Detrás del Alcalde

Yo participo

23 • Jul • 2019

Enrique Peñalosa, el alcalde que ama los árboles

Enrique Peñalosa trabaja no solo el presente de la ciudad sino por su futuro. No solo el futuro inmediato, sino el de los próximos cien años. Sueña con una Bogotá esplendorosa, mágica, que reciba a sus habitantes y a los visitantes con avenidas engalanadas por la belleza de árboles majestuosos e imponentes. Sueña con una Bogotá moderna, igualitaria, ejemplo de progreso y referente a escala global.

Él ama la naturaleza y es reconocido por sus avezadas políticas en procura de la conservación del medio ambiente. No en vano, recibió el Premio Göteborg de Desarrollo Sostenible, el equivalente al Nobel del Medio Ambiente en 2009, un galardón que han recibido otras figuras como el exvicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, o el arquitecto chileno Alejandro Aravena.

Una decena de niños del Club de Ciencia del Jardín Botánico acompañó a PeñalosaUna decena de niños del Club de Ciencia del Jardín Botánico acompañó a Peñalosa.

Vislumbra un futuro en que la avenida El Dorado presuma la imponencia de los robles y las palmas de cera. Sus ojos brillan con la visión de una Bogotá verde, igualitaria, orgullosa de sí misma.

Su plan para concluir su segunda administración habiendo plantado más de 500.000 árboles refleja su amor por la ciudad. Solo en los próximos siete meses, ha puesto manos a la obra para plantar 300.000 que darán vida a parques, separadores y cerros.

Lee también: Más pulmones nuevos para Bogotá: 300.000 árboles serán plantados este año

El pasado 26 abril, Enrique Peñalosa recorrió los senderos del vivero La Florida, ubicado en el Parque La Florida del municipio de Cota, a poca distancia del Humedal de Jaboque. Desde su llegada, dejó entrever su fascinación por las diferentes especies de árboles, arbustos y plantas de jardinería presentes en este escenario dispuesto por el Jardín Botánico para atender las necesidades de arborización, jardinería y restauración ecológica de Bogotá.

Su amor por la naturaleza resultaba patente cuando, no conforme con señalar la belleza de las especies de árboles que lo rodeaban, explicaba a la prensa y a la comunidad, algunas de sus propiedades y encantos.

Su pasión por la tierra y su flora remota a su niñez, cuando su madre, Cecilia Londoño, lo llevaba a su vivero. Durante sus visitas, Peñalosa aprendió los nombres de numerosas plantas y comprendió su valor.

En aquel entonces, mientras su madre le inculcaba el amor por la madre tierra, su padre Enrique Peñalosa Camargo, exministro de Agricultura durante la presidencia del honorable Carlos Lleras Restrepo a finales de los sesenta, le infundía el afán por el quehacer siempre honesto.

Fiel a esa honestidad, no ocultó estar talando árboles a la comunidad presente en el vivero. Pero no tardó en explicar con firmeza las razones de peso para hacerlo: “Algunos de ellos están viejos. Otros deben quitarse para permitir el paso del sol. Otros para dar lugar bellas obras que la ciudad necesita”, les explicó con voz afable y serena, más propia de un sabio maestro, a varios niños presentes durante el evento.

Con la plantación de estos 300.000 árboles adicionales, la Alcaldía se propone compensar cada árbol talado con casi 20 nuevos árboles, en su mayoría especies de robles, nogales, cedros y liquidámbar.

En este vivero se albergan 125.152 árboles, arbustos y plantas de jardinería de 243 especies diferentes. 62.440 ya están listos y esperan para ser plantados en el mejor punto de la capital.

Algunas especies, como el tuno y el mortiño, son utilizadas para restauración ecológica y toman alrededor de dos años en germinar. El nogal y el cedro toman menos tiempo en germinar, solo unos tres meses, y serán utilizados para las zonas urbanas.

Los árboles son plantados una vez lleguen al tamaño ideal. En el caso de las especies utilizadas para restauración ecológica, se espera a que lleguen a una altura entre 50 cm y 2,10 metros. En el caso de las empleadas para arborización urbana, se plantan especies que hayan alcanzado una altura que va desde los 1,50 hasta los 3,60 metros.

Formando amantes de la ciencia

Enrique Peñalosa conoce a Juan Sofía Córdoba, niña escritora de 11 añosEnrique Peñalosa conoce a Juana Sofía Córdoba, niña escritora de 11 años.

Una decena de niños recibieron al alcalde con alegría a su llegada. Todos ellos son amantes de la naturaleza y forman parte del Club de Ciencias del Jardín Botánico.

El Club de Ciencias del Jardín Botánico es un espacio para niñas y niños entre 5 y 16 años de edad. En este espacio, se promueve la exploración e indagación del entorno natural y el desarrollo de habilidades científicas y sociales. Cada semestre, se abre un cronograma que consta de ocho sesiones.

Dentro del grupo que acompañó a Peñalosa destacó Juana Sofía Córdoba, una niña de 11 años quien, además de su amor por la ciencia, acaba de lanzar su primer libro en el marco de la Feria Internacional del Libro. Se titula El lobo gobernador y otro cuentos.

Juana cuenta que sus relatos se inspiraron en sus experiencias como parte del Club de Ciencias porque le han inculcado el amor por la flora y la fauna. Su obra está disponible en el pabellón 17 de la Feria del Libro y fue merecedora de la Beca para Proyectos de Creación Crea, de Ideartes.

El Parque la Florida, un escenario de ensueño

El vivero La FloridaEl vivero La Florida

El vivero La Florida forma parte de un escenario de ensueño: el Parque Regional La Florida, un emplazamiento de 267 hectáreas equipado con 6 canchas de baloncesto, 5 canchas de minibaloncesto, 8 canchas de voleibol, 3 canchas de minivoleibol y 9 canchas de fútbol, entre otros.

Los fines de semana y festivos, el lago se encuentra habilitado para avistar aves endémicas y migratorias que habitan en la reserva hídrica. El humedal El Jacobe se extiende por los costados sur y oriental y es fuente de numerosas especies nativas de flora y fauna.

El Parque Regional La Florida fue cedido por la Lotería de Bogotá al Instituto Distrital de Recreación y Deporte. Desde 1985 hasta 1997 acogió los entrenamientos del Deportivo Independiente Santa Fe. En 1997, fue objeto de una remodelación para convertirlo en un paraje propicio para la práctica deportiva.

Por: Edgar Medina

LO MÁS LEÍDO
EN BLOG

icono de persona

Subido por Francy Rubiano (no verificado) el Jue, 02/05/2019 - 09:52

Hola me encanta el artículo y su visión