En los 481 años de Bogotá, secretario de Planeación explica legado de su entidad

Planeación

Fecha: 05•Ago•2019

Uno de los grandes logros es haber consolidado el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, carta de navegación para la Bogotá del futuro.

Por: Daniella Hernández Abello

Para usted, ¿qué es lo mejor que tiene Bogotá?

Es una ciudad de oportunidades: oportunidades para la gente en lo profesional, en lo personal, dentro de la sociedad; también para las empresas, aquí se puede emprender, desarrollar empresa y crecer.

Oportunidades como ciudad, porque tiene uno de los consumos de energía más bajos en el mundo, tiene el potencial para mejorar su calidad de vida, tiene el mejor espacio público entre las ciudades colombianas y mucho potencial para mejorarlo. Además, creo que es una ciudad que tiene oportunidades en el turismo, en el emprendimiento, desde el punto de vista de los servicios, de la industria naranja, del conocimiento, de la industria creativa. El centro de las oportunidades está en Bogotá.

Desde el punto de vista urbano, Bogotá tiene inmensas oportunidades porque puede volverse una ciudad sostenible, coeficiente, equitativa y competitiva. Si trabajamos dentro de esta competitividad social, ambiental y económica, Bogotá va a ser una de las mejores ciudades del mundo.

¿Qué es lo más satisfactorio de servir a la ciudad?

Lo más satisfactorio es precisamente tener la oportunidad de servir, de hacer cosas que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de la gente, de mejorar el entorno urbano. Desde lo público es que se puede trabajar para que haya políticas que realmente estén diseñadas en pro del futuro y la sostenibilidad de Bogotá.

¿Qué legado/obra deja su secretaría/entidad a Bogotá en sus 481 años?

Desde la Secretaría Distrital de Planeación, el legado más importante que dejamos es que queda planteada una nueva forma de hacer ciudad, dentro de un gran instrumento de articulación que es el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial - POT - de la ciudad, que aspiramos a que quede aprobado y sea una carta de navegación coherente, con una visión de futuro basada en las fortalezas de la ciudad y que realmente la convierta en una ciudad más equitativa, más ecoeficiente y más competitiva para el mejoramiento de la calidad de vida de todos los ciudadanos.