DarCélulas: así puedes ayudar a personas con enfermedades graves de la sangre

Imagen de Juliana Gómez, donante de células. Juliana Gómez (izquierda) se inscribió para donar sus células formadoras de sangre. FOTO. Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud, IDCBIS.
Publicado:
20
Abr
2021
Escucha la noticia

Los pacientes con enfermedades graves de la sangre como leucemia, linfomas o aplasias necesitan un trasplante de médula ósea. Siete de cada diez no encuentran un donante en su familia, por ello surge la necesidad de buscar una persona externa que quiera donar sus células formadoras de sangre.

Hablamos con Juliana Gómez, una mujer colombiana que decidió viajar a Bogotá para inscribirse de manera voluntaria como donante de médula ósea y ayudar a salvar la vida de un paciente que tenga similitudes genéticas y que necesite el trasplante. Esto fue lo que nos contó:

¿Por qué convertirse en una posible donante de células formadoras de sangre?

Encontré por internet que en Bogotá existe el programa denominado 👉 DarCélulas, del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud, IDCBIS, a través del cual me pude inscribir como donante potencial de células formadoras de sangre, proceso que también se conoce como donación de células de médula ósea.

Una persona sana como yo puede dar sus células formadoras de la sangre a otra que tenga las suyas defectuosas por alguna enfermedad, siempre y cuando ambas sean compatibles.

La razón que me motivó a aplicar como donante radica en que hace unos años trabajé cuidando un niño, solíamos ir a jugar con él a la casa de uno de sus amiguitos, quién tenía seis años y padecía de una enfermedad denominada anemia aplásica.

Para recuperarse de su enfermedad, el niño necesitaba encontrar un donante y lamentablemente falleció en su espera, recién había cumplido sus ocho años de edad.

Ese episodio me marcó mucho, y ahí entendí que es muy difícil para las personas que sufren enfermedades de la sangre encontrar un donante que les pueda salvar la vida. Por eso decidí inscribirme como voluntaria para ayudar a alguien que necesite un trasplante de mis células formadoras de sangre.

¿A quiénes beneficia la donación de estas células?

Según la información que me dio el IDCBIS cuando realicé mi registro como donante, es que a través de la donación de mis células de la médula ósea puedo ayudar a pacientes, niños o adultos, que tengan enfermedades como leucemia, anemia aplásica severa, hemoglobinopatías u otras alteraciones del sistema celular que produce o fabrica la sangre en el cuerpo.

¿Cómo inscribirse el programa DarCélulas del IDCBIS para ser donante?

Las personas que se quieren inscribir para donar células formadoras de sangre deben tener en cuenta, primero, que este es un compromiso para toda la vida, debido a que ingresan en una lista de espera que puede durar años, mientras que aparece un paciente que tenga compatibilidad genética y pueda beneficiarse con el trasplante de tu tipo células formadoras de sangre.

Luego de hacer esta reflexión y de estar seguros, hay que seguir los siguientes pasos:

✔️ Debes tener entre 18 y 55 años de edad y encontrarte en buen estado de salud.

✔️ Informarse y leer los requisitos y compromisos como donante.

✔️ Diligenciar el 👉 formulario web de preinscripción al programa DarCélulas del IDCBIS y agendar cita para formalizar la inscripción de manera presencial.

“Donar células formadoras de sangre es una acción de corazón. Tenemos muchas células en nuestro cuerpo y podemos donar algunas para salvar la vida de una persona sin que corra riesgo la nuestra. Es importante aclarar que donar una parte de las células de la médula ósea no tiene nada que ver con que te quiten la médula espinal, hay falsas creencias al respecto”, finalizó Juliana Gómez.

Imagen de Juliana en el IDCBIS haciendo su preinscripción para donar.

¿Cómo se extraen las células formadoras de sangre del cuerpo para donarlas?

Hoy en día el procedimiento más frecuente y seguro para la obtención de las células consiste en moverlas desde la médula ósea hacia la sangre, mediante un medicamento especial, para extraerlas de las venas directamente como se hace en una donación de sangre.

A este procedimiento se le llama donación por aféresis, según datos del IDCBIS.

¡Ojo!, la médula ósea (al interior de los huesos) NO es lo mismo que la médula espinal (cordón nervioso dentro de la columna vertebral). Por ello, cuando donas no tienes ningún riesgo de sufrir parálisis o lesiones de la columna.

Paola Cendales, coordinadora Técnica del programa DarCélulas del IDCBIS explica la importancia inscribirse en el registro de donantes de células formadoras de sangre en Bogotá.

Conoce más sobre el programa DarCélulas del IDCBIS

El programa DarCélulas es una posible esperanza para pacientes con necesidad de trasplante de células formadoras de la sangre, también conocido como trasplante de médula ósea.

Ese es el reto de DarCélulas: crear la base de datos de posibles donantes que podrían salvar la vida de pacientes con enfermedades graves de la sangre. El programa ya cuenta con más de 2.000 personas inscritas en Bogotá.

DarCélulas, nació en Bogotá en 2019 como un proyecto de investigación del IDCBIS, financiado por el Sistema General de Regalías, siendo el primero en Colombia que registra a posibles donantes de células formadoras de sangre para personas con enfermedades graves de la sangre.

Es importante aclarar que las personas que se unen al registro puede que no lleguen a donar las células, ya que solo serán llamadas si un paciente genéticamente compatible requiere el trasplante.

Este registro es una opción de vida para cientos de colombianos que a futuro podrían necesitar un trasplante de médula ósea, hoy correctamente llamado trasplante de células progenitoras hematopoyéticas. En cada una de sus venas circulan células muy valiosas que significan una esperanza para otros”, explicó el Doctor Bernardo Camacho, Director del IDCBIS.

Este tipo de iniciativas ya se realiza en otros países como Japón, Nueva Zelanda y Estados Unidos. En Latinoamérica se ha llevado a cabo en México, Argentina, Brasil, Chile y Uruguay.

La experiencia de la creación del registro en Bogotá ha permitido evidenciar que la mayoría de personas interesadas en hacer parte de la base de datos son mujeres, representan un 73% de la población registrada.

En cuanto a sus perfiles, el 40% son donantes habituales de sangre, el 8% son familiares de personas con enfermedades graves de la sangre y un 52% son población general.