"Hay que sacar vandalismo de la ecuación y darle norte a la protesta": Alcaldesa

Claudia López y Ana María Ruiz, gerente del Canal Capital. En entrevista con Ana María Ruiz, la alcaldesa Claudia López, hizo un balance de las manifestaciones y el impacto para la ciudad. Foto: Prensa Alcaldía de Bogotá.
Publicado:
6
Mayo
2021
Escucha la noticia

En Especiales Capital, con Ana María Ruiz, la alcaldesa Claudia López hizo un balance de las protestas en Bogotá y enfatizó en la necesidad de buscar soluciones concretas frente a los reclamos ciudadanos, por lo que es necesario avanzar en un diálogo que incluya a todos los sectores sociales pero prioritariamente a los jóvenes.

“Los que están en las calles son los jóvenes que no estudian, no trabajan y se ven sin futuro. Son los últimos en el empleo, los últimos en la educación y los últimos en la vacunación, es claro que tienen un dolor infinito”. Así se refirió la mandataria a los manifestantes que están en las calles y criticó que en la mesa de diálogo no se les invitó junto con el comité del paro en un primer momento.

“Tenemos que sacar el vandalismo y la violencia de la ecuación. Lo que se alarga se degrada, hay que darle un norte a la protesta”, señaló la Alcaldesa, llamando a todos los sectores a buscar soluciones a través del diálogo.

La mandataria distrital señaló que si bien, el panorama aún es complejo y se siguen presentando movilizaciones y confrontación entre algunos ciudadanos con la fuerza pública, “en Bogotá no ha habido muertos con armas de fuego ni desaparecidos”. Esto, producto de un gran esfuerzo y trabajo con la institución policial en protocolos que garanticen la seguridad de los manifestantes y también de los uniformados”.

La Alcaldesa afirmó que no creyó que las manifestaciones siguieran el curso que llevan; pero explicó que es evidente que la ciudadanía tiene emociones reprimidas que se quedaron en casa con la pandemia: “Esa es la realidad social y es a la que debemos responder”, aseguró López.

Un paro que viene de 2020

“Tuvimos nuestro caso de George Floyd en Bogotá”, afirmó López, explicando que el pasado 9 de septiembre de 2020 la ciudad enfrentó “una auténtica masacre”; pero en los actuales incidentes, a pesar de los hechos violentos, la ciudad no presentó ni un solo herido de bala, ni muertos. Lo que demuestra que quedaron lecciones aprendidas y se aplicaron medidas correctivas.

“Separar la policía en dos: una desarmada, sin armas letales para manejar la protesta y otra armada para vigilancia”, dijo la mandataria, refiriéndose a las medidas que se adoptaron para evitar muertes y hechos lamentables, y explicó que la orden para la policía es desocupar los CAI cuando se presenten ataques de los manifestantes, pues es prioritario salvaguardar las vidas de los uniformados.

También aseguró que la insistencia de la administración en el respeto a los Derechos Humanos ha sido una constante y que, a pesar de los hechos que pueden contradecir los resultados positivos después de una semana tan difícil, el balance sobre la protección de la vida en toda la ciudad es contundente.

En Bogotá no se ha solicitado una militarización

“Si tener policía de vigilancia armada es riesgoso, tener soldados lo es aún más”, explicó la alcaldesa, exponiendo que no se permitirá en Bogotá ninguna militarización. La razón para acudir a efectivos del ejército en la noche del pasado martes, respondió a la necesidad de proteger las URI. Y afirmó que era una acción necesaria por la seguridad de 2.800 personas que se encuentran privadas de la libertad en esas instalaciones.

La alcaldesa también aseveró que hubo excesos de parte de algunos manifestantes que agredieron a policías incluso con armas blancas, llegando al extremo de prenderle fuego al CAI Aurora donde los policías se habían resguardad.

Por este tipo de excesos, la policía acudió a un helicóptero para trasladar heridos y dejar personal de apoyo. Sin embargo, esta acción, que se llevó a cabo en un colegio, no contó con su autorización.

En cuanto a los policías vestidos de civil, López fue enfática en afirmar que su exigencia para la Policía Metropolitana de Bogotá es que todos los efectivos tienen que portar el uniforme y estar plenamente identificados para poder ejercer sus labores en la capital.

“Quedarnos sin comida, sin vacunas y sin oxígeno, no va a solucionar la crisis social”: Claudia López

Con esta frase, la alcaldesa explicó su negociación con el sector transportador, a quienes les pidió que no bloquearan la ciudad porque la situación social ya era bastante difícil con la pandemia y las acciones violentas en diferentes puntos.

Con respecto a las protestas de los maestros, la alcaldesa señaló que, antes del paro, se dialogó con ellos. Explicó que hay un sector que se ha opuesto con algunas peticiones a la solicitud de retorno gradual, progresivo y seguro a los salones de clases. Manifestó que la alternancia regresará a la ciudad, así como el comercio y la economía. “Vamos a volver a activar la vida comercial y económica con todos los protocolos de bioseguridad. La educación tiene que seguir porque en buena medida eso es lo que reclaman los que están en las calles”, afirmó López.

El tiempo para arreglar las estaciones de TransMilenio, según la alcaldesa, aún no se establece. Sin embargo, la administración trabaja para que sea en el menor tiempo posible y afirmó que no puede haber más desmanes que destruyan la propiedad pública y donde la violencia sea la protagonista por encima de las justas demandas ciudadanas.

Rechazo al estado de conmoción interior

“¿Qué va a solucionar en un momento de tensión política y social quitarle libertades a la gente y concentrar más poder en el ejecutivo?”, se preguntó la Alcaldesa, haciendo referencia a la petición de algunos sectores políticos para declarar un estado de conmoción interior, y recalcó que se opone a este tipo de acciones porque representan un grave riesgo para la democracia y podrían exacerbar los ánimos aún más: “Mañana en la reunión de Alcaldes con el Presidente Duque, le voy a decir que celebro su decisión de convocar al diálogo, pero que el Estado de Conmoción, definitivamente no es una salida a la crisis”.

“Lo que necesitamos hoy es un pacto económico para salir de esta crisis, pensar cómo generamos empleo, como reactivamos la vida y cómo salimos de la pobreza”, declaró López, haciendo un llamado a pensar hacia el interior de las fronteras y buscar soluciones dentro de la dinámica interna del país para generar los recursos y el empleo que demanda una reactivación económica.

López hizo referencia al Plan Marshall y al New Deal, que sirvieron para devolver la vitalidad de la economía de los países afectados por crisis mundiales que trajeron hambre y ruina para todas las economías, afirmando que el reto está únicamente en manos del país y deben existir liderazgos a la altura de estas circunstancias.

 

Vea la entrevista completa: