Abecé del Rescate Social y Económico aprobado por el Concejo de Bogotá

Imagen El proyecto aprobado solo incluye los recursos que serán ejecutados en el año 2021. Imagen: Prensa Hacienda Bogotá.
Publicado:
20
Ago
2021
Escucha la noticia

El Concejo de Bogotá aprobó ese jueves 19 de agosto el proyecto de acuerdo 265 de 2021, a través del cual se destinan los recursos para el Plan de Rescate Social y Económico propuesto por la alcaldesa Claudia López, que propuso $770.000 millones para un paquete social y  $1,1 billones para un paquete económico. Esta noticia es muy importante para los bogotanos porque será determinante en el rumbo que tome la ciudad después de enfrentar la pandemia por el COVID-19.

En este abecé, están explicados en detalle los destinos de estos recursos:

1. ¿En qué consiste el proyecto presentado al Concejo de Bogotá?

El proyecto de acuerdo presentado al Concejo es una adición presupuestal por 1,9 billones de pesos con dos componentes principales: a) recursos para la ejecución de la primera parte del Plan de Rescate Social por 770 mil millones (de un total de 1,8 billones de pesos, el resto de los cuales será programado para ejecución en 2022), y b) recursos por 1,1 billones de pesos para garantizar el funcionamiento del sistema de transporte público, cuyos ingresos han caído drásticamente como consecuencia de la emergencia COVID y de las medidas implementadas para controlar la pandemia.

RSE 1

También se incluyen 15 mil millones de pesos para atender la gestión y las necesidades específicas de varias entidades del Distrito (Secretaría Distrital de Cultura, Catastro, Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal —IDPAC—, Atenea, Contraloría, Personería y el Fondo Cuenta del Concejo).

2. ¿Es lo mismo el proyecto presentado al Concejo que el plan de rescate anunciado por la alcaldesa anteriormente?

El Plan de Rescate anunciado por la alcaldesa es un plan para ser ejecutado entre 2021 y 2022. El proyecto de adición presentado al Concejo incluye solamente los recursos del Plan de Rescate que van a ser ejecutados en 2021, no los que van a ser ejecutados en 2022.

Rescate social

1. ¿Cómo se distribuye la inversión del componente de rescate social que se quiere ejecutar en la vigencia 2021? 

El paquete social propuesto para 2021 incluye los 770 mil millones de pesos que se presentaron al Concejo, distribuidos de esta manera: 389 mil millones de pesos en transferencias monetarias a hogares pobres y vulnerables; 114 mil millones para programas de educación, empleo y generación de ingresos de jóvenes y mujeres; 92 mil millones para subsidios de vivienda; 41 mil millones para atención a primera infancia; 33 mil millones para el mejoramiento de malla vial y espacio público en barrios de la ciudad; y 100 mil millones al Fondo Financiero Distrital de Salud, para apoyar a las subredes del sistema (ampliamente afectado por el COVID).

2. ¿Qué inversiones se dejarán para 2022?

1,03 billones de pesos distribuidos de la siguiente forma: 364 mil millones para educación; 169 mil millones en empleo y generación de ingresos para jóvenes y mujeres; y 503 mil millones para obras de infraestructura en mejoramiento y mantenimiento de malla vial local, parques, centros de desarrollo comunitarios e infraestructura cultural, entre otros.

3. ¿Por qué esas inversiones no se incluyeron en el proyecto de acuerdo presentado al Concejo?

Porque corresponden a proyectos que no alcanzarían a ejecutarse este año, ya que requieren estudios, diseños y/o procesos contractuales que no se alcanzan a completar ni a implementar en 2021. 

4. ¿Qué impacto se busca lograr con los recursos del rescate social para 2021?

El impacto esperado con la ejecución de los 770 mil millones de pesos del paquete de rescate social incluidos en el proyecto de acuerdo se refleja, entre otros, en los siguientes temas:

RSE 3

5. ¿Qué se busca con el Plan de Rescate Social?

