Miniserie Calma: Una estrategia cultural para ver de otra forma la masculinidad

La miniserie se compone de varios episodios que cuentan la historia de cuatro hombres en diferentes situaciones durante seis capítulos. Foto: Secretaría de Cultura. La miniserie se compone de varios episodios que cuentan la historia de cuatro hombres en diferentes situaciones durante seis capítulos. Foto: Secretaría de Cultura.
Publicado:
10
Oct
2021
Escucha la noticia

La 'Miniserie Calma' es uno de los nuevos beneficios que trae en su relanzamiento la línea de escucha y acompañamiento psicoeducativo para hombres en Bogotá de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte (SCRD) con el fin de contribuir en la transformación de las masculinidades en la ciudad.

Es importante decir que la Línea Calma es una estrategia de cambio cultural y comportamental que tiene una orientación para trabajar con los hombres en sus emociones y para prevenir violencias de género. En la miniserie encontraremos varios episodios que cuentan la historia de cuatro hombres en diferentes situaciones durante seis capítulos. Este trabajo audiovisual fue filmado con varios de los mejores actores del país.

"La Línea Calma se lanzó con una dimensión de atención y orientación emocional, pero dado que esta es una estrategia de cambio cultural y comportamental, sabemos y uno de nuestros propósitos es lograr cambios a nivel colectivo y a nivel narrativo para que eso que se esta impulsando en la Línea tenga un corelato a nivel de ciudad y logré generar cambios en la forma en la que pensamos a masculinidad", afirmó María Fernanda Cepeda, Líder de Género y diversidad de la subsecretaría de Cultura Ciudadana de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.

Por lo anterior, se entendió que no es suficiente tener una atención individual con los hombres sino que se tiene que acompañar y complementar ese tipo de esfuerzos con otros de la mano de los productos culturales que permitan mostrar otras formas distintas de masculinidad, de ser hombres y sobre todo de hacer uso de la Línea.

"La miniserie nació con el propósito de acompañar y generar este cambio de narrativas entorno a como los hombres por un lado cambian la forma en la que hablan en sus grupos de amigos en la manera en la que se regulan, en la manera en la que se atreven a romper los estereotipos del machismo y mutuamente cooperan y se ayudan para ejercer otra forma de masculinidad. La idea también es que a través de este dispositivo de la miniserie se pueda dar a conocer la Línea", aseguró Cepeda.

El primer capitulo es la historia de Marco, un hombre que se ha permitido desaprender los mandatos de la masculinidad y el machismo. Que tiene una vida basada en la horizontalidad con su pareja, que ha aprendido otras formas de expresión de la masculinidad y que se encuentra conflictuado porque constantemente encuentra que sus amigos en aras de mostrar su hombría y de seguir las dinámicas del machismo entorno a las ideas de la sexualidad activa realizan acciones que van en contra de sus pensamientos y no sabe como proponer otra forma distinta de llevar a cabo esa relación.

Marco entra a frustrarse pero finalmente habla con sus amigos y les propone otra forma de relacionamiento y no solo eso si no también los invita a ejercer una regulación frente a esos comportamientos machistas.

"Lo que tiende a ocurrir con los grupos de amigos, es que se da como un silencio, se da una complicidad o si no hay complicidad por lo menos no se habla de eso y muchos hombres se quedan callados frente a violencias que ejercen sus amigos. En este caso es una violencia simbólica frente a una mujer porque se esta compartiendo unas fotografías que ella se había tomado en la intimidad y que había hecho un acuerdo con su pareja y ella no sabe que se esta compartiendo esa información. Entonces allí se está dando una violencia simbólica de parte del grupo de amigos y lo que se ve inicialmente es una complicidad por parte de ellos", comenta María Fernanda.

Gracias a la regulación que hace Marco, gracias a que se atreve a hablar y que plantea una forma distinta de relacionarse y de abogar por los derechos que se le están vulnerando a esta mujer a su intimidad y a su privacidad logra cambiar ese comportamiento y también les propone que encuentren otra forma de establecer su relación de amigos y se permitan hablar de sus emociones, se permitan conocerse mejor. La moraleja de este capítulo es que este grupo de amigos ya deja de hablar solamente desde el punto de vista del machismo y de estas prácticas y empieza a conocerse mejor.

Por otro lado, el sexto y último capítulo cuenta la historia de Eduardo, un hombre que toda su vida ha sido violento, fue criado violentamente por su padre, vio a su padre violentar a su madre, sufrió la violencia de su padre el mismo y se creo en un contexto donde los hombres deben demostrar constantemente que son hombres fuertes.

