Conoce cómo el POT aumentará en un 30% las áreas verdes protegidas en Bogotá

El POT aumentará en un 30% las áreas verdes protegidas en Bogotá Con este POT se protege la ruralidad de Bogotá, que representa más del 70 % del territorio, y se reconoce a los campesinos como guardianes de la biodiversidad. Pieza: Secretaría de Ambiente.
Publicado:
8
Nov
2021
Escucha la noticia

En la propuesta del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que presentó la Administración de la alcaldesa, Claudia López, por primera vez se reconoce a la Estructura Ecológica Principal (EEP) como ordenadora del territorio y se le da una mayor jerarquía. Con este POT la ciudad tendrá que crecer respetando y teniendo en cuenta las zonas verdes y su protección, y organizarse alrededor de los recursos naturales.

Te invitamos a ver el siguiente video donde se explica en detalle cómo la propuesta del POT amplía en un 30 % la Estructura Ecológica Principal de Bogotá:

¿Qué plantea el POT en relación a la Estructura Ecológica Principal (EEP)?

Se plantea un aumento del 30 % en la Estructura Ecológica Principal, es decir, en las áreas verdes protegidas. Bogotá pasará de 96.000 a 124.000 hectáreas (ha), lo que significa un incremento de alrededor de 29.000 ha; así, habrá más y mejor espacio público para las personas. Además, con la propuesta de POT se espera recuperar, rehabilitar y restaurar ecológicamente 4.000 ha de la EEP.

De igual manera, se declararían cuatro nuevos Parques Ecológicos Distritales de Montaña para llegar a un total de ocho. Cerro Seco (Ciudad Bolívar), Mirador de los Nevados (Suba), Serranía El Zuque (San Cristóbal) y Soratama (Usaquén) se unirán a los actuales, Entrenubes, Cerro la Conejera, Torca y Sierras del Chicó. 

También se crearán tres nuevos parques de borde: Cerro Seco, río Bogotá y Cerros Orientales para que la comunidad pueda disfrutar más espacios naturales y apropiarse de su cuidado. Precisamente, la reserva forestal (Cerros) permanecerán como suelo protegido, es decir, allí no se podrá construir. 

Con este POT se protege la ruralidad de Bogotá, que representa más del 70 % del territorio, y se reconoce a los campesinos como guardianes de la biodiversidad, ya que su papel es fundamental para la sostenibilidad, la seguridad alimentaria y el desarrollo de la ciudad.

Se creará la figura de paisajes sostenibles, donde se puedan hacer actividades agropecuarias que respeten el medioambiente. Además, el páramo de Sumapáz será incluido como suelo de protección, para garantizar su conservación.