¿Cómo cuidar la salud mental de los adultos mayores?  

Propicia el ejercicio físico adecuado a sus características y edad, estudios, terapias, tomar el sol desde ventanas o balcones. Propicia el ejercicio físico adecuado a sus características y edad, estudios, terapias, tomar el sol desde ventanas o balcones.
Publicado:
2
Sep
2020
Escucha la noticia

Debido a que son una de las poblaciones de riesgo más alto, los mayores de 60 años en Bogotá han vivido un confinamiento más estricto que el resto de los habitantes de la ciudad.  

Por esta razón también se han convertido en uno de los grupos más propensos a crear cuadros depresivos, por lo cual el ministerio de Salud y la secretaría de Salud han emitido una serie de consejos para el cuidado de la salud metal de los adultos mayores.  

Si tienes un adulto o adulta mayor en tu vida, ten en cuenta estas recomendaciones: 

  • Mantén una conexión por teléfono, videollamadas, correo electrónico o redes sociales. 
  • Propicia el ejercicio físico adecuado a sus características y edad, estudios, terapias, tomar el sol desde ventanas o balcones. 
  • Comparte a través de juegos, historias, televisión, ocio o la cocina. 
  • Mantén las rutinas de aseo, sueño y alimentación. 
  • Ofrece mecanismos para la orientación, tales como calendarios y relojes. 
  • Mantén las ventanas abiertas. 
  • Participa en espacios espirituales según sus creencias. 
  • Realiza ejercicios de agudeza mental como leer, sudokus, dominó, ajedrez, sopa de letras, etc. En este punto se recomienda también leer junto con el adulto mayor un libro. 
  • Promueve el diálogo y su participación en las actividades y decisiones en el hogar. 
  • Evita el sedentarismo por tiempos prolongados. 
  • Solicita ayuda profesional si es necesario a través de las líneas de apoyo de las secretarías de salud. 

     Estás orientaciones, se suman otras recomendaciones complementarias al adulto mayor y que permiten cuidar su salud mental:   

  • Seguir siendo productivos y, en lo posible, seguir haciendo las tareas que se desarrollaban antes de la emergencia sanitaria. 
  • Redescubrir libros o empezar a escribir las memorias. 
  • Recordar historias, perdonar y consolar. 
  • Hacer uso de las herramientas virtuales. 
  • Adelantar las tareas de jardinería y otros arreglos del hogar. 
  • Estar en casa no es estar aburrido, es un reencuentro familiar.