'Nuestro pelo afro y crespo, sinónimo de libertad, igualdad e inclusión'

Foro Transforma el pelo afro y crespo como eje transformador

"Mi Pelo, Mi Libertad, Mi Ser"

Lee antes de compartir:
09•Sep•2019
Publicado por: Silvia Maldonado
09•Sep•2019
Publicado por: Silvia Maldonado

Con estas hermosas y significativas palabras inició el foro "Transforma: El pelo Afro y Crespo Sinónimo de Libertad" liderado por el Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal - IDPAC, con el apoyo de organizaciones sociales, líderes y lideresas de las comunidades Afro en Bogotá, y la Universidad del Rosario. 

El conversatorio, que hace parte de los distintos foros 'Transforma' de la Alcaldía de Bogotá, tuvo como panelistas a grandes exponentes de la cultura Afrodescendiente como Malle Beleño, Liz Robledo, Heny Cuesta, y Rey Guerrero entre otros. En esta oportunidad el foro buscaba destacar la importancia y valor cultural ante la sociedad de elementos e íconos de la cultura afro. 

El pelo afro como eje transformador

Y precisamente el foro Transforma inició con la historia de Malle Beleño, empresaria de productos de belleza y cuidado para el pelo afro y oriunda del pacífico colombiano, quien expresó que junto al trabajo con su comunidad han logrado posicionar la ‘moda’ de llevar el pelo como al natural, y que eso le ha traído excelentes alegrías a su vida. 

Pero la transformación que Malle le dio a la manera de lucir su pelo, no fue un proceso fácil para ella, ni tampoco solo se trataba de algo estético. Lo que hay detrás de esta aceptación de su pelo, es para su comunidad la historia y el empoderamiento de su raza .  

“Estaba en una búsqueda personal, empezábamos a discutir alrededor del género y la raza con mis amigas y compañeras cercanas de la comunidad. De estas charlas informales se desencadenó este tema denso con el que hemos tenido que vivir las mujeres negras en nuestro país a través de nuestro cabello, y de cómo hemos intentado esconderlo, alisarlo y modificarlo, para encajar en la sociedad”.

Fue allí cuando Malle, quien hoy con orgullo comercializa su empresa Bámbara S.A.S. destacada  por ser un emprendimiento que le apuesta a la producción artesanal, se dio cuenta que era su deber empezar a mostrar que el cabello afro tiene múltiples oportunidades de verse hermoso, pero sobre todo que a través de su pelo pueden empoderar su raza, sus costumbres, y sus raíces. 

  Y así como 'Bámbara', otra de las emprendedoras que nos llenó el corazón con su historia de vida es Zuri Valoyes Mosquera, de 16 años, quien emprendió hace dos de la mano de su proceso de darse cuenta de que podía y quería dejarse su pelo natural. 

"Yo inicié alisando mi cabello porque no me gustaba, no me aceptaba, pues en el ambiente en el que yo crecí acá en Bogotá la mayoría de mujeres tienen el cabello liso, y por eso siempre me hice el alisado semipermanente. Después de algunos años de negarme a tener el pelo afro, me di cuenta de que el proceso químico no sólo estaba acabando con mi pelo, sino que yo me estaba haciendo un daño no solo externo, sino en mi interior yo estaba desconociendo mis raíces". 

Empezó a escuchar las duras críticas de sus compañeros del colegio sobre la 'moda' de las mujeres afro por llevar su pelo natural, y sintió que fue el detonante para cambiar, desde su entorno, esta situación. 

"Me parecía terrible que nos estuviéramos negando la oportunidad de ser orgullosos de nuestras raíces, de nuestra raza. No podía creer que pensaramos que no podíamos vernos lindos llevando nuestro cabello naturalmente. Empecé a buscar alternativas diferentes y a preguntarle a mis familiares cómo podía cuidarlo, y así lograr empoderarme. Después ya le decía a mis primas, sobrinas y amigas afro, que se sintieran orgullosas de lo que somos". 

Sus productos para el cuidado del pelo afro se llaman 'Zaiam', y nacieron también de un proceso de aceptación y amor propio. Zuri Valoyes afirma que es muy importante que cada persona se identifique, que independientemente de la raza o etnia a la que se pertenezca, se identifique con quién es en realidad, conozca su historia, y analice qué es lo que quiere mostrar desde allí. 

Para Instituto Distrital de la Participación -IDPAC es fundamental desarrollar este tipo de conversatorios. Así lo afirmó su director Antonio Hernández Llamas quien expresó a través de estos foros Transforma se trabaja para mitigar la discriminación que se da por la ignorancia de algunos. 

Es importante resaltar que más de 116.000 afrodescendientes viven en Bogotá, y las mayores concentraciones de esta población se ubican en las localidades de Ciudad Bolívar, Usme, Santa Fe, La Candelaria, Los Mártires, Engativá y Kennedy. 

Desde diferentes escenarios de participación desde la Alcaldía Peñalosa  continúa incentivando el respeto y la inclusión en Bogotá, y a través de estos programas se aporta a la reducción de la discriminación racial que afecta la integridad de la comunidad negra/afrocolombiana. La meta en esta oportunidad es lograr  que desde escenarios como la estética afro se logre un empoderamiento personal y colectivo de estas comunidades.