La prioridad es, a partir de este año, implementar acciones necesarias para generar empleo y mejorar los ingresos de las familias en estado de pobreza y vulnerabilidad en Bogotá, resultado de la pandemia. Garantizar, entre este año y el entrante, presupuesto para ejecutar más recursos que nos permitan fortalecer programas de generación de empleo a mujeres y jóvenes, educación de calidad para todos, ingreso social para familias en pobreza y vulnerabilidad, fortalecimiento de la red pública afectada por la pandemia (salud) y subsidios de vivienda, principalmente.

Garantía de operación del sistema de transporte público

1. ¿Por qué se incluyeron 1,1 billones de pesos para el Fondo de Estabilización Tarifaria (FET)?

Para garantizar la operación del sistema de transporte en Bogotá, en lo que resta del año. Los ingresos del sistema han sido duramente afectados por la menor utilización del transporte público, por los efectos de la pandemia y por las medidas implementadas para reducir los contagios. Hoy, este fondo solo cuenta con recursos para cubrir el primer semestre. Con esta adición, la Administración distrital podrá asegurar en lo que resta año la movilidad que la ciudad necesita para avanzar en la reactivación económica y en el rescate social.

2. ¿Por qué se plantea el uso de recursos de crédito para cubrir gastos recurrentes como el déficit del sistema de transporte público?

Los recursos que se solicitan no son para cubrir el déficit en la operación normal del sistema, sino que están asociados directamente con los efectos de la pandemia que ha golpeado a todas las ciudades del mundo.

RSE 4

3. ¿Por qué el peso del transporte público en esta propuesta?

No es posible pensar en reactivación económica, generación de empleo y rescate social sin garantizar el funcionamiento del sistema de transporte público. La parálisis del transporte público golpearía principalmente a la población de ingresos bajos, que es la que más utiliza este sistema como medio de transporte:

• El 87% de los viajes corresponde a personas de estratos 1, 2 y 3, que usan el transporte público para movilizarse a sus lugares de trabajo y estudio.

• El 72% de los viajes en la ciudad se realizan para trabajar, estudiar o recibir atención en salud.

4. ¿Cuál es el déficit del sistema  de transporte público ocasionado por la emergencia COVID-19?

Desde el inicio de la pandemia hasta la fecha (16 meses), el déficit del sistema de transporte público en Bogotá generado por la emergencia COVID es de 2,2 billones de pesos distribuidos en 972 mil millones, en 2020, y 1,24 billones, en 2021. La Administración viene trabajando en garantizar la continuidad del servicio, que es fundamental para el rescate social y económico de la ciudad, y por eso con el Gobierno nacional se está buscando la financiación del 50% de dicho déficit, que en el actual proyecto de acuerdo se pretende cubrir con 1,1 billones para 2021. En este momento es nuestro deber garantizar recursos propios, y no contamos con los de la Nación hasta que estén aprobados y disponibles.

5. ¿Otras ciudades han tenido que invertir recursos para cubrir los déficits generados por la pandemia en los sistemas de transporte público?

Se han requerido cuantiosos recursos para cubrir los déficits generados por la emergencia COVID en los sistemas de transporte de las principales ciudades del mundo, como Nueva York, Paris, Barcelona, Londres, varias ciudades españolas y también las colombianas.

Fuentes de financiación

1. ¿Cuáles son las fuentes de financiación de este proyecto?

El proyecto está soportado en recursos totales por 1,9 billones de pesos, provenientes de las siguientes fuentes:

• Cupo: corresponde a la priorización de montos que iban a ser destinados a otros fines y sectores, a fin de concentrar esos recursos disponibles únicamente en el rescate social y económico de la ciudad en 2021.

• Recursos del balance: son aquellos disponibles (que provienen del balance) para 2021, es decir, los recursos ya existentes en la Dirección Distrital de Tesorería, por el buen manejo financiero de la ciudad y los mayores recursos por dividendos del Grupo de Energía de Bogotá, ya aprobados en asamblea.

• Otros Distrito: hablamos de recursos corrientes que se encontraban, una parte, en la Secretaría de Desarrollo Económico, para gastos en arrendamiento que ya no serán requeridos, y recursos para el funcionamiento de la nueva entidad Agencia Distrital para la Educación Superior, la Ciencia y la Tecnología ‘Atenea’, que estaban separados en la Secretaría Distrital de Hacienda.

