Conoce la historia de la ganadora del Premio de Canto “Ciudad de Bogotá 2020”

El Programa Distrital de Estímulos para la Cultura es una estrategia de la Alcaldía Mayor de Bogotá que fortalece las iniciativas proyectos y procesos desarrollados por agentes artísticos, culturales y patrimoniales de Bogotá. Foto: OFB. El Programa Distrital de Estímulos para la Cultura es una estrategia de la Alcaldía Mayor de Bogotá que fortalece las iniciativas proyectos y procesos desarrollados por agentes artísticos, culturales y patrimoniales de Bogotá. Foto: OFB.
Publicado:
1
Mar
2021
Escucha la noticia

María Jose Rámirez Sánchez – Mezzo Soprano fue la ganadora en el año 2020 en la categoría Formación, interpretando At the river de Aaron Copland y I am Easily Assimilated de Opereta “Candide” de Leonard Bernstein junto a su pianista Juan David Álvarez.

El Premio de Canto Ciudad de Bogotá hace parte de las convocatorias que ofrece la Orquesta Filarmónica de Bogotá (OFB) en el Programa Distrital de Estímulos para la Cultura. Este certamen se ha convertido en una importante plataforma para posicionar el talento y la formación profesional de los cantantes liricos en Colombia.

Foto: OFB

Una vida dedicada al canto lírico

María Jose Ramirez es hija, hermana, nació en Bogotá, pero vive hace 10 años aproximadamente en Sopó. Le encanta la música, por eso desde muy niña quiso estudiarla, cosa que no le gustó mucho a su mamá. Su familia quería que estudiara otra cosa, sin embargo sus papás entendieron que la música era lo que ella quería hacer con su vida.

Estando en Sopó, tomó sus primeras clases de guitarra. Le gustaba cantar, entonces buscó clases de canto; sentía que lo hacía mal, solo quería aprender a cantar porque quería acompañar su guitarra, pero no lo que no se imaginaba era que le iba a terminan encantando. Dejó la guitarra y se dedicó de lleno a aprender canto lírico. Así nos narró su historia:

“Estudié canto desde que estuve en Unimúsica, con Juan David Rojas y seguí con el cuándo entre a la Juan N. Corpas. Estando en Corpas hubo algunos inconvenientes y mis papás no podían ayudarme con la universidad, entonces decidí presentarme también al Coro Filarmónico Juvenil en 2016 y pasé. Llevo desde ese año en la agrupación y debo decir que descubrí un amor por la música coral que no imaginé”, afirmó María José.

“Después de unos años en la Corpas fue más complicado para mí mantener la matrícula y me terminé retirando por un año, estuve en mi casa tomando clases virtuales. Un día vi que la Central había abierto inscripciones y dije, bueno, estoy echándome a la pena, tengo que hacer algo. Llame, las inscripciones hacían cerrado, pero no recuerdo cómo logre hacer las pruebas teóricas y la audición al énfasis".

Logré ingresar en 2018 y tuve la oportunidad de conocer a Claudia Ávila que ha sido una excelente maestra desde que entré. Con la central he tenido la oportunidad de estar en el taller de ópera, y como he seguido en el coro también he tenido la oportunidad de estar en varios montajes, no solo sinfónico-corales, también en eventos que llevan música a todos los rincones de Bogotá, montajes que son únicamente corales de diversos tipos de música, también he conocido gracias al coro gente increíblemente talentosa de la cual siento que aprendo algo cada día”, aseguró la interprete.

Foto: OFB

¿Por qué decidiste postularte en la convocatoria?

Yo me presenté a esta convocatoria estando en segundo semestre, mi maestro me dijo, seguro no gana, (tenía razón, no pase de la primera ronda) pero inténtelo para que vaya aprendiendo y 'fogueándose'.

Me presenté en 2015 y 2016, y no me volví a presentar porque sabía que no estaba lista aún, pero al menos sabía cómo era el proceso de audición. Ya el año pasado me decidí, pensé, aún no estoy lista ... Pero no importa, me quiero presentar.

Escogí el repertorio que quería, lo organicé por rondas... Y llegó la pandemia. Como la pandemia alargó el tiempo de inscripción tuve muchas dudas en ese tiempo que se extendió, pensé en no inscribirme, pensaba hay mucha gente increíble presentándose al concurso y no sé si pueda. A la final me dije, debo intentarlo, sino nunca voy a dar el paso. 

Cuéntanos un poco de la experiencia que viviste minutos antes de que fueras la ganadora de este premio

Los nervios, pero también la concentración y como me involucré desde que comencé la primera ronda hasta que terminé. 

En la primera ronda del concurso, cuando yo estaba esperando en el espacio en la salita de la Otto para entrar a grabar, alcance a escuchar a la chica que estaba adicionando primero que yo.

Cuando salió de la sala salió muy contenta con su pianista y le dijo cuando salió '¡Que rico cantar aquí!', no sé en qué contexto lo dijo, pero me quedo esa frase, y antes de pasar me dije '¡Oye si, que rico cantar!' admito que me bajo los nervios para la primera ronda.

Es una experiencia necesaria si uno es cantante, y es una experiencia a la cual hay que entrar sin pretensiones o expectativas. También si se entra sin expectativas encontré que es mejor porque me gocé cada ronda pensando en cantar y no en el premio o en los participantes, yo solo quería cantar. 

¿Algún mensaje que le quieras dar a todas esas personas que siguen tus pasos y quieran postularse a la convocatoria?

Hagan la inscripción, preséntense a la convocatoria de este año, el peor trabajo es el que no se hace. Y no se presenten con expectativas, muchos decidimos ser cantantes por amor a lo que hacemos, entonces canten y el resto vendrá.

El Programa Distrital de Estímulos para la Cultura es una estrategia de la Alcaldía Mayor de Bogotá que fortalece las iniciativas proyectos y procesos desarrollados por agentes artísticos, culturales y patrimoniales de Bogotá.