Medidas de bioseguridad necesarias en el transporte público frente a la Covid-19

Buses de TransMilenio en la vía El autocuidado sigue siendo el mayor acto de responsabilidad colectiva.
Publicado:
11
Ago
2020
Escucha la noticia

Para nadie es un secreto que debido a la pandemia del coronavirus tenemos que adaptarnos a nuevas formas de vivir, y sin duda el uso del transporte público masivo, tan importante para la vida de las ciudades, es uno de los aspectos que debemos revisar.  

A continuación te contamos cuáles son las medidas que debemos garantizar para reducir el riesgo de contagio en este escenario.

Transporte masivo 

La Secretaría Distrital de Movilidad de Bogotá estableció la siguiente serie de directrices para las empresas prestadoras del servicio a partir las recomendaciones del Ministerio de Transporte.  

  • Operar las rutas autorizadas, de acuerdo con los lineamientos del ente gestor – TransMilenio S.A., y con lo estipulado por el Gobierno Nacional.  
  • Promover acciones de autocuidado, aseo y desinfección entre los conductores y su personal.  
  • Limpiar y desinfectar los vehículos por lo menos una vez al día, especialmente los objetos y las superficies que entren en contacto de los usuarios.  
  • Implementar procedimientos para evidenciar y alertar síntomas de COVlD-19 en conductores y personal.  
  • Circular con ventanas abiertas o mecanismos que garanticen el flujo de aire al interior de los vehículos.  
  • Retirar de los vehículos elementos susceptibles de contaminación como alfombras, tapetes, forros de sillas acolchados, bayetillas o toallas de tela de uso permanente, protectores de cabrillas o volantes, barra de cambios o consolas acolchadas de tela o textiles con fibras de difícil lavado, entre otros que puedan albergar material particulado.  
  • Velar porque durante el trayecto exista una distancia entre cada usuario de por lo menos un metro.  
  • Velar por el uso obligatorio de tapabocas convencionales por parte de los usuarios.  

Dentro de las recomendaciones generales adoptadas también por los operadores, están acciones como la limpieza y desinfección de los sitios como taquillas, sillas, ventanas y pasamanos; la regulación del acceso de pasajeros en filas con distancia de mínimo dos metros en los portales, taquillas y estaciones y el uso obligatorio de tapabocas.  

Los conductores, por su parte, también deben seguir lineamientos estrictos para el cuidado personal y de los pasajeros.  

Se acogieron prácticas como evitar la entrada de pasajeros, el uso de una bolsa plástica transparente para el almacenamiento del dinero cuando el pago del servicio se hace en efectivo, y el correspondiente lavado de manos y/o desinfección con alcohol glicerinado o gel antibacterial. Entre los operadores se han entregado kits de cuidado personal.  

¿Y en los taxis?

El transporte público individual también tiene un protocolo sugerido por la Secretaría de Movilidad. Este responde a la necesidad de proteger la salud y la vida de pasajeros y conductores y se basa en el uso de nuevas tecnologías para la solicitud y pago del servicio. Estas son las medidas:

  1. Solicita el servicio preferiblemente a través de plataformas tecnológicas o por llamada telefónica. Esto le permite a la administración distrital cerrar el cerco epidemiológico en caso de detectar contagios.  
  2. Evita la manipulación de dinero. Es mejor optar por hacer el pago del servicio por medios electrónicos. Para ello existen plataformas legalmente habilitadas por el Ministerio de Transporte.  
  3. Sólo pueden viajar dos pasajeros por taxi. Ambos deben estar en las sillas traseras del vehículo y debe conservarse el distanciamiento social entre los ocupantes.

Al igual que en los medios de transporte masivo, se recomienda el hábito del lavado de manos antes y después de usar el servicio, el uso obligatorio de tapabocas cubriendo nariz y boca tanto para el conductor como para el pasajero y la apertura de ventanas para permitir la circulación de aire dentro del vehículo.