Estampilla Procultura: se trata del balance de recaudo por dicha estampilla, que se destina a la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte y se dirige finalmente a los gestores culturales.

• Administrados: son recursos para el Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal –IDPAC–, provenientes de excedentes de 2020 de recursos administrados, es decir, recursos generados por dicha entidad.

2. ¿Cuál es el costo fiscal del proyecto?

La propuesta aprobada en el Concejo no genera impacto fiscal porque está basada en el presupuesto de este año y abarca “recursos ya existentes en la Dirección Distrital de Tesorería; mayores recursos por dividendos del Grupo de Energía de Bogotá, ya aprobados en asamblea, y recursos del cupo de deuda del Acuerdo Distrital 781 de 2020”. De hecho, conscientes de la difícil situación que atraviesa la ciudad, estamos pidiendo autorización al Concejo de Bogotá para reasignar recursos ya aprobados de cara a cuidar a las familias más afectadas por la pandemia.

Beneficios tributarios y no tributarios

1. En materia tributaria y no tributaria, ¿algún beneficio para destacar?

Si. La propuesta aprobada incluye beneficios para deudores de obligaciones tributarias y no tributarias.

• Los deudores de obligaciones tributarias en mora, causadas desde el 12 de marzo hasta la fecha de publicación del Acuerdo, y que sean pagadas a más tardar el 15 de diciembre próximo, tendrán un descuento del 100% de intereses.

• El proyecto beneficia deudores de obligaciones no tributarias en mora, causadas desde el 12 de marzo de 2020 hasta la fecha de publicación del Acuerdo y que sean pagadas a más tardar el 15 de diciembre próximo, con un descuento del 60% del capital –pagando el 40% restante- y 100% de intereses.

• Los deudores que hayan suscrito acuerdos de pago y que se encuentren en mora durante el mismo lapso, quedarán exonerados de los intereses y sanciones causados, a partir de la publicación del Acuerdo y hasta el 15 de diciembre de 2021.

RSE 2

Uso actual del cupo de endeudamiento

1. ¿Es cierto que no se ha firmado aún el primer crédito?

Tener disponibilidad de crédito implica responsabilidad y sensatez. No se trata de endeudarse por endeudarse. Hemos sido cuidadosos con el manejo de los recursos. Las obras avanzan. Usamos los recursos que tenemos disponibles, y solo haremos efectiva la contratación del crédito cuando la disponibilidad del flujo de caja así lo indique.

Es importante tener en cuenta que el monto aprobado del cupo se distribuye en los presupuestos de las entidades ejecutoras que avanzan con sus procesos contractuales y que los pagos derivados de estos contratos son los que determinan la exigencia o no de liquidez. La caja puede ir atendiendo los pagos y después, sí, puede celebrar las operaciones necesarias de crédito cuando el flujo de caja lo indique.

Se deben separar los temas: uno es la apropiación y ejecución del cupo en obras reales que, en varios casos, abarcan más de una vigencia presupuestal y, el otro, la contratación y los desembolsos de crédito, de acuerdo con la necesidad de caja, para atender los pagos de esos contratos hechos con la fuente de cupo. Hoy el saldo de la caja nos permite atender los requerimientos de pagos sin tener que pagar intereses de deuda tan pronto.

2. ¿Cuál es la ejecución de ese cupo?

Son varias las entidades del Distrito que han establecido compromisos presupuestales por esa vía, los cuales suman en la actualidad cerca de un billón de pesos que, al 31 de diciembre de este año, llegarán a 7,1 billones sumando la presente adición y los compromisos de vigencias futuras establecidos a la fecha.

Los pagos derivados de esos compromisos se van atendiendo con el saldo de liquidez de la caja y, en la medida en que esta disminuya, se tomarán las operaciones de crédito. En consecuencia, no tiene sentido salir a contratar ya los empréstitos y pagar intereses, teniendo recursos en la caja.