Esta forma de relacionamiento emocional y estos comportamientos logran que la familia de Eduardo, su esposa y su hijo lo abandonen, se divorcia de ella por violencia tanto de pareja como violencia intrafamiliar y lo encontramos en el capítulo viviendo una vida de divorciado y lo que vemos a su al rededor es que es una vida desorganizada, dejada y el esta muy empeñado en la idea de que seguramente la culpa del divorcio no es de él es de su pareja.

"El conflicto llega el punto llega que su hijo esta reproduciendo estos comportamientos, esta cadena de violencia y esta entrando a hacer lo mismo que le paso a su padre en la infancia y en su juventud, que es llegar al maltrato y a la violencia. Ahí nuevamente vemos que el papel de los amigos como grupos de referencia de él en lugar de reproducir las ideas de que toca ser un machito, en lugar de seguir el guion del machismo rompen eso y lo que le dicen es: Usted tiene un problema de rabia, usted tiene un problema de ira, usted tiene que pedir ayuda", indica Cepeda.

Lo que buscan estos dos capítulos es mostrar que es un proceso largo. Eduardo entra en un programa psicoeducativo y es lentamente cuando ya empieza a entender el daño que ha hecho y empieza a adquirir las herramientas comunicativas para expresarle a su hijo y a su exesposa su arrepentimiento, se da cuenta de lo que les hizo y empieza a sanar, empieza a pedir perdón y empieza a cortar esa relación tan cercana con la violencia. Al punto en que logra finalmente hablar con su hijo y recomendarle y decirle que no puede seguir por el mismo camino y que él también tiene la oportunidad de saldar ese dolor y abandonar la violencia.

"La Serie ha tenido un impacto muy bueno en redes sociales, más de 100.000 personas han visto la serie y esto se ha visto reflejado en la Línea Calma en que por ejemplo a la fecha la Línea en este mes que llevamos de operación, la Línea ya va por las 400 llamadas de hombres. No obstante es importante decir que debemos seguir haciendo un trabajo de divulgación porque esto debe ser masivo y tenemos que poder lograr llegar la mayor cantidad de hombres en la ciudad entonces es un trabajo que todavía esta en proceso, estamos también entrando a identificar si las llamadas que entran vienen de la miniserie, esto lo estamos haciendo actualmente", indicó María Fernanda Cepeda, Líder de Género y diversidad de la subsecretaría de Cultura Ciudadana de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.

Calma, es la primera miniserie de entretenimiento educativo sobre masculinidades corresponsables, no violentas y cuidadoras en el país. Se espera lanzar una segunda temporada por la acogida que ha tenido.

Finalmente, María Fernanda envía un mensaje a todos los hombres que se encuentran en alguna de estas situaciones y los invita a ver la serie y a animarse a llamar a la Línea.

Llama al 018000423614 y conoce los nuevos beneficios de la Línea Calma 

  • Se extenderán los horarios de atención y el número de personas que integran el equipo de trabajo. Se recibirán llamadas los domingos (entre las 2:00 y las 10:30 p.m.) y se ampliará el horario de lunes a viernes, para atender las llamadas que ingresen entre las 8:00 p.m. y las 10:30 p.m., así como el horario de los sábados para atender la necesidad de los usuarios de 2:00 p.m. a 10:30 p.m.

  • Se ampliará el acompañamiento psicoeducativo a casos que ingresen a la línea por duelo amoroso y no se prestará solamente a quienes asisten por situaciones vinculadas a la violencia de pareja.

  • Como parte del acompañamiento psicoeducativo, se brindarán servicios de atención presencial para aquellos hombres que, por distintas razones, no puedan acceder a las sesiones de videollamadas. En dichos espacios se generarán momentos de discusión grupal o “círculos de la palabra” para los hombres que quieran darle continuidad a su proceso de cambio y que se encuentren interesados en participar de redes de apoyo conformadas con otros hombres.

  • Se establecerá un puente con la Escuela de Cuidado para Hombres que lanzará la Subsecretaría de Cultura Ciudadana para que los hombres que así lo deseen puedan tener espacios de formación en distintas áreas del cuidado, incluyendo cuidado emocional, de la salud y de las relaciones con otras personas en el espacio privado y en el espacio público.

  • Se ampliará el número de sesiones psicoeducativas a las que pueden tener acceso los usuarios, dependiendo de su voluntad y del criterio profesional de quien realiza la atención.