Detrás del Alcalde

Yo participo

26•Feb•2021

Educación+inclusión=Bogotá feliz

Cuando Enrique Peñalosa inscribió su plan de gobierno ante la Registraduría, a muchos les llamó la atención que hubiese dedicado 12 páginas a la educación. Fue el tema al que más espacio le dio, justamente porque es indispensable llevar las políticas educativas a otro nivel para cumplir con la visión de convertir a Bogotá en una metrópoli global.

Pero, para llegar a ese punto, es necesario que exista un trabajo integral, en el que todos tengamos claro que el componente humano es igual de importante que el de la infraestructura.

Se aprende más siendo feliz

En su plan de acción, encontramos que aparece en primer renglón el docente. Apoyarlos en su constante capacitación, teniendo siempre la tecnología como aliado ideal, es una estrategia que no admite negociación, esto garantiza calidad y actualidad en sistemas de enseñanza.

Los niños conectados con la docente en un día común.

El segundo lugar, su proyecto de mejora a la educación plantea que la cobertura es igualdad. Por eso, le ha apostado siempre a la construcción de nuevos centros educativos, para que ir al colegio no requiera mucho tiempo recorriendo largas distancias. Todos los niños de la ciudad deben tener la posibilidad de acceder a la educación de una manera cómoda y los más cerca a su lugar de residencia.

Por último, es importante trabajar en el fortalecimiento en las capacidades socioeconómicas de los estudiantes. Después de recorrer y conocer sistemas educativos de diferentes países y sus capitales, Peñalosa llegó a la conclusión de que en Bogotá hay que trabajar en tres aspectos básicos: la convivencia, el conocimiento y respeto de los derechos humanos. 

Enrique Peñalosa se reunió con los niños alcaldes

El pasado 29 de abril alumnos, padres de familia y maestros del nuevo Colegio Rogelio Salmona en la localidad de Ciudad Bolívar fueron testigos de que, cuando se habla de educación, para el Alcalde de Bogotá, se habla muy en serio. Muy puntual, llegó a las 9 de la mañana, vestido para la ocasión y una gran sonrisa, como si fuera su primer día de clases.

Echó un primer vistazo a la fachada del edificio revisando cada detalle. No era un día común y corriente, ese día iba a ser una fiesta para la comunidad. De manera oficial, recibían lo que tanto esperaban, un colegio nuevo para sus hijos. En medio del recibimiento, se acercó un grupo de madres, quienes, con timidez, le pidieron una foto junto a él. Ya dentro del colegio, el recorrido por cada salón puso cara a cara al Alcalde con los niños de primera infancia y primaria básica. Las preguntas y respuestas llenas de ingenio, propias de los infantes, sacaron más de una sonrisa a los asistentes.

Uno de los momentos más emotivos de la mañana se dio cuando ingresaron al curso primero A. En esa aula, comparten la jornada niños que presentan problemas cognitivos y de aprendizaje, autismo y parálisis cerebral, entre otros. Se propone un nuevo escenario, en el que niños con diferentes capacidades comparten el salón de clases y no son marginados del proceso. Es un modelo inclusivo de educación.

En este modelo educativo cada curso tiene un alcalde, que al igual que Enrique Peñalosa, vela por el bienestar de las personas que lo eligieron para que se haga todo lo necesario en procura de la felicidad y el bienestar de todos. Los “pequeños alcaldes”, compartieron un agradable momento con Peñalosa. Fue una reunión llena de sonrisas, en la que se dieron consejos mutuamente.

Alcalde ENrique Peñalosa con alcaldes de todos los salones

A diferencia del modelo tradicional en el que cada colegio tiene un personero que representa a la comunidad estudiantil, aquí se maneja la figura del Presidente Académico. Pero no está solo, cuenta con un gabinete de ministros entre los que se encuentran el de comunicaciones, de deportes, académico, de las tics y de convivencia, entre otros.

Cuál fue la inversión en 2017 y 2018

Durante la actual administración, los recursos asignados para educación ocupan el segundo lugar detrás del sector de movilidad, otro de los puntos sobre los cuales se ha trabajado desde el comienzo. Por ejemplo, en 2017 fueron asignados en total 3,46 billones de pesos de los cuales fueron ejecutados 3,41 billones de pesos correspondientes al 99,5 por ciento, dejando pendientes tan solo 17.000 millones de pesos que corresponden al 0,5 por ciento.

En 2018, el presupuesto aumentó a 3,68 billones de pesos, de los cuales fueron ejecutados 3,69 billones de pesos, lo que corresponde al 99,6 por ciento, quedando pendientes 15.000 millones. 

Acceso a instalaciones de última generación para toda la población.

Después de que ya conoces cuál ha sido el presupuesto asignado te contamos lo que ya se ha hecho hasta el día de hoy: se han mejorado 396 colegios, reconstruido en total 32 y se trabaja sin tregua para dejar construidos 30 totalmente nuevos antes del 31 de diciembre de 2019.

Enrique Peñalosa sueña con que Bogotá sea, en un futuro no muy lejano, una ciudad multicultural en la que, gracias a la educación, todos tengamos las mismas oportunidades.