequeñas después de quebrar su cascarón, duran un buen tiempo fortaleciéndose en el nido mientras aprenden a alzar vuelo por sí solas. Por ello, para nosotros Casa Nido es ese primer lugar en el que entre todos nos apoyamos, nos alimentamos, nos vemos crecer y aprendemos mutuamente. 

¿Qué significan las huertas para ti?

Como los jardines, como los bosques, como la selva, como el páramo, que son vitales para nuestro bienestar, para mí eso es el huerto, el corazón, la inspiración y tranquilidad de un hogar. Significan creatividad, persistencia, atención plena, encuentro, pluralidad, un ecosistema lleno de vida. 

Foto: Archivo personal
Coliflor. Foto: Archivo Personal.

¿Es muy difícil crear una huerta?

Quizás lo difícil es mantenerla, darle continuidad a que las flores no sean de solo un día. Para ello es necesario pensar desde el inicio, el tiempo que uno quiera dedicarle, los requerimientos hídricos, la proveniencia de las semillas y la disposición del abono. Al contrario, es mejor destacar lo fácil de un huerto, y allí lo lindo es: tener una hojita fresca para la ensalada, asombrarse por como brota una semilla, saborear las flores, transformar un espacio gris a un lugar lleno de colores, sabores, formas, texturas y olores. Despues de un tiempo crear y mantener un huerto se vuelve un hábito.

¿Cómo es el proceso para crearla?

  1. Tener la curiosidad de descubrir y aprender algo nuevo.
  2. Identificar materiales que se pueden reutilizar. 
  3. Disponer de un espacio.
  4. Estudiar las condiciones de clima, sol, agua, viento, y sustratos.
  5. Tener claro que se quiere sembrar.
  6. Ubicar aliados estratégicos (amigos, vecinos, instituciones, colectivos, agrupaciones)
  7. Documentarse frente a las plagas.
  8. Disponer de una bio fábrica, donde se puedan ubicar semillas, abonos, lixiviados, purines.
  9. Llevar registro de lo que se ha sembrado.
  10. Hablar con las plantitas es un lindo secreto.
Foto: Archivo personal
Huerta comunitaria. Foto: Archivo Personal.

¿Cómo conociste la Red de Creadores de la Secretaría de Cultura y porque te interesaste en esta iniciativa?

Conocimos la Red por medio de un taller que nos facilitaron dos funcionarias del Distrito, taller que nos permitió  identificar nuestra calidad de creadores y además conocer la ventajas de pertenecer a una Red a Nivel local y Distrital, en la que podemos estar más enterados de las propuestas culturales y artísticas de los estímulos e iniciativas del distrito, y tambien de la oferta y demanda del sector. Permanecer en la red nos ha permitido estar actualizados con información vigente y noticias de interés de nuestra agrupación.  

¿Qué aportes le hace la huerta Nido a la ciudad?

A nivel de ciudad, comienza a enriquecer los paisajes urbanos, también se vuelve una evidencia de que este tipo de iniciativas si son posibles en una casa, que tener acceso a una alimentación limpia no es difícil. También se vuelve un acto pedagógico mantener un huerto porque permite transferir este tipo de prácticas a las vecindades, que si bien este huerto queda en una propiedad privada, tiene su sentido comunitario desde sus acciones educativas con sus cercanos, con sus allegados y su comunidad inmediata.

El aporte de Casa Nido al barrio, a su localidad, ciudad y país, consiste desde el ejemplo y desde la inspiración, como pretexto a que estos espacios de bienestar son vitales para el desarrollo humano integral. 

¿Cómo puede la ciudadanía participar en esta iniciativa o visitar la huerta?

Pueden escribirnos a este correo nido.ecultural@gmail.com 
O contactarnos a este celular +57 312 48 02 736 . También estamos en instagram @casa.elnido

Finalmente, Julián le envía un mensaje a todos los bogotanos en el Día Mundial del Medio Ambiente.