“Nos imaginamos algo que no existe”: gerente del Bronx Distrito Creativo

Mujer de cabello corto y rojizo posa vestida de camisa de jean y bufanda. Detrás se aprecia una fachada clásica pintada de blanco.

Ramírez espera que la próxima administración reconozca la importancia de este proyecto y le dé continuidad.

Lee antes de compartir:
06 • Jun • 2019
Publicado por: Redacción Portal Bogotá
06 • Jun • 2019
Publicado por: Redacción Portal Bogotá

Haber sido convocada a gerenciar un proyecto como Bronx Distrito Creativo es, sin dudarlo, uno de los mayores privilegios de mi carrera. Ahora, que se cumplen tres años de esa intervención, me siento orgullosa de reportar avances y de saber que estamos empezando a escribir la historia de transformación del centro de Bogotá.

Cuando mi equipo y yo recibimos este proyecto tuvimos claro que se necesitaba un espacio que cambiara la dinámica de la zona y la única forma de lograrlo es involucrando a la gente, nuevos usuarios que puedan llegar a aportar al sector.

La idea de un distrito creativo, y más en una localidad como Los Mártires, suena loca y extrema, nos imaginamos algo que no existe. Pero la realidad es que estos espacios no son nuevos, son herramientas de renovación urbana muy utilizadas en ciudades con centros históricos deteriorados. Estudiamos 17 referentes, la gran mayoría ubicados en Europa.

A pesar de que no hay otros ejemplos de distritos creativos en Colombia, fue muy fácil tomar la decisión de fomentar un espacio así en Bogotá, pues la creatividad hace parte del ADN de nuestra ciudad, materia prima es lo que hay.

Materializando las ideas

El proyecto de Bronx Distrito Creativo solo es posible gracias a la unión de muchas voluntades. El sector privado, las asociaciones, gremios, clústeres y emprendedores se unieron para dar ideas y sugerencias que nos ayudaron a diseñar la hoja de ruta con la que se construirá el proyecto.

También hemos contado con el apoyo de entidades del distrito como la Secretaría de Cultura,Secretaría de Desarrollo Económico e Idartes que tienen gran incidencia en los segmentos que impacta el proyecto.

Por otro lado, uno de nuestros objetivos es que el Bronx Distrito Creativo se convierta en un ecosistema para emprendedores. Queremos convocar a nuevas empresas de sectores como gastronomía, moda, joyería, artesanía, industria editorial y producción audiovisual, entre otros.

Hemos pensado en varios incentivos para ellos. El primero es arriendos a bajo costo, muy por debajo de los valores de los locales comerciales; segundo, programas de estímulos a través de entidades del distrito y alianzas con instituciones del gobierno como Bancoldex e INNpulsa; y, tercero, porque sabemos que los emprendedores no solo necesitan recursos sino también acompañamiento en los procesos de crecimiento de sus empresas. Queremos demostrar que en Bogotá la gente sí puede vivir de la creatividad.

Una nueva oportunidad

Es claro que los vecinos del barrio Voto Nacional, los comerciantes del sector y quienes vivieron la tragedia de la L son el principal motor de este proyecto. Por eso estamos creando estrategias para involucrarlos en el renacer de este sector.

Por ejemplo, hay muchas oportunidades para los habitantes de calle que ingresaron a procesos de rehabilitación luego de la intervención de la olla. Si tienen hoy en día proyectos de vida relacionados con las industrias creativas, son más que bienvenidos para ser ocupantes de los espacios que construiremos. Esperamos también poder ofrecerles oportunidades de empleo a los que no son emprendedores, esta es una de las prioridades en términos del impacto social del proyecto.

La comunidad del barrio ha respondido muy bien a esta transformación, una de las cosas que nos pidieron fue preservar la memoria. Para hacerlo decidimos dejar en pie uno de los edificios originales que daban ingreso a la L. Se va a convertir en un espacio para la memoria que se llamará La Esquina Redonda, por la forma de la casa donde se va a hacer.

Allí va a haber un espacio de cocreación donde la misma comunidad de vecinos y aquellas personas que hayan tenido una experiencia cercana con el Bronx y la L puedan ayudarnos a hacer la curaduría y a contar las historias de esa zona. Así los visitantes nuevos tendrán una conexión con el pasado. 

Eventos que dan vida al sector

Al principio, los vecinos estaban un poco a la expectativa y no entendían muy bien qué estaba pasando y por qué llegaba tanta gente a esta zona a la que antes nadie se acercaba por miedo. Gradualmente eso se fue convirtiendo en orgullo porque su localidad hoy tiene uno de los proyectos más notorios y ambiciosos de la ciudad.

En el 2018 tuvimos una agenda diversa, entre desfiles de moda, conciertos, obras de teatro, clubes de lectura, actividades académicas y ferias de emprendimiento. Todos los eventos han sido gratuitos y abiertos a todo público, la idea es que este año se puedan continuar. Ya hemos tenido concurridos conciertos que hicieron parte de la programación del Festival Centro, organizado por la Fundación Gilberto Alzate Avendaño (Fuga).

Obviamente esto ha impactado el sector para bien, el comercio y los índices de seguridad han repuntado muchísimo y esto se ve en los locales alrededor del proyecto. Yo insisto en que los vecinos son los primeros y más evidentes beneficiarios de la intervención.

Indiferencia que no debe repetirse

Es cierto que las ciudades están en constante evolución pero nunca nos deberíamos permitir llegar a los niveles de deterioro y abandono que alcanzó un barrio tan significativo como Voto Nacional.

Entonces yo creo que es muy fuerte y poderoso el mensaje que mandamos al ser capaces de transformar una zona como era el Bronx. Además demuestra nuestra capacidad para dar segundas oportunidades, no solo a las personas sino a los territorios. Es una suma de sueños inspiradora y para mí es un orgullo que desde el sector público se pueda desarrollar un proyecto tan innovador y revolucionario como este. Sin duda será un ejemplo para replicar en otras ciudades del país.

Es cierto que a final de este año dejaremos la iniciativa en manos de un nuevo equipo y mi deseo es que entienda su importancia no solo para el sector sino para la transformación de la ciudad.

Espero muy pronto poder disfrutar de ese Distrito Creativo como ciudadana, gozarme un concierto, tomarme una copa de vino y comprar los productos que ahí se estén comercializando. También espero que el Bronx sea pionero entre muchos proyectos de esta naturaleza en la ciudad, porque en Bogotá creatividad es lo que sobra.