Trombonista de la U. Distrital tocará en la Banda Sinfónica de las Américas

Trombonista Byronn Carvajal, trombonista de la Universidad Distrital, que brilla por su talento en Latinoamérica. FOTO: Archivo particular
Publicado:
19
Mar
2021
Escucha la noticia

Don Guillermo Carvajal y doña María Vásquez no querían que sus hijos perdieran el tiempo por ahí viendo televisión o en las calles del barrio San Miguel, en el suroriente bogotano, donde han vivido toda la vida. Por eso buscaron qué ponerlos a hacer.

Gracias a esa inquietud de sus padres, a los doce años, Byronn Carvajal, quien acaba de ganar una convocatoria para hacer parte de la Banda Sinfónica de las América en Puebla (México), se inició en la música, primero como guitarrista y luego como trombonista.

Inició su formación en el Colegio Minuto de Dios

Fue en el 2012 cuando empezó su relación con el trombón por sugerencia de William Ríos, su profesor de música en el Colegio Minuto de Dios. Después, el maestro José Arroyo, violinista de la Orquesta Filarmónica de Bogotá lo llevaria a la Orquesta Sinfónica Juvenil de San Cristóbal.

Trombonista de la Distrital

Foto: Archivo particular

“En el colegio estaba el programa de música, y desde un comienzo nos prestaban los instrumentos, que no eran profesionales. El trombón con el que yo inicié es un instrumento que actualmente cuesta $200 mil pesos. Era un instrumento de iniciación”, recuerda Byronn.

“Ya cuando empezamos a tomar la música más en serio, más que como un hobby, ahí fue cuando nos surgió el amor por la música y ya desde la formación del colegio empezamos a buscar la carrera de música y vimos que estaba en la Universidad Nacional, en la Distrital y en la Pedagógica”, añade.

Después de tres semestres de estar en el Preparatorio en Música de la Universidad Distrital, presentó el examen y fue admitido en la carrera. Tenía 18 años y desde entonces no ha parado de crecer como músico especializado en el trombón, un instrumento inventado en Francia en el siglo XV y con ancestros en la trompeta primitiva importada de Egipto.

Empezó con un trombón Yamaha

“Para hacer la carrera profesional sí era necesario un cambio, entonces en mi caso mi papá me ayudó a conseguir un trombón Yamaha, profesional, de más o menos $2.800.000”, cuenta orgulloso y muy agradecido por el soporte que ha significado su progenitor en toda su ascendente carrera.

“Actualmente tengo otro, porque ya la carrera me lo exige. Es un trombón alto, que es un Thomann, una marca alemana, y ese es un trombón que usan las orquestas filarmónicas y es como obligatorio verlo dentro de la carrera, y continúo con el otro, que es con el que he venido desarrollando mi carrera en tantos años”, asegura.

Una carrera en la que ya ha empezado a disfrutar del éxito. Primero ganó un concurso para asistir, en julio 2019, al Festival Internacional de Guaranda (Ecuador), donde le dieron la alimentación, el hospedaje y estuvo en clases y seminarios que enriquecieron su formación musical.

Luego, ya entrada la pandemia, le otorgaron el tercer premio en el International Orchestra Audition Awards organizado por Samnium University of Music (Italia) en colaboración con el Stiftung Mozarteum Salzburg (Austria). Allí no pudo viajar porque solo podían asistir los dos primeros puestos.

Seleccionado para la Banda Sinfónica de las Américas

Finalmente, su calidad y su persistencia con el trombón tuvieron eco y fue seleccionado para conformar la Banda Sinfónica de las Américas, un premio que le otorga una residencia artística y conciertos a realizarse del 16 al 25 de julio de este año en Puebla.

“Es un gusto para nosotros poder compartir las buenas nuevas de nuestra comunidad que demuestra su disciplina, sus cualidades técnicas y artísticas que hacen que instituciones, como la International Orchestra Auditions Awards, le auguren una larga carrera”, escribieron en el portal de la Universidad Distrital al dar a conocer y exaltar su importante logro.

Un reconocimiento y un orgullo que, según Byronn, también llenó los corazones de sus papás cuando les contó del premio conseguido. “Ellos me dijeron que tarde o temprano iba a llegar el momento. Que la disciplina, el esfuerzo y el sacrificio iban a rendir sus frutos siempre”, recuerda.

A la convocatoria envío la obra Fantasía, del maestro polaco Zygmunt  Stojowski,  una de las que le encantó en su proceso formativo en el que en cada semestre deben  estudiar un repertorio de obras.

“Fue una obra que vi y me gustó mucho. Decidí grabarla debido a que maneja muchos elementos técnicos del instrumentista: el registro, la velocidad del brazo y es muy bonita. Fue duro el montaje pero el resultado fue muy chévere. De ahí tomé la decisión de grabarla y enviarla”, señala con orgullo.

En su repertorio predilecto también destaca el Concierto para trombón y orquesta de Ferdinand David. “Hay un grupito de cinco piezas que son como los ‘14 cañonazos bailables’. Destaco el concierto de David que es una obra que todo el mundo toca, que todo el mundo conoce y que es supremamente obligatoria”, sostiene.

Esa dedicación le ha permitido crecer profesionalmente y de paso ganarse unos pesos, gracias a la música siendo profesor de trombón en colegios distritales e integrante de la Filarmónica San Cristóbal, la Filarmónica Joven de Santa Fe, la Orquesta Sinfónica Metropolitana de Bogotá y, últimamente de la Orquesta Niño Jesús, que es otro programa de música que está en el 20 de julio y que hace unos años ganó el Concurso Mundial de Bandas en Holanda.

Este es Byronn Carvajal, una naciente figura que respira música por todos los lados, que tiene una novia que toca clarinete y un hermano que le sigue los pasos como trompetista. Una música a la que le ha dedicado la mitad de su vida y con la que sueña volar muy alto.

"Estoy muy orgulloso de su disciplina y dedicación. Es solo el comienzo de muchos logros. Siempre va hacia adelante con todo el ánimo y energía", dijo su maestro de trombón en la Universidad Distrital, Francisco Javier Córdoba.

Byronnn Carvajal y su hermano

Foto: Archivo particular

Por ahora, en julio, se irá a México a disfrutar de su premio y luego a terminar su formación académica para seguir escribiendo su brillante carrera como trombonista en las grandes orquestas del mundo, el que es su gran sueño.